«Ningún diagnóstico de cólico del lactante es real»

Jesús Garrido, pediatra y divulgador

Es uno de los pediatras más influyentes en España. Cuenta con 62 millones de visitas acumuladas en su web de divulgación en salud infantil mipediatraonline.com, y dos millones de seguidores en Facebook. Ahora acaba de publicar el libro «Bebés sin cólicos» para identificar las causas del sufrimiento de los bebés y eliminarlas de forma sencilla y sin medicamentos, tan solo cambiando algunas pautas en la forma de atenderles.

-¿Qué son, exactamente, los cólicos de los bebés?

-Básicamente, bebés que lloran mucho sin que haya una enfermedad que lo justifique. La clave está aquí. Todo bebé llora porque tiene una necesidad que no está siendo cubierta o un problema que genera dolor. No hay bebés sanos con sus necesidades cubiertas que lloren de forma desconsolada. Las causas más frecuente de llanto por dolor son fallos en la adaptación inicial del bebé a su vida fuera del útero. Conociendo esos procesos de adaptación se pueden corregir las desviaciones para restablecer el equilibrio.Estas desviaciones, que pueden ser varias y solaparse entre sí pueden identificarse (alta demanda, pauta de estímulos y alimento incorrectas, alergias e intolerancias, alteraciones de la flora, reflujo ácido, pseudoestreñimiento del lactante cubren más del 95% de los casos), y corregirse con medidas que, en la mayoría de los casos, no precisan medicación (la excepción es el reflujo que puede precisar un antiácido).

-¿Cómo se sabe si un niño tiene un cólico y no otra cosa?

-Ningún niño tiene cólico. Todos tienen otras cosas. Así de categórico y de real.

-Dice que tiene un método pionero para resolver los cólicos de los bebés en casa. ¿En qué consiste?

-El método consiste en: pautas de crianza para cubrir adecuadamente las necesidades del bebé y lograr una buena adaptación en sus primeros meses de vida; identificar claramente los problemas por sus síntomas, sin necesidad de recurrir a pruebas diagnósticas; y pautas para reequilibrar cada uno de los problemas. Cuando identificamos y tratamos las causas, mejoran claramente en cuestión de días. El fallo, hasta ahora, ha sido buscar una solución para los llantos de los bebés en los primeros meses de vida. Porque no hay nada concreto que corresponda a eso que llaman cólicos del lactante. Son un cajón de sastre en el que se metían todos los niños con llanto inconsolable sin signos de enfermedad (fiebre, vómitos, diarrea, mocos, tos...). Al buscar causas siempre las hay y pueden tratarse.

-Lo ha probado en su consulta. ¿Qué porcentaje de «éxito» tiene?

-Sí, llevo más de una década haciendo esto en mi consulta. En estos diez años he tratado a más de mil bebés con estos llantos con un éxito superior al 95%.

-¿Se puede aplicar a cualquier niño con cólicos?

-El primer paso cuando un bebé tiene llanto inconsolable es que lo valore su pediatra. Nada de lo que describo en este libro es una invención mía. No soy el único pediatra que ha dejado de diagnosticar cólicos del lactante. Pero es verdad que cuando yo hice la especialidad no me hicieron el planteamiento que hago en este libro ni por aproximación. En la práctica yo opino que ningún diagnóstico de cólico del lactante es real. Es una falta de diagnóstico. Si ponen esta etiqueta a un niño deberías leer el libro y aplicar lo que explico. Al hacerlo el bebé dejará de tener cólicos, entenderás mucho mejor a tu hijo y hablaremos de problemas reales con soluciones reales, que funcionan. Ojalá desaparezca como diagnóstico, porque eso significará que estamos diagnosticando mejor.

-¿Es eficaz la fisioterapia para mitigar los cólicos o evitarlos?

-Si entendemos que hay muchas causas para el llanto del bebé, hay distintas técnicas en fisioterapia que pueden ayudar a mejorar las molestias cuando están indicadas para el problema adecuado.La clave es empezar por identificar esas causas. La mayoría de esas causas se pueden tratar sin fisioterapia. Pero en muchas de ellas, técnicas concretas de fisioterapia pueden ayudar en la recuperación.

-¿Recomienda el uso de homeopatía en estos casos?

-No. Hay soluciones mejores.

-Cambiando de tema, su web es una de las más visitadas en el área de la Pediatría. ¿Cómo lleva eso de ser un médico «influencer»? ¿Conlleva mucha responsabilidad?

-Sin duda. Como diría Spiderman, todo gran poder conlleva una gran responsabilidad. Intento ejercerla con honestidad. Transmito en internet las cosas tal como las explico a los padres en mi consulta, y parece ser que esta forma de hacerlo ayuda. Me alegro que así sea.