Un estudio revela que la radioterapia a dosis baja mejora el alzhéimer grave

El trabajo, desarrollado en el Rotman Research Institute de Baycrest, de Canadá, ha evidenciado importantes mejorías en cuanto a la cognición y el comportamiento y, así, restablece la comunicación, evita la soledad y la falta de estimulación

FLICKER/NATIONAL HUMAN GENOME RESEARCH INSTITUTE

Un importante estudio llevado a cabo en el Rotman Research Institute de Baucrest, de Canadá, y publicado en “The Journal of Alzheimer’s Disease”, ha demostrado unos resultados en estudios preliminares en pacientes con alzheimer grave o avanzado, que mostraron mejoras significativas cuando se les administra radioterapia a dosis bajas. La finalidad del estudio piloto era mejorar la calidad de los pacientes con el fin de evitar su aislamiento social derivado de las fases avanzadas de la enfermedad.

Estas mejoras se observaban en cuanto a restablecer la comunicación con familiares y amigos a fin de evitar el aislamiento social, la soledad y la falta de estimulación. Si bien el trabajo ha sido un pequeño ensayo piloto y debe valorarse con precaución, como advierten los expertos, el doctor Morris Freedman, jefe de la División de Neurología del Rotman Research Institute de Baucrest, y director del estudio, incide en que los resultados a bases de dosis bajas de radioterapia puede lograrlo.

Curiosamente, como explica el propio doctor Freedman con gran entusiasmo científico y sentimiento humanitario, “el estudio comenzó con un seguimiento clínico de un informe de un caso de 2015 a partir de una paciente de un hospicio: “Tras ser tratada varias veces con radiación en su cerebro, mostró mejoras tan significativas en la cognición, el habla, el movimiento e incluso el apetito, hasta el punto de ser dada de alta el hospicio a un hogar de cuidados a largo plazos para mayores. Se sabe que las altas dosis de radiación producen efectos nocivos para la salud humana. No obstante, las dosis bajas pueden ayudar al organismo a protegerse a sí mismo”.