«Los hombres deben hacer revisiones urológicas a partir de los 50 años»

Entrevista al Dr. François Peinado, jefe de Urología del Comp. Hospitalario Ruber Juan Bravo de Madrid

Dr. François Peinado
Dr. François Peinado

1. Estamos en la Semana Internacional de la Salud del Varón, ¿ha mejorado la concienciación masculina?

Las mujeres tienen mayor cuidado de su salud desde jóvenes. El varón, por el contrario, no tiene necesidad de acudir de forma preventiva por lo que puede pasarse parte de su vida sin ir al médico. En los últimos años, los hombres están más preocupados de su salud, muchas veces empujados por sus mujeres. Los antecedentes familiares de un cáncer como el de próstata o de colon les lleva a acudir antes para un chequeo.

2. ¿A qué edad deberían iniciar las revisiones urológicas?

Si no tienen factores de riesgo hereditarios pueden empezar a los 50 años. En el caso de tener síntomas urológicos, como levantarse varias veces por la noche, urgencia miccional o tener el chorro urinario débil, deben acudir antes.

3. ¿Qué pruebas se incluyen?

La revisión básica consiste en una analítica de sangre con un hemograma, la glucosa para descartar la diabetes, un perfil lipídico para el estudio de las cifras de colesterol y el PSA (antígeno prostático específico). Esta sustancia solo la produce la próstata y permite evaluar la sospecha de este tumor. No es específica del cáncer, puesto que hay que evaluar muchos otros parámetros, pero ofrece una orientación. Otras pruebas fundamentales son una ecografía urológica, que es una prueba sencilla y rápida y permite estudiar los riñones, la vejiga y la próstata, midiendo el tamaño de esta última. Finalmente, el tacto rectal sigue siendo una prueba para el estudio del tamaño prostático y descartar lesiones. Aparte de las pruebas urológicas el varón debería realizarse una colonoscopia, un estudio cardiológico, un estudio oftalmológico y una revisión dermatológica de los lunares. Son revisiones sencillas, pero pueden descubrir tumores incipientes y tratables. Es una pena que todavía diagnostiquemos tumores que ya no son localizados y si el varón se hubiera hecho su revisión se podrían haber tratado con éxito. La prevención es una de las armas más eficaces contra el cáncer.

4. ¿Qué problemas pueden detectarse en dichas revisiones?

La mayoría de los hombres acuden por problemas relacionados con el crecimiento de la próstata asociado con la edad. Es un proceso que sucede en todos los varones y ese crecimiento o hiperplasia benigna de próstata va dificultando el vaciamiento de la orina de la vejiga. Los hombres describen que se levantan varias veces por la noche, tienen que acudir deprisa al baño a orinar, el chorro de la orina es más fino o tienen sensación de no vaciar la vejiga. Otra disfunción muy común es la aparición de los problemas de erección o disfunción eréctil que suele ir asociada a los problemas de próstata. En la mayoría de los casos, los hombres tienen erecciones más débiles, pérdida de las erecciones matutinas o la erección no es tan duradera como antes. Por último, estamos objetivando un incremento de enfermedades como con la enfermedad de La Peyronie que produce una curvatura del pene en erección e impide poder tener relaciones sexuales.

5. ¿Qué tasa de éxito existe cuando esas patologías se diagnostican de forma precoz?

La hiperplasia benigna de próstata se trata inicialmente con fármacos que son muy eficaces. Cuando este tratamiento pierde sus efectos, la cirugía es una solución con una enorme tasa de éxito, en particular la enucleación con láser de la próstata. Este tumor si es diagnosticado a tiempo, es decir, si se trata de un tumor localizado, tiene también cifras de curación muy altas. Los principales tratamientos son la cirugía o la radioterapia. El robot Da Vinci o los nuevos dispositivos quirúrgicos están revolucionando su abordaje. La disfunción eréctil tiene un tratamiento inicial con medicamentos derivados de la famosa Viagra que permiten tener una erección potente y duradera.

6. ¿La disfunción eréctil es el problema que más preocupa?

Los datos exponen que todavía acude un pequeño porcentaje de hombres al urólogo con este problema. Los motivos son varios: no saben todavía a qué especialista acudir, sus parejas tampoco desean mantener relaciones sexuales y sigue habiendo hombres con vergüenza en exponer esta disfunción al médico. El asunto es que es un predictor de enfermedad cardiovascular, por lo que deberían realizarse un chequeo cardiológico para descartar que son hipertensos, conocer sus cifras de colesterol y glucosa. La disfunción eréctil es la punta del iceberg en muchos casos de un problema de base mayor.

7. ¿Qué soluciones existen para la disfunción eréctil?

Los tratamientos farmacológicos son bastante eficaces. En el momento actual hay cuatro tipos de medicamentos orales que varían en dosis y según el momento de su utilización. También existe un fármaco que se puede usar en formato de espray en la boca. Si los tratamientos farmacológicos no funcionan, disponemos de inyecciones en el pene que producen una erección sin necesidad de deseo sexual. El último escalón es la prótesis de pene que tiene un alto índice de satisfacción en los hombres y sus parejas. El varón podrá tener la erección que desee, el tiempo y el número de veces que les apetezca. La prótesis de pene está revolucionando la vida sexual de los hombres puesto que les da la libertad que desean.

8. ¿Son eficaces los cribados de PSA en el cáncer de próstata?

Hay mucha polémica sobre si se debe realizar un análisis de sangre con PSA en todos los hombres puesto que, al realizar un cribado masivo, detectamos muchos tumores que son indolentes, es decir, que no tendrán ninguna repercusión. El problema es que la mayoría son tratados mediante cirugía o radioterapia y estos tratamientos tienen efectos secundarios que podrían haberse obviado. Lo más importante es hablarlo con el paciente, pero en las consultas diarias la mayoría de varones desea conocer su PSA. Hoy en día disponemos, además, de herramientas diagnósticas muy poderosas como son la resonancia multiparamétrica de próstata que permite realizar un estudio más preciso de la posible presencia de lesiones sospechosas en la próstata.

9. ¿Qué avances se han logrado?

Los principales tratamientos del cáncer de próstata son la cirugía, que consiste en la extirpación completa o radical de toda la próstata o la radioterapia. Ambas modalidades han evolucionado y se han perfeccionado. Cuando yo empecé, la cirugía radical de próstata se hacía a través de cirugía abierta y, con los años, apareció la laparoscopia y ahora los sistemas robóticos ofrecen una visión y una precisión como nunca. Han surgido nuevas opciones de tratamiento como son las terapias focales que, en determinados casos, permiten solo tratar el área del cáncer de próstata. Por último, en los tumores metastásicos hay nuevos fármacos muy avanzados que prolongan la esperanza de vida.

10. ¿Cómo influye la salud urológica a nivel emocional?

De una manera decisiva. Cuando se diagnostica un cáncer de próstata la mayoría de pacientes está asintomático. La incertidumbre y los efectos secundarios condicionan su vida y la de sus familias. La disfunción eréctil supone también un problema íntimo muy significativo. La vida sexual es uno de los pilares básicos de su felicidad y esta disfunción se vive con ansiedad y preocupación. Muchos hombres rayan la depresión cuando no encuentran una solución.