Decálogo para cazar la codorniz

Entramos en agosto y con él llega la tan esperada apertura de la media veda. Codornices y palomas proporcionarán entretenidas jornadas cinegéticas a los cazadores en la antesala de la apertura general de la veda en otoño. La caza de la codorniz con perro es una de las modalidades más arraigadas en nuestro país y que cuenta con más seguidores, una modalidad en la que poder disfrutar al máximo del perro.

Para dar caza a las astutas africanas debemos tener en cuanta un decálogo de buenas prácticas que todo cazador debería cumplir si quiere disfrutar de esta modalidad.

  1. Visita el cazadero. La caza no se reduce al momento del lance. El conocimiento de las querencias y comportamiento de las codornices es fundamental para saber dónde iniciar la búsqueda. Para ello, debemos conocer bien el cazadero y saber qué cultivos se han implantado, cuando se han cosechado etc. En definitiva, debemos obtener una información qué es básica para tener opciones de éxito. Hoy en día, muchos cazadores se dirigen el día de la apertura de la media veda al campo y se disponen a batir tierras de cereales sin preparación previa. En el caso de cotos repoblados a buen seguro que abatirán un buen número de codornices, pero en aquellos acotados que se nutren únicamente de la migración de la codorniz africana, saber dónde está el trigo, en qué tierras cantaban las codornices durante el celo o dónde buscan refugio al atardecer se hace casi indispensable.
  2. Entrena a tu perro. Cómo hemos dicho la caza empieza días antes de la apertura con el análisis del terreno y la preparación previa. No es distinto para nuestro perro. Después de meses sin actividad cinegética no está de más alargar las salidas del can y entrenarle si no quieres verle desfondado y agotado al poco rato de llegar al cazadero.
  3. Prepara el morral. ¿Cuántas veces has olvidado algo que te hacía falta? Un buen modo de aplacar los nervios de la noche anterior es preparar con calma el morral. No se pueden olvidar escopeta y cartuchos pero de igual importancia es llevar agua suficiente para cazador y perro. Navaja, cuerda y un pequeño botiquín no pueden faltar tampoco en la mochila. Congelar una botella grande agua nos asegurará que a media mañana tengamos agua fresca ya que las altas temperaturas estivales harán que en pocas horas se descongele.
  4. Madruga. Si de verdad quieres tener éxito en dar caza a las codornices debes madrugar. Con las primeras luces y antes de la salida del sol las codornices empiezan ya su actividad.
  5. Empieza por las tierras. Las codornices comienzan su actividad diaria buscando alimento en las tierras donde aún queda alimento después de la cosecha. El trigo es el grano preferido de estas pequeñas aves así que debes comenzar por aquellas tierras que estuvieron sembradas de trigo y recorrerlas desde el interior hasta sus lindes.
  1. Ve despacio. La prisa es uno de los mayores enemigos del cazador. La mayor virtud, por el contrario, es la paciencia. Así pues, debes ser paciente y patear despacio el cazadero. Sobre todo, al recorrer lindes, regatos y praderas con suficiente vegetación que a buen seguro que usarán los animales para proporcionarse refugio.
  2. Adáptate a la caza: Las codornices, como hemos dicho, a primeras horas estarán alimentándose en las tierras, pero cuando el calor empiece a hacer acto de presencia las codornices buscarán refugio en las zonas más frescas o sombreadas. Debes pues tener localizadas las zonas más frescas del coto para empezar a recorrerlas cuando ya está entrada la mañana y el sol bien alzado sobre el horizonte.
  3. Recorre el coto. Todo cazador sin excepción ha sido sorprendido en más de una ocasión por una pieza que se arranca a sus pies donde jamás pensaría que podía estar. En la caza de la codorniz puede ocurrirnos lo mismo por lo que no dejes de recorrer hasta el final esa tierra de labor, o de seguir hasta su fin una linde.
  4. Hidrátate. No olvides beber agua y dar de beber a tu perro. Los calores de agosto pueden jugar malas pasadas e incluso provocar un golpe de calor. Beber agua y refrescarnos a menudo es la mejor solución para seguir disfrutando del día de caza.
  5. Recoge y prepara. Del mismo modo que empezamos diciendo que la caza empieza antes de salir a cazar podemos decir ahora que la caza tampoco termina el enfundar la escopeta. Al llegar a casa debes examinar al perro, cepillarle y darle una buena alimentación, a buen seguro que se lo habrá ganado con creces. Del mismo modo debes hacer un pequeño mantenimiento del arma: limpiarla y engrasarla no te llevará más de diez minutos y la tendrás lista para la siguiente jornada.