Así es la mascarilla “térmica” que elimina el virus de la Covid-19

El mecanismo consiste en una barrera que utiliza el flujo inverso del aire durante el proceso de respiración para desactivar partículas esenciales del virus

Mascarilla con filtro térmico para eliminar el virus de la Covid-19
Mascarilla con filtro térmico para eliminar el virus de la Covid-19La RazónLa Razón

Está científicamente comprobado que usar una mascarilla puede ayudar a reducir la propagación del nuevo coronavirus que causa la Covid-19. Pero no toda son iguales. Ahora, un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts ha creado una mascarilla, que en vez de bloquear el virus, permite que que entre para después inactivarlo mediante calor.

La mascarilla está cubierta de neopreno y entre sus capas de filtros contiene una malla de cobre, la cual funciona como un aislante térmico para regular la temperatura. A medida que las personas inhalan y exhalan con la mascarilla puesta, el aire fluye repetidamente a través de la malla y las partículas virales en el aire se ralentizan e inactivan debido al filtro y a las altas temperaturas de la resistencia de cobre.

Esta mascarilla “térmica" podría ser útil para los profesionales de la salud, dicen los investigadores, así como para el público en situaciones en las que el distanciamiento social sería difícil de lograr, como un autobús abarrotado.

"Es un concepto de máscara completamente nuevo en el sentido de que no bloquea principalmente el virus. De hecho, permite que el virus atraviese la máscara, pero lo ralentiza y lo inactiva ", dice Michael Strano, profesor de ingeniería química de Carbon P. Dubbs en el MIT.

Los investigadores calcularon la rapidez con la que el coronavirus se degrada a diferentes temperaturas y concluyeron que la temperatura exacta donde el virus se debilita es aproximadamente 90 grados Celsius. “A esta temperatura se podría lograr una reducción de entre mil a un millón de partículas virales, dependiendo el tamaño de la mascarilla”, agregó Strano.

Comenzaron investigando informes científicos existentes sobre diferentes tipos de mascarillas y no encontraron máscaras diseñadas para matar virus por calentamiento. "Las mascarillas que usamos ahora están diseñadas para capturar parte del virus. Ofrecen protección, pero nadie ha pensando realmente en inactivar el virus y esterilizar el aire. Eso me sorprendió ", dice Strano.

El equipo se propuso diseñar una máscara que matara virus usando calor. Decidieron usar malla de cobre como elemento de calentamiento y captura, y realizaron algunos modelos matemáticos para determinar el rango de temperatura óptimo que necesitarían lograr para matar los coronavirus que fluyen hacia adentro o hacia afuera de la respiración natural.

Los investigadores calcularon la rapidez con la que se degradan los coronavirus a diferentes temperaturas y condiciones de atrapamiento, y encontraron que una temperatura de aproximadamente 90 grados Celsius podría lograr una reducción de entre mil y un millón de partículas virales, dependiendo del tamaño del modelo. Así, demostraron que esa temperatura se puede lograr pasando una corriente eléctrica a través de una malla de cobre de 0,1 milímetros de espesor o un calentador termoeléctrico, alimentado por una pequeña batería. Los prototipos actuales incluyen una batería de 9 voltios, que proporcionaría suficiente energía para calentar la máscara durante unas horas y enfriaría el aire antes de inhalarlo.

“Por supuesto, debemos ser conscientes de la seguridad y la comodidad de los usuarios de mascarillas”, dice uno e los investigadores. “El aire se enfriará después de la inactivación viral para que la máscara sea cómoda y segura de usar”.

Los investigadores pudieron así mejorar la eficiencia de la desactivación del virus aprovechando la respiración para crear un tipo de reactor de flujo inverso. A medida que la persona que lleva la máscara inhala y exhala, el flujo de aire se invierte continuamente, lo que permite que cualquier virus de la máscara pase sobre la malla muchas veces y aumenta la probabilidad de que se desactive. El aire purificado sale por las rejillas de ventilación de ambos lados de la mascarilla.

Los respiradores N95, las mascarillas quirúrgicas y las mascarillas de tela son efectivos y deben usarse durante la pandemia según las instrucciones, dice Strano, pero una ventaja potencial de las mascarillas térmicas es que, debido a que matan el virus, no es necesario descontaminarlas ni desecharlas. después de su uso. Además, pueden ofrecer protección adicional al eliminar el virus en lugar de solo filtrarlo.

Los científicos insisten en que su tecnología debe ser sometida a un análisis exhaustivo por parte de expertos científicos y médicos. Sin embargo, ya han comenzado a construir los primeros prototipos físicos y esperan comenzar los ensayos en un futuro próximo.