Media España se congela tras la histórica Filomena

Un operario trabaja en una carretera frente a una pared congelada en el valle del Roncal (Navarra)
Un operario trabaja en una carretera frente a una pared congelada en el valle del Roncal (Navarra)Alvaro BarrientosAP

Que Filomena iba a hacer historia era algo que llevábamos anticipando los meteorólogos desde hacía varios días. Los pronósticos se cumplieron al pie de la letra y la situación más adversa se dio la noche del viernes al sábado en el interior peninsular. En Madrid nunca habíamos tenido avisos de nivel rojo por nevadas, el nivel máximo de aviso meteorológico. Los espesores fueron importantes en la Comunidad de Madrid, de al menos 30 cm en al capital y superiores en el sur de la región, con unos 50 cm de nieve acumulada. Se considera la mayor nevada desde al menos hace 50 años en la ciudad. Unas 700 carreteras quedaron intransitables por la que ya ha sido calificada como la «Gran Nevada» y cientos de personas se quedaron atrapadas en sus vehículos durante la noche. El aeropuerto de Madrid cerró y el transporte por tren fue prácticamente imposible.

Pero no solo Madrid sufrió los efectos de la borrasca Filomena combinada con el frío polar de días anteriores: Castilla-La Mancha fue de las primeras en recibir buenas cantidades de nieve. El sábado las nevadas se extendieron hacia el resto del centro e interior peninsular, dando lugar a estampas nevadas en muchas capitales de provincia. Nuestro país se enfrentaba a una situación no vivida durante décadas.

Pero por si esto nos parecía poco movimiento atmosférico para arrancar el 2021, después del temporal provocado por «Filomena» comenzaba la primera ola de frío de este invierno. Arrancaba este pasado lunes con la llegada del anticiclón. Las altas presiones con cielo despejado durante la noche han propiciado que aparezcan las heladas, unas heladas que están siendo muy severas debido al gran espesor de nieve acumulada. La nieve impide que la superficie terrestre almacene el calor en su superficie y se transforma en hielo, convirtiéndose en un peligro más durante estos días. Y decimos un peligro más, porque los desprendimientos de nieve de tejados, aleros y árboles combinados con las pistas de patinaje improvisadas creadas por el hielo son una de las mayores amenazas de estos días.

Pero si Filomena ha hecho historia también lo esta haciendo esta ola de frío. De nuevo los avisos rojos se emitieron la noche del lunes al martes en zonas del interior peninsular y el mercurio llegaba hasta los -25.4ºC en Bello, Teruel o los -25.2ºC en Molina de Aragón, Guadalajara. El Triángulo del frío volvía a hacer honor a su nombre porque a esta localidad se le sumaba Calamocha en el top10 de localidades mas frías con -21.3ºC, o Teruel con -21ºC, que batía su récord de temperatura mínima establecido en el año 2001 con -19ºC. No era la única ciudad que hacía historia: Toledo llegó a registrar -13.2ºC, superando su récord de 2005 por 4 grados de diferencia.

La ola de frío seguirá dando que hablar, con temperaturas gélidas en los próximos días y al menos hasta el jueves. Después los pronósticos nos indican que las heladas continuarán, aunque no con tanta intensidad como al inicio de la semana. Se espera que la próxima semana los valores se adecúen más a los propios en esta época del año.

Mar Gómez es Doctora en Físicas y responsable de Meteorología de eltiempo.es