Muere un paciente con Covid-19 que fue tratado con dióxido de cloro por orden de un juez

El hospital se negó a administrar la sustancia, que finalmente suministró un médico particular

Un médico revisa pacientes COVID-19 en la Unidad de Terapia Intensiva, en un Hospital de la Provincia de Buenos Aires (Argentina).
Un médico revisa pacientes COVID-19 en la Unidad de Terapia Intensiva, en un Hospital de la Provincia de Buenos Aires (Argentina).Juan Ignacio RoncoroniEFE

Un paciente enfermo de Covid-19 que, a petición de su familia y por órdenes de un juez fue tratado con dióxido de cloro, ha fallecido en Argentina. Según declaró al Canal C5N el abogado de la familia del fallecido, la causa de la muerte fue una infección intrahospitalaria.

El caso trascendió a los medios de comunicación apenas unas horas antes, una vez que el juez exhortó al centro médico a suministrar dióxido de cloro intravenoso e ibuprofenato de sodio en nebulizaciones al paciente.

El fallo jurídico atendía una petición expresa de la familia del enfermo y estaba basado en una prescripción del médico que le atendía de forma particular. El hospital se negó a cumplir con la orden, y el hombre infectado, de 92 años, falleció pocas horas después de que el neurocirujano, externo a la clínica, le suministrara la sustancia.

“La cobertura de los tratamientos indicados no ocasionaría un grave perjuicio para la demandada, pero evita, en cambio, el agravamiento de las condiciones de vida de la actora”, señaló el fallo.

La comunidad médica argentina calificó el caso como una “aberración jurídica y un escándalo”, ya que el dióxido de cloro es una substancia prohibida y desaconsejada por las autoridades sanitarias del país.

Los familiares del fallecido han anunciado que denunciarán al hospital por lo que consideran un delito de “homicidio culposo”, ya que sostienen que la clínica “dilató el tratamiento”, según explicó el abogado. “No termina falleciendo a causa del Covid-19, sino por una infección intrahospitalaria. Fallece por una demora”, aseveró el letrado

El dictamen ha generado inquietud en la comunidad médica del país porque podría generar jurisprudencia para recetar, con apoyo de los tribunales, tratamientos que no están validados por las autoridades sanitarias.