Sanidad presume de la bajada del precio de las mascarillas como hito de su gestión

Omite que la rebaja sólo afecta a las quirúrgicas y que se produjo tras la presión social después de meses de pandemia

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la  ministra de Hacienda, María Jesús Montero
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la ministra de Hacienda, María Jesús MonteroEUROPA PRESS/R.Rubio.POOL Europa Press

El Ministerio de Sanidad ha vendido como uno de sus hitos durante este primer año de Salvador Illa al frente del departamento la bajada de 4% en el precio de las mascarillas, a pesar de que ésta se produjo con meses de retraso desde el estallido de la pandemia, motivada por la presión social y después de que el Gobierno negara que se pudiera hacerla porque, según la titular de Hacienda, María Jesús Montero, Europa lo impedía, algo que días después se confirmó que era falso. Además, Sanidad omite que la bajada afecta sólo a las quirúrgicas, porque las higiénicas y las EPP2 -las más seguras para protegerse de infecciones en entornos cerrados- siguen soportando un IVA del 21% que pagan todos los contribuyentes.

En un comunicado elaborado con motivo del primer año de Gobierno, este Ministerio sostiene que “se reguló el precio máximo de mascarillas, geles y soluciones hidroalcohólicas”, y destaca que “se ha trabajado en la preparación ante nuevas olas o emergencias sanitarias”. En este sentido, resalta que se ha desarrollado una reserva estratégica -se concluyó con más de dos meses de retraso, con España ya inmersa en la segunda ola de la pandemia- y la compra de vacunas, algo que han hecho todos los países europeos, ya que la adquisición centralizada de las dosis corre a cargo de la Comisión Europea. Sanidad destaca en su balance el impulso de la “cogobernanza y cohesión del Sistema Nacional de Salud” y los planes estratégicos de lucha contra la pandemia, que se han desarrollado y aprobado con las comunidades autónomas.

En estos momentos, España es el noveno país con mayor número de casos de todo el planeta y todos los estados que se encuentran por delante tienen mayor población. También figura en la posición número 15 en muertes por millón de habitantes con las cifras del Ministerio de Sanidad, que han sido cuestionadas por los datos de exceso de mortalidad del Instituto Carlos III o el propio Instituto Nacional de Estadística. Con las cifras de estos últimos, España se encontraría entre los cinco peores estados de todo el planeta. El Ministerio también presume del estudio de seroprevalencia para conocer la prevalencia de la infección en la población española. “Se trata de un referente internacional realizado por el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III, junto a las comunidades autónomas”.