Dinamarca suspende la vacunación con AstraZeneca tras registrar “graves casos de trombos”

La Agencia Europea del Medicamento ha abierto una investigación aunque de momento no ve ningún vínculo. Noruega también ha optado por paralizar la aplicación de la inyección de Oxford

Vacuna de Astrazeneca contra  la Covid-19
Vacuna de Astrazeneca contra la Covid-19BENOIT TESSIER

La Dirección General de Sanidad de Dinamarca ha anunciado este jueves la suspensión durante 14 días de la vacuna de AstraZeneca tras registrar “graves casos de trombos” en personas que la habían recibido. Uno de los casos está relacionado con una muerte, explican en un comunicado las autoridades sanitarias, que resaltan que todavía no se puede concluir que haya una relación entre la vacuna y los trombos. Poco después, el gobierno noruego se ha sumando a su vecino danés y ha optado por paralizar “por precaución” la aplicación de esta fórmula al haberse producido también un fallecimiento.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha iniciado una investigación al respecto, pero por el momento asegura que “no hay indicios de que la vacunación haya causado estas afecciones, que no figuran como efectos secundarios de esta vacuna”.

El responsable de Sanidad danés, Søren Brostrøm resaltó que se trata de una pausa y que hay “buena documentación” de que la vacuna de AstraZeneca es “segura y efectiva”, pero que las autoridades danesas se ven obligadas a reaccionar ante informaciones de posibles efectos “de Dinamarca y otros países europeos”. “Estamos en la campaña de vacunación más grande e importante en la historia de Dinamarca, necesitamos todas las vacunas que podamos conseguir. Por eso no es una decisión fácil suspender una. Pero debemos reaccionar con cuidado cuando hay evidencia de posibles efectos graves”, afirmó.

Dinamarca ha suspendido todas las citas para recibir esta vacuna, y quienes ya hayan recibido la primera dosis deberán esperar hasta nuevo aviso. La medida implica cambios en el plan de vacunación, que se retrasará en el peor de los casos cuatro semanas hasta el 15 de agosto, fecha en la que se espera que haya sido inmunizada toda la población que así lo desee.

Por su parte, la primera ministra danesa, Mette Frederiksen señaló que “ante todo es importante que cuando surjan riesgos en relación con una vacuna, estos sean investigados. Por eso, pienso que es correcto suspender la vacunación de AstraZeneca”. Frederiksen se mostró contrariada por el retraso, pero a la vez convencida de que Dinamarca, uno de los países que más rápido está vacunando contra la covid-19 en Europa y de los menos afectados, pueda normalizar la situación en unos meses.

Austria suspende un lote de la vacuna

De la misma manera, las autoridades sanitarias de Austria han suspendido la distribución y administración, de manera preventiva, del lote ‘ABV5300’ de la vacuna de AstraZeneca después de la muerte de una persona y la enfermedad de otra tras ser inmunizadas con ese remedio. La fallecida, de 49 años, murió diez días después de recibir la vacuna debido a “graves trastornos de coagulación” y era enfermera en el Hospital de Zwettl (Baja Austria), otra compañera de trabajo de 35 años tuvo una embolia pulmonar tras ser inmunizada y se encuentra interna en esa clínica. Además, también se habían recibido otros dos informes de casos de eventos tromboembólicos en este lote de la vacuna.

Aunque en ninguno de los casos se ha podido probar la relación directa entre los trombos, Luxemburgo, Letonia, Estonia y Lituania también han cancelado la vacunación con ese lote en concreto, que se entregó a 17 países de la UE, incluidos España, Polonia, Malta, Francia y Grecia, y que según la EMA comprende un millón de dosis de la vacuna. “Algunos países también han suspendido posteriormente este lote como medida de precaución, mientras se lleva a cabo una investigación completa. Aunque en este momento se considera improbable un defecto de calidad, se está investigando la calidad del lote”, señala el organismo regulador europeo.

La EMA defiende que, con la “información disponible hasta ahora”, el número de eventos tromboembólicos en personas vacunadas “no es mayor que el observado en la población general”. Así, hasta el 9 de marzo, se habían notificado 22 casos de acontecimientos tromboembólicos entre los 3 millones de personas vacunadas con la vacuna de AstraZeneca en el Espacio Económico Europeo.

Efectos secundarios

En la Unión Europea la vacuna de AstraZeneca fue aprobada a finales de enero y la OMS emitió un dictamen favorable a su uso de emergencia en febrero. Por el momento, en España no se han identificado efectos secundarios imprevistos ni con la vacuna de AstraZeneca ni con las demás autorizadas en Europa. Hasta el jueves, el Ministerio de Sanidad había distribuido entre las autonomías un total de 1.700.500 dosis de esta vacuna, con las que se ha vacunado con la primera dosis a 726.593 personas, ya que las comunidades están haciendo reservas estratégicas para poder garantizar el segundo pinchazo.

Según la guía de vacunación del Ministerio de Sanidad los efectos adversos más frecuentes fueron sensibilidad en el lugar de inyección (60%), dolor en el lugar de inyección (50%), fatiga (50%), cefalea (50%), mialgias (40%), escalofríos (30%), nauseas (20%), Fiebre superior a los 38ºC (7%) .

Mayoritariamente estas reacciones fueron de intensidad leve o moderada y se resuelven en pocos días. Estas reacciones son menos intensas y frecuentes tras la segunda dosis y a mayor edad de los vacunados. Otros efectos secundarios que se presentan con menos frecuencia que son somnolencia, disminución de apetito, ganglios linfáticos agrandados o sudoración excesiva. En cualquier caso, todos estos efectos están aun en estudio y se recomienda avisar al médico si se observan otro tipo de reacciones.

¿Cómo funciona la vacuna?

La vacuna frente a la covid-19 de AstraZeneca está compuesta por otro virus (adenovirus) modificado para contener el gen responsable de la formación de la proteína de la espícula del SARS-CoV-2. Esta proteína se encuentra en la superficie del virus SARS-CoV-2, necesaria para que el virus pueda entrar en las células del cuerpo.

Una vez administrada, la vacuna libera el gen del SARS-CoV-2 dentro de las células del cuerpo. Las células utilizarán el gen para producir la proteína de la espícula. El sistema inmune de la persona reconocerá esta proteína como extraña y producirá anticuerpos y células T activadas (leucocitos) para defenderse. Si más adelante, la persona entra en contacto con el virus SARS-CoV-2, su sistema inmune lo reconocerá y estará preparado para defenderse frente a él. El adenovirus de la vacuna no puede reproducirse ni producir enfermedad.

Actualmente la vacuna de AstraZeneca es la única distribuida en España que funciona con un vector viral no replicante. Tanto la de Pfizer como la de Moderna son de tipo ARN mensajero (ARNm). Cuenta con un porcentaje algo menor de efectividad que las vacunas de Pfizer y Moderna (un 95%), pero aún así, el 70 % del compuesto de Oxford/Astrazeneca, cuando se aplican las dos dosis, es suficiente para combatir la enfermedad.