¿Se deben controlar los depredadores?

Los depredadores controlan las poblaciones eliminando individuos débiles y enfermos, pero también pueden ser un problema para las especies cinegéticas.

El zorro es uno de los mayores depredadores de la fauna cinegética.
El zorro es uno de los mayores depredadores de la fauna cinegética.

Los depredadores no deben ser vistos como un problema. La función que ejercen en el medio es vital. Son estabilizadores del propio ecosistema en el que se desarrollan ya que sus presas prioritarias serán aquellos individuos débiles o enfermos que supongan una más fácil captura. Este factor repercute sobre una mejora genética de las poblaciones presa. Y del mismo modo la propia presencia del predador ejerce un control poblacional sobre los animales objeto de caza evitando que individuos enfermos contagien a otros más sanos o que su número aumente indiscriminadamente superando la capacidad de carga del medio lo que acarrearía graves problemas para su propia supervivencia.

No obstante, los depredadores producen también efectos perjudiciales siendo un problema para las especies cinegéticas al actuar estos sobre sus huevos, crías o individuos más débiles. Además, un exceso de presión predadora rompe el equilibrio del ecosistema. Debido a la complejidad de este equilibrio entre depredador y presa, el control de los depredadores ha de hacerse con sumo cuidado y utilizando medios selectivos.

Un control de depredadores se ejerce siempre sobre especies no protegidas, especies que pueden ser objeto de control desde el punto de vista legal y que afecten de una forma clara a las poblaciones cinegéticas susceptibles de aprovechamiento.

Los pollo de perdiz son una presa fácil para sus depredadores.
Los pollo de perdiz son una presa fácil para sus depredadores. FOTO: Pixabay

Los principales depredadores sobre los que se suelen hacer actuaciones son el zorro y los córvidos. No obstante, hay otros animales tales como los perros y los gatos asilvestrados que en determinadas zonas están aumentando y que suponen un mayor riesgo aún como depredadores para las especies cinegéticas. Por otra parte, las principales especies cinegéticas presa de los depredadores son el conejo y la perdiz.

El zorro, debido a su gran adaptabilidad supone unos de los mayores depredadores para las especies cinegéticas. El conejo se muestra como una de sus presas preferidas. Durante la primavera y el verano y coincidiendo con la época reproductiva del zorro, la presión que ejerce sobre los conejos especialmente sobre los gazapos es máxima. El ataque sobre individuos adultos es más regular durante el resto del año. Por tanto, el periodo de actuación de control sobre los zorros, empieza en mayo y termina en agosto. Otros depredadores como los perros y gatos pueden alimentarse con alguno de los individuos en cualquiera de sus fases de desarrollo.

La perdiz por su parte, encuentra en las urracas y los jabalíes, además del zorro a sus mayores depredadores. Todos ellos abordan los nidos de perdiz, variando la proporción de sus ataques al variar el hábitat. En zonas con vegetación abierta o agrícola, los mayores ataques provienen de urracas y zorros, y al irse cerrando la vegetación, son los jabalíes los principales predadores de los nidos.

Métodos de captura

Son varios los métodos usados para capturar a los depredadores. El requisito común que han de cumplir es que sean selectivos.

Los lazos deben ser siempre lazos con freno o tope, para evitar la muerte del animal, posibilitando la liberación de otras especies que puedan caer. Es el sistema más barato y en muchos casos más eficaz. Las jaulas trampa también son muy eficaces. Se colocan en zonas de paso y al entrar el animal atraído por un cebo colocado en su interior se dispara un sistema de cierre puerta de guillotina a sus espaldas, quedando el animal encerrado. En el caso de los córvidos como las urracas es especialmente útil este sistema de captura.

El Jack Terrier es una de las razas predilectas para la caza del zorro en madriguera.
El Jack Terrier es una de las razas predilectas para la caza del zorro en madriguera. FOTO: Pixabay

Otro medio es el uso de armas de fuego. Para el caso del zorro, es posible abatirlo durante las aperturas de media veda y veda general en la temporada de caza ya que está catalogada como una especia cinegética. Además, fuera de temporada también pueden ser cazados con los preceptivos permisos previos. El zorro puede abatirse a la espera, cazando al salto, en mano o en batida. En algunos lugares destaca la caza al chillo usando reclamos que imitan el sonido de un conejo herido. Hay cazadores que han desarrollado esta técnica y la realizan con una hoja o simplemente disponiendo el dorso de la mano sobre los labios. También se usan las armas de fuego para abatir a los córvidos normalmente apostados los cazadores en puestos fijos.

El uso de perros de madriguera para capturar el zorro también es un método muy efectivo, aunque más costoso. Existen razas valientes de perros como el Jack Terrier, Teckels o Fox Terrier, capaces de capturar a los zorros en sus madrigueras en la época de reproducción. Se trata de una modalidad que poco a poco está cogiendo auge, ya que cada vez hay más perros bien adiestrados para esta labor.