Preocupación en España

Ira del sector del vino por un informe europeo sobre el cáncer

La Eurocámara vota hoy un texto que pide advertir sobre el vínculo entre ingesta de alcohol y cáncer

Viñas del Marco de Jerez, en la provincia de Cádiz. Todo el sector del vino supone el 2,24% del PIB español
Viñas del Marco de Jerez, en la provincia de Cádiz. Todo el sector del vino supone el 2,24% del PIB español Román Rios EFE

Puede que dentro de no tanto tiempo al comprar una botella de vino el consumidor se encuentre con una etiqueta que le advierte sobre los peligros de contraer un cáncer, al igual que sucede ahora mismo con las cajetillas de tabaco y sus letreros de “Fumar mata”. El Parlamento Europeo votará este miércoles un informe sobre esta enfermedad que ha puesto en pie de guerra al sector vitivinícola europeo, ya que abre la puerta a medidas como las anteriormente mencionadas, a la vez que recomienda a los Estados subir los impuestos a las bebidas alcohólicas o limitar su publicidad en los anuncios que pueden ser visto por menores.

Este informe no vinculante ha sido elaborado por la Comisión Especial de Lucha contra el Cáncer (BECA) y responde a la necesidad de articular una respuesta europea a la lucha contra esta enfermedad, la segunda mayor causa de muerte en el club comunitario. La propia presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, ha hecho de este tema una de las prioridades de su mandato y ha recordado en varias ocasiones el sufrimiento de su familia cuando una de sus hermanas murió por esta enfermedad cuándo tan sólo tenía 11 años.

Aunque el informe que se votará hoy contiene muchos elementos –desde la prevención al acceso a los fármacos– la polémica sobre el vino ha acaparado todos los focos. Según el borrador del texto, alrededor del 10% de los casos de cáncer el hombres y el 3% en mujeres se deben a la ingesta de alcohol y recuerdan que cuanta menor cantidad se consuma, menores probabilidades existen de contraer la enfermedad. El mismo documento alude al estudio realizado en 2018 por “The Lancet” –financiado por la fundación de Bill& Melinda Gates y avalado por la Organización Mundial de la Salud– que “reconoce que no existe un nivel seguro de consumo de alcohol cuando se trata de la prevención del cáncer y subraya la necesidad de tener esto en cuanta al diseñar y poner en marcha las políticas de prevención del cáncer”. Unos párrafos que desmontan el valor del vino como pilar de la dieta mediterránea e incluso la recomendación de que una copa al día puede ser incluso beneficiosa para la salud y prevenir infartos.

Según este estudio realizado en 195 países, en 2016 tomar alcohol fue el principal motivo de muerte prematura y discapacidad para las personas entre los 15 y los 49 años y supone la décima parte de todas las muertes en este grupo de edad. Aunque los investigadores sí reconocen que beber moderadamente puede proteger ligeramente frente algunas cardiopatías, también advierten de que los riesgos de desarrollar cáncer, lesiones y otras enfermedades asociadas superan ampliamente esos posibles beneficios. “Este informe demuestra que ningún límite es seguro”, aseguró en su presentación una de sus autoras, Sonia Saxena.

Un nuevo estudio publicado por “The Lancet Oncology” en 2020 también concluye el vínculo directo entre el consumo de alcohol y el cáncer de mama, boca, garganta, laringe, esófago, hígado, colon y recto. Si bien la mayoría de los casos están relacionados con una ingesta abusiva, este mismo estudio aseguro que el consumo diario de un vaso pequeño de cerveza o una copa pequeña de vino –hasta 10 gramos de alcohol– contribuyeron a entre 35.400 y 145.800 casos en todo el mundo en 2020.

El sector vitivinícola europeo no comparte estas posiciones y creen que debería diferenciarse entre la ingesta moderada y la abusiva. En la misma línea, eurodiputados españoles han impulsado una serie de enmiendas en la misma dirección. Aunque éstas se votaron hoy, no será hasta el día de hoy cuando se conozca su resultado.

En el debate celebrado ayer en el hemiciclo europeo, la eurodiputada del Partido Popular español Dolors Montserrat recordó que “la dieta Mediterránea, patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, es una valiosa herencia cultural europea, que nos aporta una alimentación saludable que contempla un consumo moderado de vino”. Una postura que también es compartida por los socialistas españoles.

El sector europeo del vino, agrupado en torno al Comité Europeo de Empresas del Vino (CEEV), pide al Parlamento Europeo que reconsidere la afirmación sobre el nivel seguro de ingesta de alcohol. Según el sector, el estudio realizado por al revista “The Lancet” ha sido criticado por la comunidad científica debido a sus fallos de metodología y análisis.

“Desde el sector se quiere hacer énfasis en que el cáncer es una enfermedad multifactorial y sus factores de riesgo deben evaluarse en el contexto de los patrones culturales, de consumo de alcohol, de alimentación y de estilo de vida de cada país. En este sentido, son muchas las evidencias científicas que apuntan a que beber vino con moderación, acompañado de comida y en el marco de una dieta de estilo mediterráneo puede contribuir a una mayor esperanza de vida y a una menor incidencia de enfermedades importantes como las cardiovasculares, la diabetes y el cáncer”, asegura CEEV.

Diez de los muchos beneficios del vino

1. Según la Escuela Médica de Harvard, el resveratrol, compuesto que se encuentra en la piel de las uvas, retrasa el envejecimiento y combate el cansancio.
2. Activa un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y además nos permite estimular las existentes para depurarlas.
3. La Universidad de California comprobó que disfrutarlo libera endorfinas en nuestro organismo.
4. El vino tinto es rico en polifenoles, sustancias químicas ricas en antioxidantes que ayudan a cuidar los vasos sanguíneos y previenen el colesterol.
5. Estos polifenoles del vino y las uvas mejoran la microbiota intestinal, lo que contribuye a intestinos saludables.
6. El vino proporciona vitamina E que ayuda a limpiar nuestra sangre y los vasos sanguíneos, protegiendo la salud cardiovascular.
7. Los bebedores moderados de vino tienen niveles mayores en sangre de ácidos grasos Omega3.
8. Sus propiedades antioxidantes y astringentes logran evitar que las bacterias se adhieran a la vejiga o riñones y optimizan además, el filtrado y depuración de estos órganos.
9. Las personas que toman entre 2 y 7 copas de vino a la semana son menos propensas a ser diagnosticadas de depresión.
10. Sus inhibidores de aromatasa pueden reducir los niveles de estrógeno en mujeres que se acercan a la menopausia.