Viruela del mono: ¿se puede transmitir a través de objetos?

La enfermedad, por lo general, es leve y los casos detectados hasta ahora son por contacto estrecho

Viruela del mono.
AGENCIA DE SEGURIDAD SANITARIA D
  (Foto de ARCHIVO)
01/01/1970
Viruela del mono. AGENCIA DE SEGURIDAD SANITARIA D (Foto de ARCHIVO) 01/01/1970 FOTO: AGENCIA DE SEGURIDAD SANITARIA DEL REINO UNIDO AGENCIA DE SEGURIDAD SANITARIA D

La última alerta sanitaria, la de la viruela del mono, sigue sumando casos. El Ministerio ha aumentado este miércoles a 59 los casos positivos en viruela no humana. De ellos, 20 ya han sido confirmados como viruela del mono y el resto están a la espera de secuenciación. Asimismo, 41 han dado negativo para la viruela humana.

Los síntomas de la enfermedad son similares a la de la ya erradicada viruela, aunque algo más leves - fiebre, dolor de cabeza, muscular, de espalda, escalofríos y agotamiento- y con frecuencia hay inflamación de los ganglios y una erupción cutánea, que comienza en la cara y se extiende a otras partes del cuerpo, principalmente manos y pies.

De acuerdo con las indicaciones científicas, la principal vía de contagio es de animales salvajes a humanos. Se cree que entre personas no es una enfermedad altamente contagiosa. Es necesario un contacto estrecho, ya que se transmite a través de fluidos corporales como saliva, mucosas, heridas o fluidos sexuales.

El “Protocolo para la detección precoz y manejo de casos ante la alerta de viruela de los monos (Monkeypox) en España” elaborado por los técnicos de la ponencia de alertas del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, estableció una serie de medidas de control para cortar la transmisión del virus. El documento indica que la enfermedad “se transmite por contacto directo y continuado con la persona afectada”, pero también alerta de que las personas pueden contagiarse por “contacto directo con ropas, ropa de cama o fómites usados por un caso confirmado durante el periodo infeccioso sin el equipo de protección”.

Sanidad recomienda lavar la ropa a más de 60 grados en una lavadora estándar con detergente. “Se puede usar lejía, pero no es necesaria”, y hay que evitar sacudir o manipular ropa sucia que dé lugar a la dispersión de partículas infecciosas ni debe lavarse mezclada con el resto de la ropa de casa. Platos, cubiertos y otros utensilios para comer no deben compartirse y se lavarán en lavavajillas o a mano con agua caliente y jabón. Los objetos y superficies contaminados deben limpiarse y desinfectarse con un desinfectante de uso hospitalario o con una dilución de 1:100 de lejía de uso doméstico.

Sobre esta cuestión ha hablado el director del Laboratorio de Enfermedades Emergentes, Juan José Badiola en La Sexta. El experto declara que “sí parece” que existe evidencia científica de la transmisión de la viruela del mono a través de objetos, “y además es lógica”. “Si una persona tiene una serie de pústulas por el cuerpo, evidentemente entra en contacto con la ropa de la cama, las sábanas, etc. La sangre que queda adherida a las sábanas puede ser un elemento de infección”, explica el doctor.

Además, el experto incide en la importancia de que las lesiones por viruela permanezcan tapadas para minimizar los contagios. “Esas heridas de viruela son como unas heridas más. Primero son una vesícula con líquido claro. Después se van complicando, convirtiéndose en una pústula, y finalmente una costra”. “Hay que tener cuidado”, ha insistido. El médico recuerda que las personas contagiadas “deben estar absolutamente aisladas. No pueden estar por la calle de ninguna manera. Y dentro de casa, deben tomar las máximas medidas de prevención porque podrían contagiar a familiares”.

El protocolo de Sanidad recomienda a los afectados que contacten con su centro de salud, así como aislamiento domiciliario, evitar contacto con personas y animales hasta que desaparezcan las erupciones, así como usar la mascarilla para evitar su propagación.