Los hombres suponen 8 de cada 10 adictos a las drogas

Mujer enganchada al alcohol, un perfil que gana presencia en los últimos meses

Droga incautada hace unos días en Punta Ballena (Mallorca)
Droga incautada hace unos días en Punta Ballena (Mallorca) FOTO: GUARDIA CIVIL GUARDIA CIVIL

Hombre de 39 años y con empleo sigue siendo el perfil mayoritario de quien acude a Proyecto Hombre para tratar su adicción, sobre todo a la cocaína; aunque ellos representan más del 80% de las personas atendidas, el porcentaje de mujeres sigue en aumento, en su caso por problemas con el alcohol. Así se desprende del «Informe 2021 del Observatorio Proyecto Hombre sobre el perfil de las personas con problemas de adicción en tratamiento» que presentó ayer la organización, focalizado en las dificultades que tienen las mujeres para acceder a la ayuda.

Un menor apoyo social y familiar y una doble vulnerabilidad y desventaja social –por acercarse a la ilegalidad y por incumplir los roles tradicionalmente asignados a las mujeres– explican el estigma y las dificultades a las que se enfrentan antes de dar el paso y pedir ayuda. «La adicción añade vulnerabilidad al hecho de ser mujer, que ya es un hecho por sí mismo», señaló en este sentido la directora de la Asociación Proyecto Hombre, Elena Presencio.

Pese a las dificultades añadidas que afrontan las mujeres adictas, Presencio ha subrayado en declaraciones a Efe que quienes deciden iniciar un programa tienen un «plus de compromiso y voluntad» que les sitúa en un mayor nivel de recuperación que los hombres, un 8% mayor en dos meses y medio menos de tiempo.

Los datos del informe recogen un aumento de dos puntos mujeres atendidas con respecto a ediciones anteriores, llegando al 18,1%. Desde la asociación entienden que no se debe a un incremento del consumo, sino a que más mujeres piden ayuda, aunque en su caso tardan de media dos años más que los hombres.

El perfil habitual es de mujeres de 41,8 años(tres años más); en su caso, es más prevalente el consumo problemático de alcohol (46,2%) y la cocaína (31,1%), que alcanza por primera vez la referencia del 30 %; mientras, en ellos los porcentajes se invierten al 37,9% en el caso de la cocaína y del 33,9% en el del alcohol.