Estos son los motivos por los que te pueden multar en la playa: las multas pueden llegar a los 90.000 euros

Estos paraísos naturales, aunque nos liberen del estrés y de la rutina, no están exentos de las normativas civiles

Fumar en la playa puede costar 450 euros
Fumar en la playa puede costar 450 euros

Durante todo el año, anhelamos que llegue el verano e irnos, tras coger vacaciones, a la playa durante el mes de julio o agosto. Descansar, sin preocupaciones y ver la vida pasar mientras estamos relajados en una toalla sobre la arena o nadamos en el mar. Pero, pese a que esta especie de paraíso donde nos encontramos con la naturaleza nos hace pensar que estamos libres de obligaciones, lo cierto es que, por utilizarlas mal, podríamos llevarnos una buena multa.

El estado de las playas se regula desde las corporaciones locales, ya que no hay una ley estatal que nos informe sobre qué esta permitido y qué no debemos hacer, a riesgo de ser multados. En algunos casos, las multas pueden llegar hasta los 90.000 euros.

Fumar

Desde hace años, muchas playas aspiran a ser espacios sin tabaco, aunque no está prohibido fumar al aire libre. Para la retirada y limpieza de colillas, uno de los grandes clásicos, no existe una máquina. Solo unas recomendaciones que, tristemente, muy pocos la siguen.

Por ello, varios municipios españoles en provincias como Galicia o la Comunidad Valenciana, así como en las Islas Canarias, reclaman “playas libres de humo”. Por ejemplo, en Mogan (Las Palmas), la primera en sacar adelante esta prohibición, esta terminantemente prohibido fumar, y los recintos que infrinjan la normativa serán multados con 450 euros.

Llevar mascota

Bocabarranco (Las Palmas), Llevant (Barcelona) o Figueretas (Ibiza) son algunos de los lugares donde está permitido llevar a nuestros perros a la playa. No obstante, todavía no está bien visto en la mayoría de los lugares. E incluso, en los que sí, se requieren varios requisitos como llevar el perro con correa, recoger heces o responsabilizarse de los daños. En Ibiza, llevar el perro sin control puede tener una multa de hasta 3.000 euros.

Bañarse con bandera roja

Bien es sabido que, cuando una playa tiene bandera verde, es de baño seguro; cuando tiene bandera amarilla, ya debemos tener precaución, mientras que, con la bandera roja, está prohibido el baño en el mar. Así, ignorar esa prohibición, también tiene multa.

Las legislaciones cambian de una temporada a otra, y es posible que la multa ascienda, disminuya o se contemple en otras cosas que antes no estaban. Un ejemplo de multa es en Gran Canaria, donde no cumplir con esa prohibición y bañarse con bandera roja puede llevar una multa de 1.500 euros.

Reservar el espacio con sombrilla

Según la ley de Costas, no se permite “la exclusividad” para reservar el espacio con sombrillas, ya que se establece que las playas “son libres”. ASí, reservar áreas específicas supone una violación de la ley. Por ejemplo, en Cullera, Valencia, este año se ha prublicado un bando municipal en el que se informa que queda prohibido “ocupar por particulares la zona comprendida entre la plataforma de los Puntos de Playa Accesible y el mar, ya que es una zona reservada para el baño de personas con movilidad reducida”.

También, se advierte que “los elementos particulares que se instalen antes de las 8:00 o en zona de concesión o en zona de playa accesible” y que “su incumplimiento” puede acarrear multas comprendidas entre los 750 y los 3.000 euros.

Orinar o defecar

Estos días, el Consistorio de Vigo se ha convertido en noticia por incluir en su legislación multas de hasta 750 euros en la playa este verano por hacer las necesidades fisiológicas en la arena o en el mar.

Camping

En las playas de Murcia, la multa puede llegar a los 1.500 euros por acampar, ya que la acampada libre no suele estar permitida en casi ninguna playa. E incluso, dejar el vehículo parado más de tres días en el mismo lugar es castigado por la legislación murciana.

Pescar

La pesca en el mar, como es lógico, también puede prohibirse. En Valencia, por ejemplo, la multa puede llegar a los 90.000 euros por pescar sin autorización.