Evolución “incierta” de la viruela del mono en España, con 5.162 positivos

Sanidad publica la primera actualización de la evaluación rápida de riesgo sobre esta enfermedad

Probetas de pruebas PCR para la viruela del mono
Probetas de pruebas PCR para la viruela del mono FOTO: Eduardo Parra / Europa Press Europa Press

El Ministerio de Sanidad ha actualizado hoy las cifras de positivos confirmados de viruela del mono, que ya alcanzan los 5.162 (lo que supone 220 más que el viernes), hecho que mantiene a España como el más afectado en Europa y el segundo del mundo, solo superado por Estados Unidos, que se aproxima a los 9.000.

Por comunidades autónomas, las que más positivos confirmados tienen son Madrid (1.817), Cataluña (1.636) y Andalucía (632).

Tras más de dos meses de circulación del virus los casos en España, al igual que en el resto de países no endémicos, los contagios siguen siendo identificados “en el contexto de las relaciones sexuales o en otras situaciones de contacto físico continuado y prolongado de índole no sexual”. Además, “se han identificado algunos casos esporádicos en mujeres, menores o ancianos, contactos estrechos de casos confirmados”, según señala la primera actualización de la evaluación rápida de riesgo sobre monkeypox de Sanidad.

La evolución el brote de la viruela símica en España aún es “incierta” y estará influida por el éxito con el que las recomendaciones lleguen a la población en riesgo y la disponibilidad de la vacuna que, en estos momentos, tanto en España como a nivel mundial es escasa, debido a las dificultades de su fabricación

La probabilidad de transmisión en población en contextos como fiestas, encuentros privados o eventos organizados en los que las relaciones sexuales son frecuentes y de alto riesgo, con una alta proporción de personas susceptibles (no vacunados frente a viruela) es “alta”, según los técnicos.

Dado el mecanismo de transmisión de la enfermedad que se viene observando y el ámbito donde se están detectando los casos, la probabilidad de transmisión se considera “baja” para la población general en el momento actual.

Hasta el momento los casos detectados en España y el resto de países no endémicos relacionados con este brote son leves, con una proporción baja de ingresos hospitalarios.

La gravedad puede ser mayor entre los niños pequeños, las mujeres embarazadas y personas inmunocomprometidas, lo que se podría traducir en un mayor impacto a nivel individual, sin embargo, la administración de vacuna tras la exposición en estas personas más vulnerables favorece que la sintomatología sea menos grave, indica el documento de actualización.

“La transmisión sostenida que se observa en la actualidad debe ser controlada para evitar que ésta se desplace a otros grupos poblacionales, y se produzca la afectación de otros grupos más vulnerables con el mayor riesgo de aparición de casos graves”, concluye Sanidad.

La detección precoz y el aislamiento de los casos, así como el rastreo efectivo de contactos son clave para el control de este brote. Cualquier persona puede desarrollar monkeypox si mantiene contacto físico estrecho con las lesiones de piel y mucosas o con fluidos corporales de una persona infectada. Por ello, es esencial para el control del brote la adopción de medidas preventivas individuales que incluyen el aislamiento de las personas enfermas, el cumplimiento de las normas básicas de higiene, evitar el contacto directo con fluidos corporales y lesiones cutáneas de la persona enferma y con objetos que pudieran estar contaminados por esos fluidos, además de evitar el contacto físico y las relaciones sexuales con personas sintomáticas.