Así es como los hackers pueden acceder a su teléfono móvil

Los “smartphones” son uno de los dispositivos más vulnerables a los ciberataques, toda una amenaza para usuarios y empresas

Los teléfonos móviles son los dispositivos más utilizados por los usuarios para navegar en internet, pero también son el objetivo preferido de los cibercriminales. La movilidad que ofrecen un la accesibilidad desde cualquier parte del mundo a la información han provocado que los entornos corporativos consideren a los “smartphones” como una herramienta muy útil para trabajar. Sin embargo, una brecha en la seguridad de estos dispositivos no solo compromete la privacidad de los trabajadores, sino que el riesgo se traslada directamente a los datos de las empresas.

La dependencia tanto a nivel personal como profesional sitúan a los teléfonos móviles en el centro de la diana de los cibercriminales. Por ello, protegerlos “ya no es opcional, es una necesidad, independientemente del sistema operativo que tenga”, comenta Mario García, director general de Check Point para España y Portugal. Esta compañía especializada en ciberseguridad ha detectado las principales amenazas que ponen en riesgo los dispositivos móviles.

A la hora de descargar aplicaciones hay que tener especial cuidado para evitar la filtración de datos. Una app maliciosa hace que los dispositivos se infecten fácilmente con malware móvil como ladrones de credenciales o troyanos, una de las formas más eficaces para ejecutar ciberataques. Los expertos también advierten del peligro que supone aceptar las condiciones de uso sin leerlas previamente y permitir a las aplicaciones el acceso al almacenamiento del teléfono.

Una de cada tres compañías a nivel mundial sufrieron cibertataques que comprometían la seguridad de los dispositivos móviles, según el informe Security Report 2019 elaborado por Check Point. A la escasa protección de los dispositivos móviles se suman las “débiles” configuraciones de seguridad, que apenas actúan de barrera para proteger toda la información almacenada.

Sin duda, una de las amenazas con mayor probabilidad de éxito para los hackers es el “phishing". Es la forma de atacar un dispositivo más popular entre los criminales y consiste en ganarse la confianza de la víctima haciéndose pasar por una empresa para intentar dirigir al usuario a una web falsa. Por lo tanto, hay que tener especial cuidado en las aplicaciones de mensajería como Slack, Facebook, Messenger o WhatsApp, y más aún en el actual contexto de teletrabajo.

Otra forma de atacar a las empresas es interceptar los mensajes con información sensible que se envían por correo o aplicaciones de mensajería. Esos mensajes pasan de la persona que manda la información a un servidor para que, instantáneamente, sea enviada al destinatario. Los hackers utilizan este método, denominado “Man-in-the-Middle” (MitM) para intervenir el tráfico de datos entre el dispositivo y el servidor. Los expertos indican que un ataque de este tipo dirigido a un servicio de banca online permitiría al atacante modificar los datos de una transferencia de forma sencilla.

Consejos para evitar un ataque

Los teléfonos móviles, al igual que los ordenadores, son dispositivos con conexión a internet susceptibles de sufrir un ataque informático. Para evitar posibles disgustos, es recomendable contar con un sistema de seguridad que permita el cifrado de dispositivos o la eliminación remota de datos.