Investigado el “youtuber” al que acusan de estrellar su avioneta para conseguir visualizaciones

Trevor Jacob saltó en paracaídas de un Taylorcraft BL64 tras detenerse el motor en pleno vuelo sobre un parque nacional, documentando todo el proceso con numerosas cámaras. Las autoridades estadounidenses investigan el incidente

Trevor Jacob en el momento de saltar del avión, un minuto después de que la helice se detuviera.
Trevor Jacob en el momento de saltar del avión, un minuto después de que la helice se detuviera. FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Trevor Jacob.

Trevor Jacob es un estadounidense de 28 años con 131.000 seguidores en YouTube. Conocido por sus vídeos relacionados con deportes de riesgos e ideas como viajar de polizonte en trenes o transformar su casa en un parque de “skate”, este “youtuber” subió el pasado 23 de diciembre a su canal un vídeo con el título “I Crashed my plane” o “Estrellé mi avión”. El vídeo, de doce minutos de duración, documenta el vuelo que había realizado un mes antes, el 24 de noviembre, entre el Aeropuerto City Lompoc de Santa Barbara, California, y la localidad Lagos Mamut en el mismo estado. El objetivo del viaje era esparcir desde el aire las cenizas de su amigo Johnny Strange, quien falleció en 2015 mientras realizaba un salto base.

Aparentemente, el vuelo no salió como él esperaba. Sobrevolando el parque nacional Los Padres, el motor se detuvo y Jacob tuvo que saltar del Taylorcraft BL64 en pleno vuelo. El avión continuó planeando hasta que se estrelló contra las montañas mientras el “youtuber” registraba el accidente durante su descenso en paracaídas.  Una vez en tierra, caminó hasta la avioneta estrellada que había comprado solo un mes antes. Sin agua y sin cobertura telefónica en la zona, vagó por Los Padres hasta cruzarse con un vehículo cuyos conductores le recogieron, seis horas después del accidente.

Trevor Jacob muestra las cenizas de su amigo Johnny Strange al comienzo de su vuelo.
Trevor Jacob muestra las cenizas de su amigo Johnny Strange al comienzo de su vuelo. FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Trevor Jacob.

El vídeo mostrando la peripecia fue un éxito y en un mes casi ha alcanzado el millón y medio de visualizaciones. Sin embargo, el suceso que protagonizó Trevor Jacob ha despertado suspicacias desde el primer momento y el “youtuber” ha sido acusado en numerosas ocasiones de haber estrellado el avión a propósito para conseguir un vídeo de éxito en YouTube. De hecho, Jacob cerró los comentarios del vídeo ante las críticas que estaba recibiendo.

Tanto la Administración Federal de Aviación (FAA) como la Junta de Seguridad de Transporte Nacional (NTSB) están investigando el suceso, lo que arrojará más luz en el futuro sobre las causas del accidente y si hubo intencionalidad en el mismo. Sin embargo, las conclusiones de la investigación pueden tardar en llegar hasta un año, según informa Extreme Tech.

Momento en el que Jacob salta del avión captado desde la cámara en la cola del Taylorcraft BL64.
Momento en el que Jacob salta del avión captado desde la cámara en la cola del Taylorcraft BL64. FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Trevor Jacob.

Entretanto, la polémica acompaña a Jacob. Desde su publicación, diversos pilotos y expertos en aviación han analizado el vídeo y cuestionado el proceder de Jacob en esa situación. Robert Perry, instructor de vuelo y habituado a volar sobre el parque nacional Los Padres, ha señalado lo inusual de pilotar un avión ligero llevando un paracaídas debido a la falta de espacio. “Para poder sentarse con el paracaídas puesto, tendría que haber quitado los cojines de los asientos”, algo que en el vídeo no se aprecia si es así o no.

Perry también ha explicado que los aviones ligeros como el Taylorcraft BL64, pueden aterrizarse con seguridad desde gran altura aún cuando tengan un malfuncionamiento, dado que pueden planear a una velocidad de 64 kilómetros por hora.  “Pudo haber aterrizado a pesar de que estaba sobre un terreno montañoso. Estaba a una altitud lo suficientemente elevada, por lo que se ve en el vídeo, como para haber planeado 15 millas (24 kilómetros) hasta algún prado o camino, y aterrizar normalmente”, según recoge The New York Times. En el vídeo se puede apreciar como la avioneta sobrevuela un camino antes de estrellarse.

Trevor Jacob, instántes después de abandonar el Taylorcraft BL64 en vuelo.
Trevor Jacob, instántes después de abandonar el Taylorcraft BL64 en vuelo. FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Trevor Jacob.

El abogado especializado en aviación Timothy Loranger considera que todo lo que se ve en el vídeo es “muy conveniente” y cuestionable. “¿La hélice se detiene? Eso sucedería solo si el Sr. Jacob tirara hacia atrás el control y redujera la velocidad del avión, creando un `efecto dramático´”, explica en el mismo medio. Además, Jacob no intenta encender de nuevo el motor tras detenerse ni trata de contactar con el control del tráfico aéreo para alertar de la situación. “No hace ninguna de las cosas que cualquier piloto, por poco que sepa, haría”, ha señalado Loranger.

Lo cierto es que en el vídeo se ve como el motor se detiene y, tan solo un minuto después, Jacob ya ha abandonado el avión, cámara en mano, mientras éste continúa planeando a gran altitud sobre las montañas. El hecho de que el incidente quedará grabado hasta el momento del impacto con las tres cámaras montadas en el avión (cabina, ala derecha y cola) también ha levantado la sospecha de que el propósito del accidente era obtener un vídeo que atrajera seguidores en YouTube, aunque no es raro que aficionados a la aviación monten cámaras en sus aeronaves para registrar imágenes de sus vuelos.

El Taylorcraft BL64, momentos antes de impactar contra el suelo.
El Taylorcraft BL64, momentos antes de impactar contra el suelo. FOTO: La Razón (Custom Credit) Cortesía de Trevor Jacob.

Sobre la polémica, Jacob se reafirmó el pasado sábado sobre su inocencia. “No estrellé mi avión a propósito para conseguir visualizaciones en YouTube”, explicó Jacob. “Dada mi trayectoria, puedo ver porque la gente piensa eso. He estado filmando todo lo que hago desde que tengo cinco años, documentar este viaje no ha sido diferente a lo que hago cada día”, se ha defendido.

En cualquier caso y más allá de lo que concluyan en el futuro las investigaciones de la FAA y NTSB, Trevor Jacob ha conseguido la notoriedad que estaba buscando.

I Crashed My Plane