China presenta Qimingxing 50, un dron “gigante” que emplea energía solar y puede sustituir a satélites

El UAV de doble fuselaje completó su vuelo inaugural sin incidencias. Puede volar durante “meses e incluso años” en la estratosfera, a una altitud de 20 kilómetros

Qimingxing 50 en la pista del aeropuerto de Yulin.
Qimingxing 50 en la pista del aeropuerto de Yulin. FOTO: La Razón (Custom Credit)

AVIC, Corporación de la Industria de la Aviación de China, ha llevado a cabo con éxito el vuelo inaugural del Qimingxing 50, el dron más grande construido en China que funciona exclusivamente con energía solar y cuyo diseñador, Zhu Shengli, define como “pseudo satélite” por su capacidad de volar en la estratosfera y la variedad de tareas para que la puede ser empleado.

El Qimingxing-50 despegó de la pista del aeropuerto de Yulin en la provincia de Shaanxia a las 17:50 del pasado sábado, según informa Shouth China Morning Post.  Tras un vuelo sin incidentes, el vehículo aéreo no tripulado, que está impulsado por seis motores eléctricos que reciben energía a partir de la que recogen los paneles solares montados en sus alas, aterrizó 26 minutos después.

El dron Qimingxing 50 despegando del aeropuerto de Yulin en su vuelo inaugural.
El dron Qimingxing 50 despegando del aeropuerto de Yulin en su vuelo inaugural. FOTO: La Razón (Custom Credit)

También conocido como Morning Star 50, este dron de doble fuselaje tiene una envergadura de 50 metros y puede realizar operaciones en la estratosfera, a una altitud superior a 20 kilómetros. Los drones potenciados por energía solar están diseñados para ser ligeros y son necesariamente grandes para acomodar los paneles solares en su estructura. Esta no está preparada para soportar las inclemencias del mal tiempo durante el vuelo, pero volando en la estratosfera las evitan y pueden cumplir tareas como si fueran un satélite.

“Puede realizar tareas como reconocimiento a gran altitud, monitoreo de incendios forestales, monitoreo del ambiente atmosférico, mapeo geográfico, retransmisión de comunicaciones y otras tareas” señaló Zhu Shengli al medio gubernamental chino Science and Technology Daily. Según su diseñador, Qimingxing 50 puede permanecer en vuelo durante meses e incluso años y el éxito del vuelo inaugural sienta “una base sólida para el desarrollo y la aprobación de modelos de drones solares a gran escala en la industria de la aviación” y “mejora la capacidad de nuestro país para realizar tareas en el espacio cercano y océanos y mares”.

Qimingxing 50, aterrizando al finalizar el vuelo.
Qimingxing 50, aterrizando al finalizar el vuelo. FOTO: La Razón (Custom Credit)

Los medios chinos no han facilitado más detalles técnicos sobre el dron, pero sí califican el Qimingxing 50 como el primer UAV (vehículo aéreo no tripulado) de gran altitud y relación de aspecto ultra grande desarrollado por la industria de la aviación china, el primer UAV a gran escala con un diseño de cuerpo dual y el primero impulsado por energía solar en China.

El uso de drones solares para determinadas tareas en lugar de satélites presenta varias ventajas entre las que hay que destacar que son mucho más económicos y pueden resultar convenientes en una situación de guerra en las que los sistemas de satélites podrían verse comprometidos.