Ocio

¿Qué hay de las mujeres de «Peaky Blinders»?

La exitosa serie del catálogo de Netflix ya encendió la mecha en su última temporada emitida de una bomba que, todo indica, explotará en la próxima: el papel femenino del clan de Birmingham

Helen McCrory interpreta a Polly Gray en "Peaky Blinders"
Helen McCrory interpreta a Polly Gray en "Peaky Blinders"

Ocurre que, cuando todos los detalles de una producción se alinean de forma excepcional, los éxitos y reconocimientos, se suceden. El elenco, la cromática, el vestuario y, sobre todo, la trama, han hecho de los «Peaky Blinders» un poso invisible en el imaginario de toda una generación. La creación de Steven Knight ha conseguido algo que en contadas ocasiones se repite: permanecer en el «aquí y ahora». De esta manera, el producto que un remoto 12 de septiembre del 2013 asomó las boinas en el canal BBC –y Netflix– se ha consolidado como una de las series más comentadas, analizadas y aplaudidas del panorama actual. Sin esperarlo, esta trama basada en el Birmingham de los años 20, justo después de la Primera Gran Guerra, nos desliza por un universo infinito de gángsters, cigarrillos y whiskey en el que Cillian Murphy da vida al gran Tommy Shelby. De origen gitano y con un local de apuestas de hípica bajo su mando, los Peaky deambulan entre la huida de la autoridades, de sus enemigos y de un estrés post-traumático como consecuencia del conflicto. Entre hipódromos, altos cargos y mafias de todo el mundo, los Shelby siempren consiguen sus objetivos, aunque tengan que matar para hacerlo.

No obstante, la familia de gángsters es tan amplia como su influencia y las mujeres, aunque en un segundo plano, juegan un vital y necesario rol en esta producción. De hecho, tras el final de la última temporada, todo indica a que el elenco femenino será pieza clave en el curso de la vida de los Shelby.

De una manera muy sutil pero evidente, las principales decisiones de los miembros de la banda siempre pasan por un filtro: el de Polly Gray (Helen McCrory). Matriarca por excelencia y el sentido común del líder. La pizca de coherencia necesaria y la voz del análisis objetivo. La tía Polly no ha dejado de ser crucial en ninguna de las temporadas, con su actitud rebelde y sus pies en la tierra, siempre fue –y sigue siendo– el principal apoyo de Tommy Shelby. Sin embargo, nunca fue la única. Su primera mujer, Grace Burgess (Annabelle Wallis), sigue manteniendo su papel como referencia emocional y sentimental para un Tommy que hasta la última temporada emitida, permanece afectado por su ausencia. De ahí, que busque sin descanso la visión de un «ángel» que solo se aparece como consecuencia del opio.

Un laberinto de estrategias

Hombros femeninos en los que los miembros de la banda más respetada de Birmingham se apoyan sin excepción. Mujeres poderosas, seguras de sí mismas, conscientes de su entorno y no siempre de acuerdo con sus métodos. Este es el caso de Ada Shelby (Sophie Rundle), hermana de Tommy y debilidad del mismo. A través de su inconformismo y de su carácter reaccionario, se mantiene alejada de los negocios de los «reyes» de las estrategias, hecho que, inexorablemente, enreda a Shelby en un laberinto con paredes de razón, duda, sobreprotección y miedo.

Ada (Sophie Rundle), es la única mujer de los hermanos Shelby
Ada (Sophie Rundle), es la única mujer de los hermanos Shelby

¿Qué hay del contexto? Una euforia contenida por el fin de la masacre, una economía en alza (aunque inestable) y un pánico irremediable a la caída, se engloban en una nebulosa de vicios, fiestas y sexo. En este sentido, un rol tan presente como relegado al disfrute masculino como es la prostitución sometía –y somete– a las mujeres, sobre todo, a unas circunstancias sucias y deleznables ejemplificadas por Lizzie Starke (Natasha O’Keffe), en este caso. La que se convierte en la segunda esposa y madre del segundo hijo del gángster británico, despega en la penúltima temporada emitida convirtiéndose, poco a poco, en un elemento clave en la vida de los Blinders. Sin pasar desapercibido la usual y extendida referencia de «hombre salva a mujer», en este caso, cada figura femenina –protagonista o no– desempeña un rol trascendente en la vida de los Peaky. Igual es el caso de Linda Shelby (Kate Phillips), esposa de Arthur Shelby (Paul Anderson) que se vuelve absolutamente imprescindible en la vida del mayor del clan. Su obsesión por Linda deriva con el tiempo en una toxicidad digna del maltrato psicológico, la posesividad y los celos crónicos ejercidos –de alguna manera– por todos los personajes masculinos, hacia sus antagónicos.

En definitiva, el rol de la mujer en esta imprescindible serie, queda relegado a la sombra de unos hombres que enarbolan sin medida la bandera de la violencia y que hacen, de sus actos, excusas para profesar la misma. Las figuras femeninas,sin embargo y a pesar de la evidencia, cuentan con un aura de poder e influencia inusuales en la época, un empoderamiento tenue, pero contundente, que termina por solidificarse tras la nueva incorporación de la quinta temporada: Gina Gray (Anya Taylor-Joy), como mujer de Michael Gray (Finn Cole), quien promete y augura un cambio absoluto en la vida y los negocios de los Peaky Blinders.

Natasha O'Keffe da vida a Lizzie Starke
Natasha O'Keffe da vida a Lizzie Starke