PRESENTADORA DE TELEVISION NURIA ROCA
PRESENTADORA DE TELEVISION NURIA ROCAMOEH ATITARMOEH ATITAR

Nuria Roca: «La etiqueta de machista a Pablo Motos es injusta y falsa»

Colabora con «El Hormiguero», que tuvo que presentar un tiempo, prepara la llegada a España de «Family Feud» en Atresmedia, y triunfa en teatro con «La gran depresión»

«Soy de Valencia. Tengo cuatro hermanos. Mis padres siempre han sido como muy modernos: se separaron cuando no había ni siquiera Ley del divorcio; y luego, además, se llevaban muy bien. He estudiado en colegios muy liberales, y soy una persona que disfruta mucho de las cosas, que me gusta mucho aprender. Soy muy optimista; enfermizamente optimista, hasta el punto de que muchas veces un problema si no lo toco, tengo la sensación de que desaparece, pero no», en estos términos se describe a LA RAZÓN Nuria Roca Granell, presentadora, escritora, actriz y arquitecta técnica...

-De Nuria Roca sabemos poco antes de ganar concursos de televisión e incorporarse a Canal 9 en 1994...

-Incluso a mí me sucede que echo la vista atrás, veo imágenes y parece que sea otra persona, otra vida completamente distinta. Mantienes muchas cosas que tienen que ver con tus raíces, con tu familia y amigos, pero claro, tu vida, desde el lugar geográfico hasta el entorno, es completamente diferente a esa vida anterior pretelevisiva que has tenido. Si me preguntas cómo era. Pues sigo manteniendo el interés. Soy una persona que me interesan muchas cosas, muy curiosa. Pero luego me he moldeado mucho como persona. Por supuesto. Creo que tiene que ver ahí la madurez. Es que los años tienen cosas buenas también.

-Estudió arquitectura, pero nunca ejerció. ¿Hizo proyecto de fin de carrera?

-Sí, claro. Si no haces el proyecto no te dan el título. Hice un trabajo de rehabilitación de una finca de VPO y además lo terminé pasados unos años. Porque eso de que lo vas dejando... La culpa de acabarlo la tuvo mi tutor, Ulises Monge, que me dijo «o presentas ya el proyecto o yo me voy a jubilar y no te voy a poder examinar». Y dije, ostras lo tengo que hacer, porque se lo debo por la confianza puesta en mí, y además porque era algo que tenía pendiente. Hay muchas cosas en la vida que las tienes pendientes. Y yo, esa era una de ellas y luego me sentí súper realizada, aunque no me ha servido para mucho en el sentido profesional, pero en el personal sí, por supuesto.

-¿Qué se compró con el dinero que ganó en los concursos de televisión?

-Ufff. No te puedes ni imaginar lo que me duró el dinero de los concursos.

-¿Se puede decir cuánto fue?

- Te lo digo: Un millón, setenta mil pesetas. Te voy a confesar algo terrible: como me parecía tanto dinero me fui a diferentes bancos a ver cuanto interés me daban.

-¿Algún capricho?

-No fue de decir oye, voy a comprarme esto. Es verdad que una celebración por supuesto, pero fue un dinero que fui utilizando poco a poco. Yo he sido siempre muy de ahorrar, luego he sido manirrota cuando he podido serlo pero siempre he tenido mi colchón.

-¿Qué perfil da Nuria Roca para la televisión?

- La primera persona que me lo dijo fue Chicho Ibáñez Serrador: que yo gustaba mucho a las mujeres; que no las agredía. Creo que eso es muy importante; yo sin decirlo pedía permiso para entrar en la tele. Eso me gusta muchísimo Y luego que transmito verdad. Me imagino que eso con el sentido del humor y que soy muy perfeccionista y que intento hacer las cosas bien. Pues al final también cuando trabajas con alguien no solo son los resultados, tienes que hacer el trayecto bonito, es decir, tienes que trabajar a gusto con las personas. Y en ese sentido siempre ha sido un propósito que ha estado presente, el trabajar con todo el mundo muy a gusto, y que todo el mundo tuviera un buen recuerdo.

Nuria Roca en su etapa de presentadora de "Waku Waku"
Nuria Roca en su etapa de presentadora de "Waku Waku"TVERTVE

-¿Qué pudo aprender de Chicho Ibáñez Serrador?

-Conforme va pasando el tiempo te das cuenta de que Chicho era un auténtico visionario; era un adelantado a su tiempo. Él ponía en marcha cosas a las que las personas llegaban mucho después. Y luego era una persona que tenía una gran psicología . A mí fue la persona que me dio seguridad. Yo era una persona muy miedica que no disfrutaba de estar delante de la cámara. Yo estaba delante de la cámara porque de alguna manera o me habían puesto o me lo habían ofrecido y yo había dicho que sí porque era un poco inconsciente. Pero yo tampoco te creas que lo disfrutaba mucho. Y eso tenía que ver con la falta de seguridad por creer muchas veces que eres un intruso. Chicho me dio las armas para tener confianza y seguridad en mi misma y aprendí mucho de él. Efectivamente hablaba muchísimo y era un gran conversador. Era maravilloso poder escucharle.

-¿Cómo fue trabajar con él?

-Chicho me hizo una prueba para presentar el «Waku» y yo me la estudié muchísimo, pero la prueba me salió rematadamente mal. Me reunió en su despacho y me dijo: «No te preocupes, haces la maleta y te vas a Valencia y ya está, como si no nos hubiésemos visto». Y le dije que no, que yo iba a presentar ese programa. Me dijo: «vale, mañana te doy tres minutos». Al día siguiente, a los 50 segundos de empezar la prueba por el altavoz dijo: «Señores dentro de un mes empezamos la producción. Tenemos presentadora».

-Ha hecho cosas en todas las cadenas, aparte de con Juan del Val, ¿no se casa con nadie?

-No, porque he visto pasar mucha gente por muchas partes, y creo que una tiene que ser fiel a lo que quiere ser y transmitir. Independientemente de donde estés, lo importante son los proyectos y a veces están en un lado y otras veces en otro. He tenido la suerte de poder trabajar en todas las cadenas y muchas veces has pagado un precio, porque no tienes seguridad: un día estás aquí y otro día ya no. Pero en esta vida hay que ser valiente. Yo he intentado serlo. Luego es cierto que cuando tienes hijos no puedes ser tan kamikaze.

Nuria Roca presentando su último programa de 'El Hormiguero'.
Nuria Roca presentando su último programa de 'El Hormiguero'.El Hormiguer

-No es fácil poder hacer eso en televisión

-No es fácil y menos ahora. Existe mucho recelo, y antes podría ser más fácil, pero yo voy a intentar seguir funcionando de la misma manera y es creyendo en los proyectos y la gente que está detrás de ellos. A partir de ahí, dentro de lo que yo puedo manejar lo haré. Y te digo que tampoco es tan complicado, pero tienes que asumir riesgos, yo he llegado a decir a un contrato de dos años de una pasta lo dejo encima de la mesa, porque en realidad yo lo que quiero hacer es otra cosa y con este contrato yo no sé que voy a hacer. Profesionalmente, voy a tener una nómina, pero qué voy a hacer, igual voy a hacer una mierda de programa que no me apetece...

-Qué daría por volver a hacer “Lo mejor que te puede pasar”?

-Ostras, muchas cosas. Creo que en algún momento volverá. Tanto el equipo como el formato. “Lo mejor que te puede pasar” es una lástima que no esté haciéndose. De verdad había ahí una comunidad de gente que cada vez eran más y fue un poco coitus interruptus. Y en ese sentido me da mucha pena por un lado, y por otro, creo que es una historia que además cuando se interrumpió fue no por el equipo ni nada, ni la calidad del programa. Son políticas de la cadena que son decisiones que se toman y ya está y tu estas en medio y te funden. Pero ya te digo que me encantaría volverlo a poner en marcha. Vamos, daría un brazo.

-Cuando le tocó sustituir a Pablo Motos en «El Hormiguero», ¿cómo lo vivió?

-Yo ya lo sabía desde hacía tiempo porque él lo habló conmigo: «Nuria si me pasa cualquier cosa, no solamente de covid, porque tengo una operación por delante, quiero que estés tú al frente». Lo que pasa es que siempre confías en que nunca va a suceder. Le dije «Pablo, te agradezco muchísimo la confianza, este es el mayor regalo que me puedes hacer, pero no te preocupes que no va a pasar». Y un día va y pasa. Entonces creo que la necesidad muchas veces se hace virtud. Es que ni siquiera lo piensas; ni tienes la responsabilidad ni la repercusión y lo único que quieres es pasártelo bien, porque es la forma de que el que está viéndote se lo pase bien. Y a partir de ahí todo fue sucediendo de una forma muy natural. Y Pablo me ayudó en todo absolutamente, hablando conmigo constantemente, fueron dos semanas muy intensas y sé que te diré que el primer programa ni siquiera lo recuerdo. Porque a hora y media del programa yo no sabía quien era el invitado.

-Hubiera querido hacer menos audiencia?

-No, no. Hubiera querido hacer más. Creo que una cosa no tiene que ver con la otra y además Pablo estaba encantado de verdad.. Yo le estaba cuidando a su niño. Y yo quería que él se sintiese orgulloso de que yo lo tuviera en brazos.

-Aquello de que la gente aseguraba que quería que lo presentase usted siempre...

-La gente también es muy mala y miente mucho. También te digo que es la menos. La mayoría de la gente alababa mi trabajo, pero tampoco ponían en duda la continuidad de «El Hormiguero» tal cual. Todo el mundo sabía que era una sustitución muy puntual y ya está.

-¿Qué decimos sobre las acusaciones de actitud machista de Pablo Motos?

-Me he pronunciado muchas veces sobre el tema. Te lo voy a resumir en una frase ’'cuando al tonto le da por los espárragos...’', y ya está. Es decir en un momento dado le dio a la gente de Twitter, a los maleantes del Twitter, de decir una cosa y se hizo un dogma de eso. A partir de ahí es muy difícil quitar una etiqueta, pero es absolutamente injusta y además es falsa. Me gusta mucho que me hayas hecho la pregunta porque porque ya está bien de no indagar y de no rascar y de dar las cosas por hecho sin esforzarnos un poquito. Pablo a mucha gente no le gustará y cualquier cosa que haga... cuando tienes mucho éxito también tienes muchos detractores. y normalmente suelen hacer mucho ruido. A la gente le gusta mucho tener una cabeza de turco y hacer de alguien un sparring yo también lo he sufrido en primera persona en otras ocasiones. Lo que hay que tener son unas espaldas muy anchas y darle importancia a lo que realmente es importante.

-Y ahora es usted influencer...

-Esto es una tendencia. Es verdad que da la sensación de que quizá la gente es un poco aburrida, por eso nos fijamos tanto en los demás. Porque mientras esto se convierta en un juego y lo disfrutes como algo lúdico, me parece muy bien. Ahora que te lo puedas tomar en serio..., a amenos que te dediques a eso profesionalmente. Le tengo muchísimo respeto pues me lo tomo como algo muy divertido.

-Parece que Nuria Roca no se enfada nunca, ¿qué pasa cuando sí?

-Pues saltan las alarmas, porque tengo muy mala hostia.

-¿Se esconden en casa cuando se enfada?

-A ver, sí. Tengo un carácter que me gusta hacer la vida fácil a los demás. Eso es así, como también me gusta que me la hagan a mí y yo no suelo poner problemas para nada. Pero hay cosas que me sacan de quicio o me rebelan, o me producen impotencia. Eso es lo que me hace saltar. Entonces tengo muy mala leche y yo voy aguantando hasta que luego hay un punto de no retorno. Creo que tampoco es muy positivo, pero cuando ya existe ese punto de no retorno soy poco conciliadora y ahí tengo que aprender.

-Está contenta de su momento teatral con Antonia San Juan en “La gran depresión”

-Estamos felices hasta el punto de que desde que estrenamos hasta ahora mismo hemos agotado todas las localidades en todas las plazas donde hemos toreado. En septiembre venimos a la península y estamos muy contentos.

-Hasta donde pueda contar, ¿qué tal la grabación de “Family Feud”?

-Pues mira te puedo contar cosas maravillosas. Ha sido un formato extraordinario. Parece mentira que el “Family Feud” que lleva tantos años funcionando en Estados Unidos no se haya adaptado antes en España. La verdad es que lo hemos disfrutado y nos hemos divertido. Creo que tiene una clave para mi maravillosa: no existe error posible. Es decir, todo el mundo desde casa puede participar con su opinión, y nunca fallará. Otra cosa es que coincida con la opinión generalizada, pero es un programa positivo. Y luego las guerras que hemos tenido entre diferentes colectivos han sido muy divertidas.

-¿Le resbalan las críticas por ser imagen de marcas?

-No es que me resbale, es que las defiendo a muerte: es mi trabajo. Yo aprendí hace muchísimos años que la publicidad es lo que nos sustenta a todos. Ir en contra de la publicidad es ir en contra del mundo ahora mismo. Entonces para mí la publicidad es un premio a mi trabajo. Ojalá pudiera hacer más publicidad.

-Oiga, si nos encantan sus pecas, ¿qué podemos preguntar?

-Te voy a contar una cosa. Mis pecas han desaparecido porque me hice un tratamiento de láser porque me estaban saliendo manchas y se me borraron las pecas. Para que veas que cometo errores en mi vida.