¿Quién es Pelayo Gayol?, el “superhombre” instructor de los GEO españoles

Es el inspector que entrena y selecciona a este cuerpo de élite y ha luchado contra ETA, contra el terrorismo yihadista, asaltado buques, defendido embajadas...

El Inspector Pelayo Gayol, instructor y entrenador de los GEO
El Inspector Pelayo Gayol, instructor y entrenador de los GEO FOTO: La Razón (Custom Credit)

La serie “G.E.O.” que estrenó el pasado mes de octubre Amazon Prime, refleja como pocas la realidad del Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional, uno de los cuerpos policiales de élite para prestigiosos y exigentes del mundo. A lo largo de los ocho episodios se muestran cómo un centenar de aspirantes atraviesan todo el durísimo proceso de selección, la mayoría de los cuales se van quedando por el camino ante la dificultad del entrenamiento y las pruebas.

Pero si algo llama la atención de la serie es la figura del inspector Pelayo Gayol, el jefe instructor de los GEO y bajo cuya tutela y sentido del deber se van curtiendo los aspirantes para convertirse en ese grupo de “elegidos” que pasan a formar parte del equipo.

Durante todo el proceso es, al tiempo, ese instructor exigente que por momentos recuerda a aquel sargento Hartman de “La chaqueta metálica” pero que no deja de ser también un padre protector y exigente que solo quiere lo mejor para los suyos.

Pero, ¿quién es Pelayo Gayol?, ¿por qué todos los aspirantes le respetan y casi le reverencian? Pues más allá de porque está al frente de la cadena de mando, porque es uno de los policías, (un GEO, por supuesto, con 22 años de antigüedad en la unidad) con un historial más impresionante de España.

Con casi tres décadas de experiencia a sus espaldas, se curtió en la lucha contra ETA en los años 90, cuando llegó a la Policía Nacional y estuvo implicado, entre otras muchas operaciones, como asaltos a buques en alta mar o en las investigaciones de los atentados del 11-M en Madrid. Fue precisamente en la acción contra el grupo de yihadistas que se había refugiado en un piso de Leganés donde sufrió uno de los más duros reveses de su carrera.

Pelayo Gayol estaba entre el grupo de agentes de los GEO que participó el 3 de abril de 2004 en el asalto a dicha vivienda de la calle de Carmen Martín Gaite del barrio de Leganés Norte y que acabó con los terroristas inmolándose y llevándose por delante la vida del policía Francisco Javier Torronteras, casado y con dos hijos.

Antes de que pudieran asaltar el piso, los terroristas hicieron explotar 20 kilos de explosivos, cuya onda expansiva mató a Torronteras, un agente curtido en operaciones antiterroristas y en misiones internacionales.

Precisamente Pelayo Gayol era otro de los agentes preparado para entrar en el piso y Torronteras uno de sus amigos y cuya muerte le marcó para siempre.

“Las secuelas físicas que me quedaron fueron mínimas”, dice, pero sobre su compañero muerto reconoce que muy pocos días han pasado desde aquella fatídica tarde noche en los que su imagen no me venga a la mente, lo cual quiere decir que sigue aquí, es como si no se hubiera ido nunca. En muchas taquillas de compañeros, en la mía, hay una foto suya, y eso es bonito”, recalca en uno de los episodios de la serie.

Relata cómo se enteró de los atentados de Madrid y cómo lo vio por televisión, pero tenía claro cuál era su papel: “No era un empleado de banco, yo era de la unidad que tenía que detener a esa gente y me acuerdo que le dije a mi mujer a esta gente la tengo que detener sí o sí”. Y tras lo ocurrido en el piso de Leganés explica cómo “cada uno afronta estas situaciones de una forma distinta, en mi caso lo que me quedó claro totalmente es que en la vida tienes que saber lo que es importante y lo que no y que los planes se hacen a muy corto plazo, eso se me quedó grabado a fuego”.

Fue en 2015 cuando ascendió a Inspector y no lo hizo de cualquier manera, sino que fue el número 1 de su promoción con una nota de 9,48 sobre 10 y muy delante del segundo en la lista, que se quedó en 7,63.

El ahora responsable de la instrucción de los futuros “geos” habla en la serie de sus orígenes asturianos, de su padre ganadero y de lo que tira la tierra, pero sobre todo de su gran pasión por el cuerpo y por el Grupo de Operaciones Especiales.

“Todo circula en torno a este escudo, a esta base, a esta forma de vida, mis aficiones, mis hobbies, mi tiempo libre... todo gira en torno al GEO. No entiendo mi vida sin el GEO”, explica en un momento de la serie.

En una de sus últimas misiones en Kabul, tras la toma de Afganistán por los talibanes este pasado mes de agosto, a los GEO y UIP destacados en el país se les ofreció la posibilidad de ser evacuados al principio. Sin embargo, la veintena de agentes de estas unidades destacados allí lo rechazaron y decidieron salir en el último avión, algo por lo que el Ministerio del Interior les homenajeó el pasado mes de septiembre. Sin embargo, varios sindicatos policiales se han quejado porque no se les haya concedido la medalla de plata, el máximo reconocimiento del Mérito Policial, y solo se les haya dado la cruz con distintivo rojo.

“Fuimos los primeros en llegar y también los últimos en salir. No podía ser de otra manera. Somos policías nacionales y volveríamos a tomar la misma decisión”, dijo José Antonio García, oficial del GEO y agente que, en nombre del operativo de veinte efectivos desplegado en Afganistán, entre los que estaba Pelayo Gayol, ha resumido los “difíciles días” que han pasado en el país para tratar de ayudar al mayor número de ciudadanos.

En el acto los agentes entregaron al ministro de Exteriores la bandera española que ondeaba en la delegación de nuestro país en Afganistán.

Preguntado recientemente en una entrevista cuál es el perfil para formar parte de los GEO, más allá de superar todas las pruebas, la respuesta es clara: “Es muy sencillo: al final tienes que desearlo, tienes que tener pasión y estar convencido de que quieres pertenecer al GEO. Y además es fundamental que tu labor en equipo sea exquisita, este cuerpo individualmente no funciona prácticamente nunca”.

Las funciones de los GEO

Las operaciones en las que interviene el G.E.O. son aquellas que otros miembros de la Policía Nacional no pueden realizar debido a su alta peligrosidad o en las que se exige una especial cualificación, como así lo refleja la Resolución de 27 de diciembre de 1989 en su apartado segundo refiriéndose a sus funciones, diciendo:
  • Liberación de personas secuestradas o tomadas como rehenes.
  • Reducción o neutralización de los integrantes de bandas terroristas, grupos armados o delincuentes peligrosos.
  • Apertura y entrada en los lugares utilizados por los componentes de bandas terroristas y de grupos de delincuencia organizada.
  • Ejecutar los dispositivos de protección de personas y bienes que se les encomienden y precisen una especial cualificación.
  • Prestar servicio de seguridad en las sedes de las representaciones diplomáticas y consulares de España en el extranjero, cuando se considere oportuno.
  • Realizar reconocimientos subacuáticos tendentes a la búsqueda de víctimas, artefactos explosivos o cualquier otro efecto utilizado para la comisión de un hecho delictivo.
  • Realizar cualquier servicio cuya ejecución precise una especial cualificación.
Estas operaciones se justifican por el efecto disuasorio, intimidatorio y resolutivo de los integrantes de la unidad, reduciendo el riesgo al mínimo ante una posible respuesta de los delincuentes.