«Las vueltas que da la vida» o cómo es rodar en el metaverso

Movistar+ estrena hoy el primer innovador capítulo en el que participa Ana Milán, Ana Brito y Carmina Barrios

Carmina Barrios con Ana Milán
Carmina Barrios con Ana Milán FOTO: Movistar+

El humor vuelve a entrar en nuestras casas, en nuestras vidas, pero esta vez de una manera distinta. Un proyector pionero es el que ha llevado a cabo VidaCaixa con la colaboración de TBS y Movistar Plus+ para la creación del programa «Las vueltas que da la vida». Son cuatro episodios con el humor como eje de todo, pero convirtiendo cada entrega en la primera producción audiovisual en España que da el salto al metaverso. La aseguradora pasa al mundo virtual con un branded content en clave de humor que reúne a cinco generaciones de mujeres del mundo del cine, la televisión y las redes sociales en su reparto: Carmina Barrios, Ana Milán, Henar Álvarez, Ana Brito y Mariona Casas. La serie se estrena hoy en el canal #0 de Movistar+ a las 21:40 y así se hará cada sábado.

Se trata de un diálogo sin guion para exponer a las protagonistas a los grandes temas de la vida, esos que asustan, alegran y nos hacen temblar a todos, pero no de la misma forma. Es una invitación a la reflexión de manera espontánea, divertida en ocasiones, profunda y trascendental en otras, en la que salpican las conversaciones con las distintas experiencias y aventuras de las protagonistas con un maravilloso foco, que lo cambia todo, que es la edad de cada una de las protagonistas. La muerte, la familia, el futuro... Y respecto a eso conversaron dos de ellas en la presentación, Ana Milán y Ana Brito. Milán no dudó en destacar la brillantez en la serie de Carmina Barrios: «Es un ser superior que está por encima del bien y del mal y le da igual lo que piensen de ella», aseguró.

Una de las cuestiones que se trató fue precisamente ese prisma que ofrece la diferencia generacional de las actrices, «con la edad ves las cosas con mayor perspectiva. Mariona, por ejemplo, tiene inseguridades que le son propias», contaba Brito, mientras Milán recalcaba que «la alegría de Carmina ha sido lo más esperanzador».

Hasta aquí estaría bien, pero la idea de «Las vueltas que da la vida» es dar un paso más para meterlo nada menos que en el metaverso. Ese mundo virtual que hasta hace poco formaba parte de la ciencia ficción y ahora es un mundo alternativo en el que es posible interactuar con otros usuarios, crear avatares personalizados y diseñar un entorno a medida. «Hace seis meses era impensable para mí pensar en presentar el primer rodaje en el metaverso», empezó diciendo Javier Valle, consejero director general de VidaCaixa, que inauguró el acto junto a Cristina Burzako, CEO de Movistar Plus+, y señaló la importancia de «apostar por las historias y el talento de nuestro país. Esta serie es una maravilla. Empecé a verla por la curiosidad y me la acabé entera», reconoció.

El primer capítulo transcurre en una noria. El primer desafío, el miedo a las alturas. «Se crean momento muy íntimos, por eso la naturalidad que se refleja. Hay ratos en los que igual una de las dos personas que está subida ahí arriba está muerta de miedo y cuentas cosas que en otro momento no lo harías», recuerda Ana Brito. «Ocupándome del vértigo de Carmina me olvidé del mío», relató Milán, «y creo que esto se podría aplicar a muchas cosas de la vida».