Ocio

Urdiales, un homenaje gigante 20 años después

Espartaco, Curro Vázquez, Luis Francisco Esplá, Javier Conde, Rafael de Julia... en un emotivo homenaje que llenó el Teatro Cervantes de Arnedo dos décadas después

Diego Urdiales y su hombre de confianza y apoderad Luis Miguel Villalpando, durante el homenaje en Arnedo
Diego Urdiales y su hombre de confianza y apoderad Luis Miguel Villalpando, durante el homenaje en ArnedoLa Razón

Arnedo estaba de fiesta. De celebración. Hacía 20 años que el torero local Diego Urdiales se convirtió en matador de toros. Dos décadas después, su peña taurina quiso brindarle un homenaje y lo hizo a lo grande. El teatro Cervantes de la localidad riojana donde se celebró se llenó hasta la bandera y fueron muchos los compañeros y amigos que quisieron acompañarle en este día.

La gala estuvo organizada en cinco bloques de mesas redondas con un comienzo estelar. Desfilaron Juan Antonio Ruiz “Espartaco”, Luis Francisco Esplá y Curro Vázquez para disertar la figura de Diego Urdiales bajo la batuta de la Jefa de Sección de LA RAZÓN, Patricia Navarro. “Cuando sueño con la faena perfecta sin duda me viene a la cabeza la de Diego en Madrid en la Feria de Otoño", apunto Curro Vázquez. Un buen puñado de anécdotas que fueron salpicando la tarde hasta convertirse en noche durante más de tres horas de gala en la que, además, se visualizaron distintos vídeos con mensaje para Diego de familiares, amigos y compañeros de la profesión. Entre ellos, dos grandes entre los grandes como son el caso de Curro Romero quien destacó la grandeza humana de Urdiales diciéndole “Tú eres punto y aparte” y su majestad “El Viti”. También toreros en activo como Pablo Aguado o Paco Ureña, que lamentaron no poder acompañar al diestro en ese día.

Espartaco, Esplá y Patricia Navarro, en el homenaje a Diego Urdiales en Arnedo
Espartaco, Esplá y Patricia Navarro, en el homenaje a Diego Urdiales en ArnedoLa Razón

Tres ganaderos de distintos encastes participaron con el periodista Paco Aguado al frente. Victorino Martín, Moisés Fraile, por la ganadería de El Pilar, y el riojano Carlos Lumbreras, donde se fraguaron de alguna manera los primeros pases.

La gala, presentada por Elena Salamanca, que moderó también una mesa redonda con Javier Conde, que se explayó en halagar a Urdiales, el torero Rafael de Julia, profesor de la Escuela Taurina de Madrid y amigo del torero de Arnedo y Tomás Campos, compañero y amigo del diestro.

El periodista Pablo García Mancha se las vio con el enólogo Roda Agustín Santolaya, que tuvo una intervención inspiradísima, así como el cocinero Francis Paniego, que hizo una maravilloso paralelismo entre la cocina de vanguardia y el maravilloso reencuentro de la cocina tradicional con la pureza del toreo de Diego y el pelotari Titín III, que abundó en halagos.

El momento más íntimo regresó de la mano de Aguado para volver a los orígenes. A Rafael Guerrero, la primera persona de confianza que ayudo a ese “chavalito” de Arnedo de doce años que quería ser torero, antes de que David Vicente Iglesias, el padre del periodista Israel Vicente, que también intervino, apareciera en su vida, para dar continuidad al hombre de confianza mayúsculo Luis Miguel Villapando, que se emocionó al recordar algunas facetas de los comienzos. Su mujer, Marta Tomás, los hermanos, Juanjo y Rubén, sus padres, y por supuesto, su hija Claudia, no pudieron faltar en la celebración de los primeros 20. Dos décadas de tauromaquia de un torero de Arnedo icono ya de pureza: Diego Urdiales.