Cogida de Ponce en El Puerto con Ana Soria en el tendido

Morante y Pablo Aguado completan el cartel a plaza llena, dentro de las medidas de la nueva normalidad

Era la cuarta corrida de Ponce este año. Esta vez en el festejo más relevante, o uno de ellos de la temporada. El Puerto de Santamaría celebraba sus 140 años y se homenajeaba también a Joselito El Gallo. Lleno de No hay billetes y emoción.

El himno, el llenazo, el minuto de silencio por las víctimas del covid…

Ponce actuaba en primer lugar con un toro que fue bravo, pero no regalaba las cosas, exigía. Compuso una faena del gusto del público, aunque sucia de ejecución y al entrar a matar, en el segundo encuentro, salió prendido. La cogida era fea, pero salió ileso.

Ana Soria ocupaba una barrera de la plaza muy cercana al burladero de matadores. Fueron múltiples las veces que Ponce se acercó a ella e incluso le dio la mano. El romance, continúa.