Apunta Oaxaca. Falta poco para la gran fiesta de la Guelaguetza

Vamos a Mitla, a Monte Albán y a la fiesta, pero primero a la capital

La Guelaguezta
Oaxaca, México
La Guelaguezta Oaxaca, MéxicoTurismo de México

Cuando alguien se emociona al hablar de algún lugar es por algo. La casa de la familia de Isabel Martínez en Oaxaca, la Casa de los Leones, perteneció a su abuelo que llegó a la ciudad a finales de 1800 y está ubicada en el centro histórico. Ha sido conservada a través del tiempo por sus descendientes. Cuando le pregunté por sus rincones favoritos, la emoción se notó desde el primer momento. “Me encanta hablar de ella. Tengo tantos recuerdos con mi abuela, con mi familia. Hay tantas cosas para ver, el arte, la artesanía, la gastronomía... Es maravillosa...Te encantará conocerla”

Casa de los leones en Oaxaca FOTO: Isabel Martinez

La ciudad de Oaxaca posee cumbres de más de tres mil metros de altura, cavernas que se encuentran entre las más profundas del mundo, playas vírgenes, selvas escondidas y valles que acogen poblaciones donde se funden, las culturas de pueblos que aún conservan su cultura y sus costumbres. La fama de Oaxaca se la debe a su arquitectura y su gran riqueza cultural. Los zócalos en México son el corazón de las ciudades, aquí pasa lo mismo. Mercados y galerías colindantes. Los trabajos artesanos son joyas y aquí son protagonistas.

Patio interior de la Casa de los Leones. En la imagen Isabel Martínez FOTO: Isabel Martínez Alicia Romay

Isabel propone que partamos desde su casa que está en pleno centro. Desde este punto de la ciudad, emprenderemos camino por lo más imponente de la capital oaxaqueña. Oaxaca es un estado grandioso por sus multiculturalidad,por su historia, por ser tan pintoresco, tan colorido, tan lleno de tradiciones, por sus alebrijes, por la Guelaguetza y por innumerables motivos. También por sus riquísimas tlayudas entre un sin fin de platos deliciosos y por sus célebres personajes como Benito Juárez y Porfirio Díaz por mencionar poquísimo de lo que es este gran lugar mexicano.

Templo de Santo Domingo en Oaxaca FOTO: Isabel Martinez

El templo de Santo Domingo

Hemos caminado cinco calles desde la casa de Isabel y llegamos al templo. Los dominicos llegaron a Oaxaca a finales del año 1528 y en 1551, el Ayuntamiento de la Villa de Antequera, les donó un terreno comprendido de varias hectáreas (20 solares) para construir un convento. La obra se inició una vez que los terrenos fueron donados, pero pasaron los veinte años de plazo que les habían concedido y el edificio no se terminaba de construir, por ello y tras negociaciones, el ayuntamiento les dio 10 años más para concluirlo. La construcción tomó más fuerza tras los dos temblores en los años 1603 y 1604, en los mismos que destruyeron el templo de San Pablo en donde vivían los padres dominicos.En 1608 fue inaugurado aún sin concluir. El retablo mayor fue colocado en 1612.

A lo largo de la historia, ha sido ocupado por el ejército realista e insurgente que participaron en la guerra de Independencia en 1812 y también por los centralistas y federalistas hasta la llegada de Benito Juárez. En 1859, se aplica la llamada “LEY DE LAS IGLESIAS” y el templo fue destinado para albergar al Ejército Mexicano hasta 1902 cuando llegó a la presidencia Porfirio Díaz. Uno de los pasajes que los historiadores cuentan del templo acontecido durante la revolución, fue cuando los militares instalaron una letrina en el espacio del altar… El papa Juan Pablo II lo visitó y ofreció una celebración religiosa para los enfermos durante su viaje apostólico a México en 1979.

La riqueza cultural de Oaxaca es inmensa pero de la mano de Isabel conoceremos algunos de sus sitios favoritos. La ruta será interesantísima.

Ahora toca entrar a la Quinta Real (antiguo hotel Camino Real) ¿Y por qué vamos a un hotel? Si te gustan los edificios históricos no te pierdas esta joya del siglo XVI, no puedes dejar de visitar este espacio y recrearte con sus paredes e historia. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. Albergó al Convento de Santa Catalina de Siena, fundado por Fray Domingo de Betanzos. Entrad en en enlace mirad que gran historia tiene. Visitaremos también los lavaderos y la antigua capilla.

Ahora toca la visita el Museo de las culturas de Oaxaca, el Ex Convento de Santo Domingo de Guzmán

Museo de las culturas Oaxaca Imagen programa Destinos México. FOTO: programaDestinosMexico Alicia Romay

Fue fundado en 1831. Se localiza en el Ex Convento de Santo Domingo, una de las joyas del barroco virreinal fundado por los dominicos. Su construcción se inició en 1575 y se concluyó en 1731.

Podrás ver las “Culturas milenarias” 10,000 aC-200 dC. cuando hace diez mil años, los primeros grupos nómadas de cazadores-recolectores asentados en el actual territorio oaxaqueño, ocuparon cuevas como refugio. “Los tiempos de florecer” (200- 900 dC) que fue la época en que se consolidó el estado zapoteca hasta el abandono de Monte Albán, la que llegó a ser la ciudad más importante ya que fue el centro político de la época ( a Monte Albán iremos en unas líneas más)

Seguimos en el museo recorriendo “Los tesoros de la tumba 7 de Monte Albán”, la zona llamada “los Señoríos de los que subrayo Mitla a la que iremos también. El museo recorre los momentos más importantes del estado de Oaxaca y su amplísima cultura. A continuación encontraremos el espacio dedicado a “La Conquista Española” (siglo XVI) cuando los españoles introdujeron el ganado y las aves del corral, las plantas, las semillas y las herramientas. Hay un pasaje expuesto que muestra el paso por las epidemias que se le atribuyen a los españoles que causaron muchas muertes entre los indígenas. Viene después la “Epoca de los frailes hasta el siglo” XVII y las reacciones de los indígenas que no renunciaron a su origen milenario, los indígenas pintaron en códices los recuerdos de su pasado, para conservar la memoria de linderos y dinastías. Asimilaron elementos de la cultura hispana: recursos naturales como el trigo, la seda y el ganado; tecnologías como la yunta y el arado, la escritura y las armas e instituciones como el municipio, las cofradías y las fiestas patronales, que enriquecieron y diversificaron aún más su cultura.

El recorrido por el museo es interesantisimo, pasando también por la Revolución en Oaxaca del siglo XX hasta la época actual en donde habitan 15 grupos etnolingüísticos y que cada uno de ellos tiene variantes dialectales.

Una gastronomía enorme

Queremos comer, y comer bien. La gastronomía oaxaqueña es deliciosa y muy rica en sabores y contrastes.

Ya sé que el mole no es algo que guste a todos, pero para los mexicanos es el Rey. En Oaxaca hay siete clases de mole; el negro, rojo, amarillo, coloradito, verde, chichilo y estofado con pollo y aceitunas. El más famoso y complejo es el mole negro, que lleva 34 ingredientes, incluyendo 6 variedades de chile.

Mole negro de Oaxaca con pollo y ajonjolí FOTO: Alicia Romay

El mole rojo es el más picante y su preparación es muy parecida a la del mole negro, pero los chiles no se tuestan por completo para conseguir el color rojo. Después nos vamos con la Tlayuda. Su origen es de los valles de este estado mexicano. El nombre proviene de la palabra «tlao-li» (maíz desgranado) en Náhualt y a esto se le añadió un sufijo español que significa «abundancia» (uda). Es una tortilla de maíz. No pueden faltar los Chapulines (saltamontes). Dicen los oaxaqueños que quien coma chapulines nunca abandonará el estado. Los saltamontes los empezaron a comer los indígenas hace 3000 años. Se asan en grandes comales (planchas de hierro) y se aderezan con chile, sal y limón. Los oaxaqueños y mexicanos los comen principalmente como botana (aperitivo).

Comal. Plancha de hierro mexicana FOTO: Alicia Romay

No pueden faltar los tamales, de los que existen referencias desde muchos años aC. La palabra en náhuatl es «tamalli» que significa «envuelto». Es una masa de maíz a la que se le añaden diferentes ingredientes y se envuelven en las hojas de plátano.

Después de pensar en la deliciosa gastronomía oaxaqueña, nos vamos directamente al restaurante los Danzantes, en donde pediremos, para abrir boca, unas DOBLADITAS con crema de chintextle, hongos silvestres y chorizo a continuación un “PULPO A LAS BRAZAS” (como lo llaman ellos en su menú) con ensalada de betabel (remolacha) arúgula (rúcula) y salsa macha, y de plato fuerte el pescado del día de la Costa de Puerto Ángel , con mole amarillo, costra de chichilo, verduras salteadas. También hay tostadas, huarache de quesillo fundido, o chilorio de pato… Podría seguir pero no debo...

Ahora toca tarde de mucho arte, arte mexicano .

Iremos a visitar la Galería Quetzalli que no sólo despliega el trabajo de artistas consolidados con amplia trayectoria, sino que exhibe propuestas actuales que proporcionan una muestra ecléctica. La peculiar visión oaxaqueña y el panorama actual del arte en México. Entre los creadores que exponen regularmente con la Galería se cuentan Francisco Toledo, Maximino Javier, Alejandro Santiago y José Villalobos. Actualmente está expuesta la exposición Monte Análogo de Emilia Sandoval artista nacida en Chihuahua que con sus trabajos nos dan una cierta noción de la búsqueda que se da en los escritos e ilustraciones de los viajeros naturalistas. Sólo que Emilia lo hace de modo más personal y particular: como si, al mismo tiempo de buscar y rebuscar en la geografía, estuviese explorando un territorio vasto e interior: el de las memorias, sueños e imágenes que habitan en su mente. “Monte análogo” es la metáfora de una búsqueda particular: nadie sabe adónde llegará ni si en realidad eso que se busca existe. Sin embargo, no puede dejar de hacerlo, de crear. Lo que va dejando en el camino son como postales de un viaje vital. Podemos tomar cada obra de Monte análogo como un cuaderno de viaje".

Espacio... Emilia Sandoval (Chihuahua, México, 1975) Exposición: Monte Análogo Galería Quetzalli Oaxaca Cortesía: María Saldaña Julián FOTO: Galería Quetzalli

Nos vamos de terrazas

Isabel dice que hay que ir a las terrazas de Santo Domingo . Es un espacio en la ciudad con vistas espectaculares. Allí será nuestro sitio para terminar el día. Ahhhh!!! y claro está, tomaremos un riquísimo mezcal con ¡gusano incluido! ¿Quieres saber cómo beberlo y algunos detalles más sobre la bebida por excelencia en Oaxaca? Aquí los tienes. ¡Atrévete a probarlo! Seguro que repetirás.

Seguimos ruta, ahora vamos a Monte Albán

Si te gusta la arqueología no te la puedes perder. Visitar Monte Albán estando en Oaxaca es prácticamente obligado. Fue un asentamiento zapoteca que albergó a la nobleza, su palacios, conjuntos habitacionales, tres juegos de pelota y sus plazas lo reflejan claramente. El periodo de ocupación va del Preclásico Medio al Posclásico Tardío (500-850 d.C.) Se disfruta enormemente el recorrido por su riqueza histórica y por las vistas al Valle del Etla que son impresionantes.

Monte Albán Oaxaca México FOTO: programa Destinos México Alicia Romay

Monte Albán se encuentra a 8 kilómetros al poniente de la ciudad de Oaxaca de Juárez. No se conoce el nombre original, algunas propuestas son Danibaan o “Montaña Sagrada”, “Colina del Jaguar”, Danibéeje o “Cerro del Tigre”. Otros dicen que se refiere a las flores blancas de los árboles de cazahuate que cubren el cerro. Fue una de las ciudades más importantes de Mesoamérica. Se fundó en el 500 a.C sobre la cima de una montaña en el centro de los Valles Centrales de Oaxaca y funcionó como capital de los Zapotecas desde los inicios de nuestra era hasta el 800 d. C. En su momento de mayor desarrollo, Monte Albán llegó a tener cerca de 35,000 habitantes, quienes vivían en su mayoría en las laderas de la montaña dedicados a la agricultura. La zona arqueológica de Monte Albán, fue declarada por la UNESCO conjuntamente con el Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca como Patrimonio Cultural de la Humanidad el 11 de diciembre de 1987.

La fiesta de las fiestas: La Guelaguetza.

La Guelaguetza Oaxaca, México Imagen. Turismo de México FOTO: Turismo de México

La tradicional Guelaguetza de Oaxaca se celebra en verano. Este año está programada del 20 al 27 de Julio. Habrá que esperar cómo va el control del Covid-19. Sería la 40 Edición de la máxima fiesta de los oaxaqueños. Forma parte de los cultos populares a la Virgen del Carmen, razón por la que se celebra los dos lunes más cercanos a la festividad católica de esta celebración mariana. Su nombre se deriva del vocablo zapoteca “Guendalezaa” que significa “ofrenda, presente, cumplimiento; también se le conoce como “Fiesta de los Lunes del Cerro”.En la época prehispánica: en la que podemos admirar las danzas que realizaba el pueblo mexica en honor de la Diosa Centeotl (Diosa del Maíz Tierno). Es la danza de las vírgenes de las cuales se seleccionaba a la doncella que sería sacrificada el cual era un gran honor para ella y que trascendía a su familia y la danza de los guerreros jóvenes. En la época de la Colonia se inicia con las danzas que seguían realizando los mexicas en honor a sus dioses hasta la conquista de los españoles. Después continúa con una procesión en honor a la virgen del Carmen y una especie de carnaval en la que participan las marmotas, las chinas de calenda, los “zancudos” de Zaachila y sobresale la participación de la “sierpe” que es una especie de serpiente gigante, acompañados por la música de la banda del estado. En la época del México Independiente: que consiste en un paseo en donde se admiran a las catrinas con sus grandes trajes, los charros, las chinas de calenda y todos los habitantes, en el que prueban los productos que ofrecen los vendedores de la región.

Y no podemos dejar de ir a Mitla

Mitla Imagen: Programa Destinos México FOTO: Programa Destinos México

Su nombre completo es San Pablo Villa de Mitla. Está rodeado por enormes cerros que forman un verde tapiz durante la temporada de lluvias. Es una de las zonas arqueológicas más importantes de Oaxaca. Fue habitada por zapotecos y mixtecos en distintas épocas por lo que destaca la mezcla cultural. En lengua náhuatl, Mitla significa “Lugar de muertos”, y en zapoteco “Lugar de descanso”. Su patrón es San Pablo. se festeja el 25 de Enero. Antes de la conquista española, fue un centro ceremonial zapoteco. Sus dialectos son el zapoteco y el mixteco.

Antes de marcharnos de este primer viaje a Oaxaca, tenemos que ir por nuestro alebrije.

Alebrijes de Oaxaca FOTO: programa Destinos México

Su origen tiene una curiosa historia ya que su creador, Pedro Linares López , que era cartonero de oficio y originario de la Ciudad de México, enfermó, perdió la conciencia y cayó en un profundo sueño en el cual pudo ver a criaturas extrañas que gritaban ¡Alebrijes!. Al recuperarse pudo plasmar en su trabajo las extravagantes criaturas que parecen traídas de otro mundo con atractivos colores brillantes. En Oaxaca, se realizan los alebrijes en madera de copal principalmente en los pueblos de San Martín Tilcajete y San Antonio Arrazola, donde numerosas familias trabajan en la talla de figuras que luego colorean con pintura vinílica. Mirad ese taller en San Martín Tilcajete.

Os podéis descargar el alebrije que os guste como fondo de pantalla, os dará suerte y ¡pronto podremos viajar a Oaxaca!