Escapada con niños: paseo en catamarán, baño con atunes en Tarragona y degustación de sashimi por 39 euros

Uno de los planes más originales de Tarragona queda abierto a todas las edades y tiene la diversión asegurada

Banco de atunes en Malta/ Foto: www.wild-wonders.com
Banco de atunes en Malta/ Foto: www.wild-wonders.com

Creo de verdad que nuestra alimentación mejoraría si conociésemos lo que comemos. Quiero decir que si nos dijeran que las vacas lecheras son en realidad descendientes de una criatura colosal que era el uro primigenio, algo parecido a los búfalos pero con el pelo más largo y todavía más mala leche, y si nos dijeran que las vacas son capaces de correr a cuarenta kilómetros por hora (más o menos lo mismo que un Tiranosaurio Rex) y demás curiosidades que conviertan a la vaca susodicha en una criatura magnífica y cuyo sacrificio en el matadero ha dependido de miles de años de evolución y colaboración con el ser humano, entonces cada vez que nos encontrásemos de frente con un filete no lo cocinaríamos rápido y corriendo, con mucho aceite en la sartén. Conocer nuestro entorno puede concedernos una oportunidad para valorar el producto como merece y es maravilloso.

Algo parecido debieron pensar los creadores de Tuna Tour en Ametlla de Mar (Tarragona), pero esta vez con los atunes. El plan es sencillo e involucra las aguas mansas del Mediterráneo. Solo disponible entre los meses de abril y octubre, que es precisamente la época de los atunes. Te subirás a bordo de un catamarán donde te explicarán la historia, la biología y el valor gastronómico de los imponentes atunes rojos, una criatura suculenta y enorme cuya comercialización puede encontrarse en casi cualquier rincón del mundo, desde los mercados costeros de Japón hasta las lonjas abarrotadas de Brasil.

Dato curioso número 170 sobre los atunes: cada año se consumen en el mundo cerca de 50.000 toneladas de atún de aleta azul, el equivalente a cinco torres Eiffel.

Dato curioso número 171 sobre los atunes: solo en Japón se consume el 80% de esta cantidad.

Tras un agradable paseo en catamarán, los entusiastas del atún arribarán a una piscina preparada in situ y verán con emoción cómo los encargados arrojan caballas enteras al agua para atraer a las fieras. Pronto los atunes que pululaban en las profundidades de esta piscina improvisada en pleno mar saldrán a la superficie para ponerse tibios a caballa y luz de sol. Son cientos de atunes rojos. Dos metros y medio de largo por 250 kilos de peso. Gigantes acuáticos. Brillantes bajo la espuma de olas. A continuación podemos lanzarnos al agua patos con las gafas de bucear y el equipo de snorkel. A jugar al pilla pilla con estos monstruos capaces de nadar a 80 kilómetros por hora y que comen sin parar caballas, anchoas, arenques, lenguados, calamares, camarones, anguilas e incluso otros atunes más pequeños. A conocer esta criatura magnífica y algo agresiva cuando se lo propone, aunque se encuentra en peligro de extinción debido a las prácticas de pesca abusivas.

Dato curioso número 269 sobre los atunes: en la lonja de pescados de Tsukiji de Tokio llegó a venderse un atún de 200 kilos por 108.000 euros.

Después de bañarnos con los atunes, sintiendo su piel suave y sedosa escurriéndose entre nuestro tobillos, tomándonos fotografías y disfrutando del sol de un día estupendo, regresamos al catamarán para realizar el sacrificio: una degustación de sashimi de atún rojo Balfegó (calidad suprema) acompañado con wasabi y salsa de soja. Te garantizo que nunca probarás un atún con tantos sabores, ahora condimentado con las curiosidades que nos contaron que y hacen de cada bocado un pequeño milagro rojo y suculento. Y todo ello por un precio de 39 euros para los adultos y 15 euros para los niños. Es el plan perfecto para no pasar calor y salir de la rutina de la playa.