La Eurocámara acreditará en breve a Puigdemont y Comín

“España tiene secuestrado a un eurodiputado y pido su libertad inmediata”, ha dicho el ex presidente catalán, que ha comparecido en Bruselas, donde permanece huido

Thumbnail

Dentro de las paradojas del procés, el gran beneficiado por la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre el alcance de la inmunidad de Oriol Junqueras no es otro que su principal rival político: Carles Puigdemont. La contundencia del veredicto sobre el político republicano ha acelerado los acontecimientos de tal forma que pocas horas después el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, pedía “ a las autoridades españolas competentes que cumplan” con la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre la inmunidad de Junqueras.

Como modo de predicar con el ejemplo, el presidente de la Eurocámara también instaba a los propios servicios jurídicos de la institución a elaborar un dictamen de manera urgente sobre las consecuencias del fallo para la composición del Parlamento Europeo. Fuentes parlamentarias aseguran que el dictamen puede llegar en las próximas horas, antes del comienzo de las vacaciones navideñas.

Carles Puigdemont ha reconocido en rueda de prensa desde Bruselas “tener muchas ganas de ir lo más rápido posible a Cataluña” a la vez que pedía la excarcelación de Oriol Junqueras. En una comparecencia conjunta con Toni Comín, la euforia era palpable.

Aunque el veredicto de la corte europea se refiere de manera específica al caso de Junqueras, tanto Carles Puigdemont como Toni Comín fueron elegidos el día 26 de mayo en los comicios europeos. Esto implica, según la sentencia del Tribunal, que desde ese mismo día gozan de inmunidad parlamentaria aunque no viajaran a España para acatar la Constitución de manera presencial, por miedo a ser detenidos.

La sentencia ha ido mucho más allá de las hipótesis manejadas por la defensa en los últimos días. Los letrados de Puigdemont y Comín creían que el alto tribunal europeo iba a limitarse a no entrar en el fondo de la cuestión, debido a la inhabilitación de Junqueras tras la sentencia del procés. De esta forma, contaban con tener que esperar hasta que la corte europea se pronunciara de forma directa sobre los recursos interpuestos por los políticos independentistas, ya entrado 2020. “El caso de Junqueras no nos afecta directamente a nosotros, tenemos nuestro propio itinerario al que le quedan algunas etapas. La traducción directa se me escapa, no soy experto en derecho europeo, pero si el tribunal falla en un sentido lo hace para todos", aseguró Puigdemont este mismo lunes.

Si el dictamen de los servicios jurídicos de la Eurocámara es favorable, lo que se da por supuesto, nada impide que Puigdemont y Comín puedan acreditarse como eurodiputados. La inmunidad parlamentaria también conlleva que los políticos independentistas puedan viajar a España y al resto de los países europeos sin miedo a ser detenidos ni procesados e incluso podrían hacer campaña electoral. El único supuesto en el que no puede invocarse la inmunidad es el de flagrante delito.

El Tribunal Supremo puede también enviar un suplicatorio a la Eurocámara para conseguir su suspensión. Esto permitiría continuar con el proceso judicial de las euroórdenes pero los políticos independentistas seguirían manteniendo sus escaños. La justicia belga concedió este pasado lunes un retraso hasta el día 3 de febrero a la espera de la sentencia del alto tribunal europeo. De momento, tanto Puigdemont como Comín siguen manteniendo sus medidas cautelares que les impiden salir del país sin el permiso de la justicia belga.

Como primer paso para la suspensión de la inmunidad, la comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara debería redactar un dictamen no vinculante y después el pleno del hemiciclo procedería a una votación por mayoría simple. Es un procedimiento que puede durar meses. En la primera fase, los eurodiputados tendrían la oportunidad de ser oídos y podrían presentar los documentos pertinentes. La deliberación en este primer estadio es secreta ya que la comisión se reúne a puerta cerrada, pero el propósito de la defensa es la puesta en marcha de un juicio político con el propósito de recabar apoyos ante la opinión pública europea.