La publicidad en redes sociales cae una media del 52% por el covid-19

Algunos sectores, como educación, belleza y finanzas, aumentan su presencia online, mientras otros, como el del gran consumo, turístico o automovilístico, la reducen

A 3D printed Facebook logo is seen in front of displayed coronavirus disease (COVID-19) words in this illustration
La publicidad en redes sociales cae el 52% en relación a las previsiones de los anunciantes para 2020DADO RUVICReuters

Ningún sector económico es inmune a la pandemia global del covid-19. La industria de la publicidad en redes sociales tampoco está al margen de la cuarentena que sufre todo el país por el estado de alarma decretado por el Ejecutivo. Por eso la publicidad en redes sociales ha experimentado un descenso medio del 52% respecto a las previsiones realizadas por los anunciantes para 2020.

No obstante, el sector resiste y se está adaptando a la crisis, según el informe elaborado por Adsmurai, una startup tecnológica española, centrada en el progreso de las marcas en publicidad digital, a través de la automatización y optimización de campañas en redes sociales

De momento, la mayoría de marcas mantienen sus inversiones en redes sociales. Eso sí, se registra comportamientos desiguales por sectores, que se explican por la cuarentena decretada por el Gobierno. Así, la publicidad en plataformas de educación, belleza y servicios financieros no sólo no cae, sino que experimenta repuntes del 135%, 120% y 2%, respectivamente.

Evidentemente, con un consumo de los hogares prácticamente paralizado por las medidas adoptadas para frenar la pandemia, la presencia publicitaria en redes de sectores del gran consumo, de viajes o automovilístico han registrado caídas que van desde el 58%, pasando por el 24% hasta el 21%, respectivamente.

Bajada del precio

En este sombrío panorama, el precio de la publicidad (medido por el coste de cada mil impresiones) en las plataformas, como Facebook o Instagram, ha descendido una media del 25%, según el informe.

Un análisis a través de los distintos sectores pone de manifiesto que el principal problema que preocupa y ocupa a las marcas es cómo adaptar sus estrategias de márketing para conseguir mantener vivo el interés de los consumidores.

Para ello, la inmensa mayoría de las compañías se están adaptando rápidamente a las plataformas online. Se trata de mejorar sus procesos de venta on-line, con el objetivo de mitigar potenciales pérdidas.

En este contexto, este nuevo escenario está beneficiando a aquellas marcas que deciden invertir en campañas de Social Media. La mayoría están optando por lanzar campañas de carácter social, en las que se de visibilidad a sus iniciativas de respuesta frente la crisis del coronavirus.

De ahí que estén introduciendo cambios relevantes en sus estrategias de márketing en las redes sociales, con una clara tendencia a la digitalización del consumo físico y a la interacción social, con el lanzamiento de eventos de ocio, presentaciones, conciertos, gimnasios virtuales...

Así, un número considerable de marcas líderes están acomodando sus mensajes al nuevo contexto, en un intento de poner la creatividad al servicio de las posibilidades que ofrecen las redes sociales y ponerse del lado del consumidor, que ahora permanece en cuarentena y, en algunos casos, afectado por un Erte. Se trata de facilitarle el confinamiento.

De esta manera, las empresas lanzan mensajes que comunican ventajas o descuentos específicamente diseñados para ayudar a los consumidores en estos momentos difíciles, como envíos gratuitos o sorteos para incentivarlos a que realicen ejercicio físico y se queden en casa durante la cuarentena.

Además, comunican también en redes sociales recomendaciones, avisos o información útil sobre la crisis actual. A menudo, se combinan estos mensajes con acciones para informar en los canales on-line de la distribución que tienen abiertos para facilitar la vida a sus clientes. Otras marcas optan por usar las redes para trasladar valores, como la unidad o el optimismo en plena crisis.

Consejos

Adsmurai recomienda a las compañías establecer planes de acción a corto, medio y largo plazo para poder superar la crisis actual. En el corto plazo, considera la transparencia y la empatía la clave en todas las formas de comunicación con los clientes, tanto en interacciones online como a la hora de percibir las necesidades del consumidor.

En su opinión, el objetivo debería ser sobrevivir a la situación actual, pero nunca a costa de los clientes, su salud o sus recursos. La estrategia a medio plazo se debe concentrar en mantener vivo el interés del consumidor

Es un buen momento para empezar a analizar nuevos canales de márketing y ventas, valorando la presencia actual en cada uno de ellos. A largo plazo, los presupuestos de márketing probablemente tendrán que ser más flexibles y adaptables que nunca, concluye la startup.