Evo Morales gana confianza y anuncia un posible retorno a Bolivia

La posible victoria en primera vuelta del Movimiento al Socialismo (MAS), partido de Evo Morales, podría significar su retorno y un escenario alentador frente a los procesos judiciales que enfrenta

A menos de un mes de celebrarse los comicios en Bolivia, el expresidente, Evo Morales contempla un pronto regreso al país. Las encuestas respaldan la posible victoria en primera vuelta del Movimiento al Socialismo (MAS) en las próximas eleciones, hecho que podría generarle un escenario alentador frente a los procesos judiciales que hoy enfrenta.

El retorno a Bolivia de Evo Morales ya no es solo un rumor, incluso la semana pasada, él mismo manifestó sus intenciones de regresar a través de un acto por teléfono que atendió desde Argentina. Evo aseguró que volverá al país, día siguiente si su partido gana las elecciones del próximo 18 de octubre.

Por su parte, el ministro interino del actual Gobierno, Arturo Murillo, aseguró ante los medios que el MAS “no va a ganar”, sin embrago, hay encuestas que apuntan que Luis Arce, el candidato de Evo Morales, podría imponerse en la primera vuelta.

Ante este escenario, la presidenta interina, Jeanine Áñez ha pedido “unidad”, para evitar un posible regreso al poder del líder socialista, lo que si se espera es que Morales comparezca ante la fiscalía en procesos por acusaciones de genocidio, terrorismo y sedición, entre otros atentados a los derechos humanos, procesos abiertos que ha promovido el actual Gobierno.

Aunque en apariencia, se dibuja un panorama favorable para el líder del partido MAS, el ministro interino apuntó este lunes la posibilidad de que Morales no vuelva a su país y vaya a Cuba, porque no cree que el partido gane. “Lo primero que debería hacer Evo Morales es no ser cobarde, debe venir al país y dar la cara para ser juzgado por los actos de pedofilia, de corrupción y de tantos crímenes”, comentó el ministro.

La derecha cada día pierde fuerza junto a sus actuales funcionarios y la oposición no tarda en mover sus cartas. Así, una comisión del Parlamento boliviano, donde el partido MAS tiene mayoría, anunció que está a punto de iniciar un proceso penal al ministro, Arturo Murillo, y el comandante del Ejército, Rubén Salvatierra, por “por incumplimiento de deberes”, ya que no se presentaron a rendir cuentas en el proceso que los investiga por supuesta vulneración de derechos al no informar sobre varios sucesos de la crisis política y social del año pasado.

El parlamentario sostuvo que la comisión citó a ambas autoridades la pasada semana “y no se presentaron”, aunque en el caso de Murillo entregó un justificativo de inasistencia por lo que la declaración fijada el pasado lunes se postergó para esta jornada.

Las normas bolivianas señalan la obligación que tienen las autoridades del Ejecutivo del país de presentarse ante un llamado de las instancias parlamentarias, por lo que ante cualquier evasión puede procederse con un proceso por la vía penal.