Se aplaza el juicio contra una acusada de la procesión del “chumino rebelde” de Málaga

La Fiscalía pide que la procesada sea condenada a pagar una multa de tres mil euros por un delito contra los sentimientos religiosos

Juicio contra Elisa Mandillo, acusada por participar en procesión del "chumino rebelde"
Un grupo de mujeres portan una reproducción de una vagina gigante, ante la Audiencia Provincial de Málaga, momentos antes del inicio del juicioJorge ZapataEFE

El titular del Juzgado de lo Penal número 10 de Málaga ha suspendido el juicio que se iba a celebrar hoy contra una mujer acusada de participar el 8 de marzo de 2013, con motivo del Día Internacional de la Mujer, en la “Gran procesión del santo chumino rebelde” en Málaga.

El juez ha aplazado la vista al 14 de octubre por la incomparecencia de un agente que hizo el atestado policial y que debe ratificarlo en sala, como ha solicitado el fiscal y la acusación particular.

La procesada ha estado arropada por numerosas personas que han portado una reproducción gigante de una vagina y han proferido lemas y cánticos en favor de la procesión que se hizo en su día.

La presidenta de la Asociación Española de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, ha explicado a los periodistas que este procedimiento es de los más graves que hay en España, ya que la investigada “cobra un protagonismo muy superior, por la intencionalidad, por la burla y el escarnio tenaz”.

Castellanos se ha referido a otros procedimientos como el reciente contra Willy Toledo, que ha sido absuelto, y ha explicado que aunque también merece un reproche penal es diferente a este caso porque el actor solo realizó publicaciones en una red social.

Respecto al procedimiento en Sevilla contra tres mujeres que participaron en la procesión del “coño insumiso”, según Castellanos también hay diferencias, porque ellas no llegaron a tener tanto protagonismo como la investigada de Málaga, aunque ha insistido que hubo una provocación a la discriminación.

La Fiscalía pide que la procesada sea condenada a pagar una multa de 3.000 euros por un delito contra los sentimientos religiosos, según el escrito acusatorio.

La acusación particular, ejercida por la Asociación de Abogados Cristianos, pide un año de prisión y multa de veinticuatro meses por provocación a la discriminación, al odio y a la violencia y por un delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos.

La procesión había sido convocada por quienes se hacían llamar “hermandad del coño insumiso” y, según el fiscal, “pretendían hacer mofa de los símbolos y dogmas más sagrados para quienes profesan la religión católica”.

Además, la estructura estaba acompañada de todos los ornamentos que usualmente distinguen a la Virgen en las procesiones de Semana Santa, como flores, velas y manto y las portadoras iban con capirotes, túnicas y mantillas.

El fiscal señala que durante el recorrido, la acusada, que iba la número seis en las listas de Málaga Ahora, y sus acompañantes profirieron con un megáfono a lo largo del recorrido proclamas que atacaban “las verdades inmutables que constituyen la base de la fe católica” y así burlarse de los referentes que consideran sagrados.

Durante la procesión, la procesada portó el trono y también empuñó el megáfono para difundir las proclamas del grupo, siempre según la versión provisional del fiscal.

En el escrito acusatorio también se señala que “con la finalidad de ridiculizar los dogmas de la fe católica por parte de la acusada y varios de sus acompañantes, se leyó un texto imitando en su estructura y formato al Credo”.

La procesión, además de recorrer calles de gran afluencia ante multitud de viandantes, fue grabada en vídeo y difundido en diversas páginas web.

La defensa de la investigada, Amanda Romero, ha explicado a los periodistas que pide una absolución de su cliente porque la manifestación y los hechos acaecidos están amparados en el derecho de la libertad de expresión, aunque para algunos pueda ser una acción provocativa.