CaixaBank aumenta un 79,5% el número de clientes andaluces que pagan con el móvil, con una facturación de 28 millones

CaixaBank ha experimentado un importante crecimiento en el número de clientes que utilizan el teléfono móvil para realizar sus pagos en establecimientos comerciales, que entre enero y junio llegaron a los 871.000, un 57,6% más que en el mismo período del año pasado. Andalucía, por su parte, ha registrado 79.334 clientes que realizaron pagos móviles, un 79,5% más que el año anterior, con una facturación de casi 28 millones de euros.

La entidad destaca en una nota que este porcentaje revela “el alto grado de aceptación” de este tipo de medio de pago entre la población, y especialmente entre los usuarios de CaixaBank, que día a día experimenta cotas más elevadas que en el ejercicio anterior.

Además, en el caso de Andalucía, el número de clientes potenciales para usar esta tecnología ha incrementado también, situándose en 765.499, un 14,7% más que en 2019. CaixaBank ha registrado que 212.214 de ellos disponen de tarjetas compatibles para realizar pagos móviles, cifra que supone un aumento del 61,5% respecto al año pasado. La comunidad también ha sumado cerca de un millón de operaciones realizadas a través del móvil durante el mismo periodo.

Por provincias destacan Sevilla, que ha contabilizado 25.567 clientes que han realizado pagos móviles y casi 330.000 operaciones a través de smartphones, seguida de Málaga, con 11.035 clientes y 154.137 movimientos, y Cádiz, con 13.946 clientes y 177.736 operaciones.

Por su parte, Granada ha sumado 8.352 clientes que han utilizado el móvil para realizar pagos en establecimientos y 105.351 compras, mientras que Huelva alcanzaba los 6.592 clientes y 77.799 operaciones en ese mismo periodo. Finalmente, en Córdoba 6.128 clientes han pagado con sus teléfonos móviles y han realizado 76.621 compras, en Jaén han sido 4.915 clientes y 54.302 operaciones, y en Almería 2.799 clientes y 33.561 operaciones.

A nivel nacional, durante el primer semestre, CaixaBank, el banco presidido por Jordi Gual y cuyo consejero delegado es Gonzalo Gortázar, ha registrado un total de 46,1 millones de pagos móviles realizados por los clientes, que supone un crecimiento del 61,1% respecto al año anterior.

La facturación de este tipo de operaciones se ha incrementado incluso por encima de este porcentaje, llegando al 65,1% y situándose en los 1.127,6 millones de euros. Las compras realizadas con el móvil presentan un importe medio de 24,4 euros, 0,6 euros más que entre enero y junio de 2019, aunque todavía está por debajo de los 30 euros de las compras presenciales con tarjeta.

A finales de junio, CaixaBank contabilizaba 4,52 millones de clientes (el 35,2% del total) con capacidad para realizar pagos móviles, es decir, que disponen de tarjetas y dispositivo móvil compatible con la tecnología de pago de CaixaBank Pay, imagin, Apple Pay y Samsung Pay. Esta cifra representa un incremento del +4,7pp respecto a los 3,96 millones de clientes potenciales de un año atrás.

Barcelona y Madrid lideran el ránking con 1,1 millones y 507.000 clientes potenciales para usar esta tecnología, respectivamente, con aumentos del 11,4% en el primer caso y del 14,5% en el segundo. Al mismo tiempo, las provincias con mayor crecimiento de este tipo de usuarios son Navarra (con un 24,3%), Palencia (23,4%) y Teruel (23,2%).

Un total de 1,5 millones de clientes, un 55% más que en junio de 2019, dispone de 2,3 millones de tarjetas de la entidad vinculadas a algunas de las soluciones de pago móvil y, por tanto, tienen capacidad para efectuar compras con smartphone. De estos, 664.000 han realizado alguna compra por este sistema durante el mes de junio, con un incremento del 65,1% respecto a hace un año. La progresiva implantación de esta tecnología y su creciente aceptación llevan a que el 64% de estos clientes pague más del 30% de su facturación por el móvil y que un 76% realice más de 3 compras mensuales con su dispositivo.

Como demuestran estos datos, el pasado junio fue un mes de gran crecimiento en el pago móvil. Otra muestra de ello son los 10,4 millones de compras realizadas, un 75,3% más que un año atrás, que supusieron un aumento de la facturación del 86,5% hasta llegar a los 267,6 millones de euros. Este volumen de pagos móviles representan el 10,2% del total de los 102 millones de compras presenciales con tarjeta, con un incremento de 4,1 puntos respecto a junio de 2019. Por sectores, los clientes de CaixaBank abonan sus compras con el móvil preferentemente en establecimientos de restauración (el 15,6% del total de la facturación), seguido de las tiendas de moda (7,6%).

Si se tiene en cuenta el período entre julio de 2019 y junio de 2020, se extrae que en estos 12 meses se realizaron un total de 92 millones de compras con el móvil, con un crecimiento del 98,5% respecto a un año antes, mientras que la facturación creció un 92,7% y se situó en los 2.212 millones de euros. En este mismo período, el total de operaciones con el móvil, incluyendo compras y reintegros, llegó a los 96,8 millones, alcanzando una facturación de 2.720 millones de euros.

Bizum es otra herramienta que está ganando popularidad entre los usuarios de las entidades financieras. Este sistema de pago tenía registrados a cierre de julio 2020 más de 2,3 millones de usuarios de CaixaBank, cifra que triplica los 745.000 del mismo mes de 2019 y queconsolida a la entidad como líder de usuarios aportados a la plataforma.

Entre agosto de 2019 y julio de 2020, CaixaBank acumula 29 millones de operaciones de Bizum iniciadas, cifra que quintuplica los 5 millones de operaciones de un año antes.

La cuota de operaciones de Bizum iniciadas por clientes de CaixaBank crece de forma ininterrumpida durante los últimos meses y ya se situa en el 25,2% del total, con lo que amplia la posición de liderazgo que mantiene desde finales del año 2019.