Ponen a disposición judicial a la nueva red internacional de narcotráfico del clan de “los Castañas”

Tras meses de investigación más de 400 guardias civiles se desplegaron el lunes y el martes en una macrorredada para detener a los miembros de la organización

Antonio Tejón, uno de los líderes del clan de narcotraficantes de los Castañas, y los otros 31 detenidos en la operación “Dismantle” contra su nueva red internacional de tráfico de hachís asentada en Andalucía, pasan hoy a disposición del titular del juzgado de instrucción número 5 de Algeciras (Cádiz).

Fuentes próximas al operativo han confirmado que los detenidos en esta operación, varios lugartenientes de Antonio Tejón entre ellos, han comenzado a pasar a disposición del juez a las 9:30 horas de esta mañana.

En la operación se ha incautado cerca de 10 toneladas de hachís en varios alijos realizados por el clan de los Castaña en Huelva, Cádiz y Málaga, así como armas, dinero en efectivo, documentación y vehículos.

La operación se inició el pasado marzo cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de un narcoembarcadero situado en la playa de Palmones (Los Barrios), desde donde estaban botando potentes embarcaciones semirrígidas, narcolanchas.

Las personas que controlaban el narcoembarcadero estaban relacionadas directamente con el clan de los Castañas, cuyos dos líderes Antonio y Francisco (Isco) Tejón estaban en la cárcel.

Tras meses de investigación se averiguó que la organización funcionaba a modo de cooperativa y contaba con dos ramas, una operativa y otra de logística.

En uno de los alijos perpetrados por dicha red en Sotogrande falleció uno de los implicados en el mismo.

La rama de logística se dividía a su vez en otras tres: la de los narcoembarcaderos, la de cambios de tripulación y los repostajes y por último la de adquisición de gomas.

En Ciudad Real la organización contaba con una empresa de transporte que recogía las embarcaciones en la costa para prepararlas y así evitar la presión que tenían de la Guardia Civil en Andalucía.

La red tomaban extremas medidas de seguridad. Por ejemplo, contaba con medios aéreos no tripulados para controlar los movimientos de las patrullas policiales.

Además, los pilotos de las embarcaciones del grupo usaban barcos pesqueros como parapetos hasta llegar a la zona de alijo para esconderse y evitar ser vistos desde la costa.

Durante la investigación la Guardia Civil ha descubierto que la organización contaba con tres narcoembarcaderos, lugares desde donde hacían tareas de botadura y puesta a punto de las narcolanchas.

Una vez reunida toda la información más de 400 guardias civiles de las Comandancias de Algeciras, Málaga, Cádiz, Huelva, Sevilla y Ciudad Real, así como del CCON-SUR, OCON-SUR, GAR, Servicios Aéreo y Servicio Marítimo se desplegaron el lunes y el martes en una redada para detener a los miembros de la organización .

Uno de los primeros detenidos, el lunes por la tarde, es Antonio Tejón, que estaba en libertad bajo fianza desde hacía apenas dos meses.

Fue detenido el pasado 2 de julio a las puertas de la cárcel de Albolote (Granada), de donde salía tras cumplir dos años de prisión preventiva por la causa por la que fue detenido, momento en el que se le volvió a detener por otra causa por blanqueo de capitales y cohecho.

Tres días después, el juzgado de instrucción número 2 de Algeciras ordenó su puesta en libertad tras el abono de una fianza de 12.000 euros, además de la obligación de acudir al juzgado cada quince días.

Fue en una de sus presentaciones al juzgado, cuando volvió a ser detenido en el marco de la operación “Dismantle”.