Deutschland über alles

“Gracias a su prosa ágil y fluida, Montero logra atrapar al lector y engancharlo con un relato por el que asoman diversos sucesos reales”

Una de las recientes novedades editoriales es el libro del periodista alemán Takis Würger, «Stella», que transcurre en el Berlín de 1942, a excepción de su inicio, ambientado en la Suiza germana. Las vivencias de Stella Goldschlag, una joven judía que se ganó la confianza de sus congéneres para entregarlos a la Gestapo y así conservar su vida, sirven de excusa narrativa para contar una historia de amor en una Alemania que comienza a ver cómo el curso de la guerra está cambiando. Por desgracia, Würger no saca más partido de la apasionante historia de Stella Goldschlag y le otorga a sus acciones un rol más secundario. A diferencia de ésta, Hedy Kiesler es la protagonista absoluta de «La única mujer», de Marie Benedict, que se desarrolla en una Austria muy celosa por mantener su independencia frente a los deseos de anexión de la Alemania de Hitler. Kiesler es una actriz judía de gran popularidad que cae en brazos de un todopoderoso magnate, fabricante de armas para más señas, que se codea con las más altas esferas. Como en el caso de Stella Goldschlag, Hedy Kiesler existió, pero pasó a la posteridad con el apellido Lamarr, con el que se labró una destacada carrera como actriz en Hollywood además de una más desconocida faceta como inventora, que propició, años después, la tecnología «bluetooth» y «wifi». La novela, apasionante por momentos, se centra especialmente en la compleja relación con su marido, que llegó a tenerla enclaustrada y a contar con ella como un mero objeto decorativo en las cenas con invitados que celebraba en casa.

En Viena también transcurre la acción de la novela policíaca «El segundo jinete», de la escritora Alex Beer, pero ésta tiene lugar antes, tras la derrota de la I Guerra Mundial y la desintegración del Imperio Austrohúngaro, ambiente decadente que plasma con gran acierto Beer, al igual que la magnífica recreación de la época y el dibujo de sus personajes.

Aunque a primera vista cuesta creer que pueda existir un vínculo entre estos libros y la excelente novela de Rosa Montero «La buena suerte», sí la hay debido a la turbadora presencia de jóvenes neonazis que amenazan la estabilidad emocional que alcanza su protagonista después de instalarse en un desolado pueblo de la España profunda y romper radicalmente con una esplendorosa trayectoria profesional. Gracias a su prosa ágil y fluida, Montero logra atrapar al lector y engancharlo con un relato por el que asoman diversos sucesos reales que contextualizan y enriquecen la historia.

En «Todos nazis», Aleix Saló realiza un documentado repaso a nuestra política reciente en su denuncia, en clave de humor, del abuso del término «nazi. A través de sus textos y viñetas procura repartir estopa a todos, pero desde una óptica poco neutral. Lógicamente, no elude el «procés», objeto de un concienzudo análisis en «Cataluña, la ruta falsa», de Josep Ramón Bosch, autor de excelentes retratos de catalanes ilustres (en sentido positivo y negativo) que todos los domingos publicaba en este mismo diario. Como no podía ser menos, Goebbels hace acto de presencia en esta brillante crítica del supremacismo más intolerante, aporta bastante luz y nos retrotrae a esos tiempos oscuros en los que se impuso por media Europa la idea de una Alemania por encima de todo, «Deutschland über alles», como indicaba su himno.