Marín apunta a que el cierre de Andalucía entrará en vigor el viernes

El vicepresidente andaluz alerta sobre el aumento de los ingresos en hospitales, que podría superar el peor pico de la pandemia “en un corto espacio de tiempo”

El vicepresidente de la Junta de Andalucía este martes en una comparecencia públicaServicio Ilustrado (Automático) JUNTA DE ANDALUCÍA

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha señalado este miércoles que es “muy probable” que la Administración regional tenga que limitar la movilidad en algunas de sus provincias o “incluso en todo el término de la comunidad autónoma”.

Así lo ha apuntado el vicepresidente en una atención a medios al asistir a unas jornadas sobre ‘Situación actual y perspectivas de futuro del turismo en Andalucía’ organizadas en Sevilla, y a unas horas de que se reúna el comité de expertos que asesora a la Junta en la crisis del coronavirus “para tomar decisiones que pueden afectar a la movilidad del conjunto de los ciudadanos”.

Marín ha subrayado que la situación sanitaria actual de Andalucía es “muy complicada”, al igual que “en el conjunto de España y en algunos países de nuestro entorno, como Francia, que incluso hoy mismo anuncia la posibilidad de volver a un confinamiento”, y “ante esa situación hay que tomar decisiones” que desde la Junta entienden que “no pueden venir del ámbito político”.

Según ha querido dejar claro Marín, el Gobierno andaluz asumirá su “responsabilidad cuando se nos presenten los informes” del comité de expertos esta tarde, con “unas recomendaciones que muy probablemente vayan en la línea de reducir la movilidad” y, sobre todo, de “proteger también el sistema sanitario andaluz, que es de lo que se trata en este momento”, según ha apostillado.

En esa línea, ha comentado que “ahora el binomio salud-economía vuelven a estar reñidos, porque para proteger la salud es muy probable que haya que tomar decisiones que afecten a limitaciones de algunas provincias e incluso de todo el término de la comunidad autónoma”, si bien ha defendido que “también dependemos de las decisiones que tomen otras comunidades autónomas”, lo que “lamentablemente está provocando tensiones” entre regiones “como Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León o la propia Andalucía”.

Así, ha indicado que, por ejemplo, si la Comunidad de Madrid “decide hoy cerrar”, la limitación de la movilidad “ya no será ni siquiera un problema que podamos crear o que se cree por una decisión que se tome en Andalucía”, y “por eso echamos de menos esa falta de coordinación que el Gobierno de España tenía que tener a través de todas las herramientas que afortunadamente hay en nuestro país”, como las conferencias interterritoriales en el sector turístico, las conferencias de presidentes o el Consejo de Política Fiscal y Financiera, según ha enumerado.

“En definitiva, todas las herramientas que en un sistema democrático como el nuestro se tendrían que estar poniendo en valor y utilizando en este momento no se está haciendo”, según ha lamentado Marín, que ha dicho echar “de menos esa coordinación entre la ministra y los consejeros de Turismo de las diecisiete comunidades autónomas y las dos ciudades autónomas, porque este es un problema de todos”.

En esa línea, Marín ha acusado al Gobierno de España de adoptar decisiones que “arrojan mucha más incertidumbre y tensión entre las propias comunidades autónomas y entre todos los sectores productivos de este país”.

El vicepresidente ha incidido en que las decisiones que haya que tomar “para proteger la salud y también nuestros negocios, nuestras empresas, muy probablemente tengan que ir en la línea de reducir la movilidad”, algo que va “en contraposición de los intereses del sector turístico”, que en los últimos meses ha estado “sobreviviendo en gran parte gracias al turismo de interior, al turismo de cercanías”, que “casi ha salvado la temporada de verano”, y ese “tiene que seguir siendo ahora mismo el objetivo en el corto plazo”, según ha añadido.

En todo caso, Marín ha reiterado que “es el momento probablemente” de tener que reducir la movilidad, y desde la Junta “lo haremos esta tarde si así lo aconsejan los expertos”, según ha subrayado, porque “por encima de cualquier negocio, de cualquier empresa, de cualquier interés económico, está la vida”.

No obstante, el vicepresidente de la Junta ha matizado que “en este momento de lo que estamos hablando, al menos lo que se plantea inicialmente, es la posibilidad de que Andalucía cierre su perímetro a lo largo de este próximo fin de semana por una cuestión evidente”, y es la del agravamiento de la presión hospitalaria en la comunidad, que se acerca al “umbral” de ingresos --unos 2.700-- que se registró en el pico de la pandemia “a finales del mes de marzo”, según ha recordado, y se podría llegar “incluso a las 3.000” hospitalizaciones “en un corto plazo de tiempo”, y “antes de lo esperado, porque todavía no ha llegado el frío”.

Por eso “tendremos la obligación de protegernos, no queda otra, y creo que cualquier ciudadano o empresario lo entiende, aunque no es fácil”, según ha comentado Juan Marín, quien ha aclarado que, tras la reunión del comité de expertos, la Junta reunirá a su Gabinete de Crisis, donde “se tomará la determinación” que sea “y se comunicará en el caso de que así sea”.

“Pero yo supongo que, si se toma esa decisión --del cierre perimetral de la comunidad autónoma-- será para las 0,00 horas del próximo viernes”, que “sería lo razonable”, según ha abundado Marín.

Adelantar la cena

Por otro lado, preguntado sobre la posibilidad de ajustar el horario del cierre de los establecimientos hosteleros por la noche, el vicepresidente y consejero de Turismo ha defendido que los hosteleros en Andalucía especialmente “son conscientes del esfuerzo que está haciendo el Gobierno de la Junta por mantener la actividad productiva y los negocios abiertos el mayor tiempo posible”, frente a “otras comunidades que ya han cerrado la hostelería”.

“Aquí estamos intentando hacer compatible esa actividad”, porque los hosteleros “tampoco son los culpables de los contagios, igual que no lo es el sector turístico, la movilidad, cualquier actividad productiva o el sistema educativo”, según ha añadido el vicepresidente antes de apostillar que “los contagios se producen en la mayoría de las ocasiones porque no respetamos las normas de convivencia”.

En esa línea, ha considerado que lo necesario ahora es “concienciar a la ciudadanía” acerca del “distanciamiento social, las medidas de protección”, de “ser capaces de entender en este momento que tenemos que intentar evitar saturar nuestro sistema sanitario cuando no es estrictamente necesario”.

Además, sobre el horario de cierre de bares y restaurantes, Marín ha recordado que “los turistas internacionales cenan a las siete de la tarde”, y en Andalucía “podemos acostumbrarnos durante unos meses a determinado tipo de actividades”, porque “seguro que cualquier ciudadano puede cenar a las nueve y media o diez de la noche, y no hace falta que lo haga a las once u once y media de la noche”.

Ha agregado que “lo que sí se protege con el toque de queda y el cierre temprano” de establecimientos es que “muchísimas personas no estén haciendo botellones en la calle u otro tipo de actividades que sí están provocando un gran número de contagios”, según ha indicado Marín, que ha concluido mostrándose “seguro de que los hosteleros lo entienden perfectamente”, y “lo que vamos a intentar es que siga siendo compatible la actividad económica con la preservación de la salud”.