Teresa Rodríguez a la ministra Montero: "La política no me cambió de barrio”

Ambas se enzarzan por la expulsión de la diputada andaluza del grupo parlamentario de Adelante durante su permiso maternal, que no le ha impedido, según sus no afines, «seguir maniobrando»

La ministra de Igualdad, Irene Montero
La ministra de Igualdad, Irene MonteroMariscalEFE

«Teresa, no te han despedido. Sigues siendo diputada y cobras todo tu salario de política aunque te hayas ido del partido que te llevó a las instituciones. Que te compares con una trabajadora precaria despedida es bochornoso. Nuestro adversario es el machismo: combatámoslo juntas». Con este tuit ha intentado la ministra de Igualdad, Irene Montero, desinflar la pompa que ha crecido a partir de que respondiera esta mañana en una entrevista en RNE a una pregunta sobre la expulsión de ocho diputados del Grupo Parlamentario Adelante Andalucía, entre ellos la actual líder de Anticapitalistas en la comunidad, Teresa Rodríguez, que se encuentra de permiso de maternidad. Montero contestó que «la política no para mientras estamos de permiso», lo que ha desatado una cascada de reacciones en la red social Twitter, entre ellas varias de la propia Rodríguez, quien ha lanzado a la ministra que, con su mismo argumento, un empresario podría decirle a una trabajadora que «la fábrica no para» por su estancia fuera y despedirla, y le ha reprochado que lo dijera quien es ministra de Igualdad.

Rodríguez ha negado haberse «comparado con una precaria» y ha cosido: «Cobro mi salario de profesora –de instituto–, el resto lo dono. Todo el mundo sabe que no estoy en política por el dinero porque yo sí tengo un curro al que volver y la política no me cambió de barrio», ha rematado, lanzando un dardo a Montero por la casa de estilo neocolonial que adquirió junto al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en el municipio de Galapagar por más de 600.000 euros.

Con todo, en su siguiente tuit ha aseverado que ella «no hubiera entrado en lo personal», para enlazar que «le duele un poco el cuerpo de recibir palos en estos días». Desde la parte no afín a Rodríguez de Adelante Andalucía, señalan que su permiso de maternidad no ha impedido a Rodríguez “seguir maniobrando” en el proceso que, según ellos, inició hace meses para hacerse con el control de la marca electoral.

Admiten asistir además algo perplejos a que la máxima dirigente autonómica de Anticapitalistas se empeñe en pedirle explicaciones de su expulsión a Iglesias. Consideran que tanto ella como el alcalde de Cádiz, José María González, «Kichi», su pareja, trasladan continuamente la idea de que lo que se hace en Andalucía no se decide desde Madrid, mientras la viabilidad sobre la que quieren sustentar el desarrollo de Adelante «partía de un acuerdo de Teresa con Madrid». Es decir, que se ha excluido a los actores de la comunidad autónoma con los que en teoría estaba coaligados como son Izquierda Unidad (IU) y la nueva dirección regional de Podemos.