Navidad con Covid y sin jamón: las ventas caerán un 30% y en un 50% en el canal hostelero

Los productores andaluces de cerdo ibérico prevén pérdidas de 60 millones en 2020

Ejemplares de cerdo ibéricoServicio Ilustrado (Automático) COOPERATIVAS AGROALIMENTARIAS.

El presidente de la asociación que representa al sector de las Industrias de la Carne (Aice) en Huelva, Luis González, ha asegurado que el sector prevé que las ventas de jamón ibérico, producto estrella en las fiestas navideñas, caiga un 30 por ciento debido a la crisis económica derivada de la pandemia, toda vez que considera que las ventas para el canal hostelero sufrirá una caída del 50 por ciento.

En declaraciones a Europa Press, González ha remarcado que el sector afronta “con incertidumbre” el escenario que ha planteado la pandemia en estos momentos.

Asimismo, ha recordado que durante el confinamiento las ventas cayeron en un 90 por ciento al suspenderse todas las celebraciones, ferias, romerías y eventos que suponen el principal mercado del jamón fuera de la campaña de Navidad.

De este modo, entre marzo y mayo se contabilizaron unas pérdidas del 90 por ciento, mientras que en entre los meses de octubre y noviembre la bajada de ventas ha sido entre el 45 y 50 por ciento.

Por su parte, González ha explicado que a la caída del consumo por la incertidumbre económica se suman las restricciones de movilidad y los aforos en las reuniones de personas, lo que tampoco contribuirá a la venta de este exquisito producto.

Además, González ha indicado que las ventas online han aumentado de manera significativa ya que “se ha pasado de no usar esta vía a ponerla en marcha” debido a la pandemia, al tiempo que ha subrayado que las tiendas especializadas y la hostelería son los principales destinos del jamón ibérico onubense en esta época del año.

Finalmente, ha señalado que el sector apuesta por la exportación pero, pese a las campañas impulsadas, el jamón ibérico sigue siendo en otros países un producto más propio de consumir en restaurantes que en las casas, por lo que también se nota el parón de la economía y por tanto “las exportaciones no pueden paliar la caída del consumo doméstico” interno en el país, ha zanjado.

Por su parte, los productores de ganadería de cerdo ibérico de Andalucía calculan que este año 2020 afrontarán unas pérdidas de alrededor de 60 millones de euros como consecuencia de la crisis económica generada por la covid-19, que ha provocado una caída del 50 % en el volumen de ventas habitual.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, el presidente del Grupo de Trabajo de Ibérico, Agustín González, ha explicado en un comunicado que esa caída del consumo ha sido como consecuencia de los cierres y limitaciones en el canal Horeca (cafeterías, bares y restaurantes) y por los efectos en el empleo y el poder adquisitivo de los consumidores.

“El consumo en Horeca es cero y la incertidumbre es total; el final del año está supeditado a la demanda en Navidad sobre todo en los hogares, puesto que está claro que las comidas y regalos de empresa se van a resentir”, ha explicado Agustín González.

En este punto, ha destacado la necesidad de promocionar el consumo de ibérico, “pues pocas veces ha habido tanta oferta de calidad a tan bajo precio; un mal para los productores que, sin embargo, los consumidores pueden aprovechar”.

Según sus estimaciones, este año los ganaderos de ibérico perderán en torno a 150 euros por ibérico puro de montanera; 100 euros por animal de cebo de campo y unos 50 en animales ibéricos de cebo.

Por otra parte, González ha valorado las líneas de ayudas aprobadas por la Consejería y el Ministerio de Agricultura.

En el caso del Gobierno regional han sido 4,2 millones de euros los que se han puesto a disposición del sector, dirigidos tanto a productores como a pymes, a través de fondos Feader.

Por su parte, el Ministerio de Agricultura habilitó en julio una ayuda de diez millones, encaminada a reducir la oferta de transformados ibéricos, mediante su derivación a venta en fresco.

No obstante, sobre esta última Agustín González ha señalado que no ha funcionado y que más de ocho millones se han quedado sin repartir, por lo que desde Cooperativas Agro-alimentarias se ha solicitado al Ministerio de Agricultura que el presupuesto sobrante se destine a reducir la cabaña de madres ibéricas, medida que debería haberse contemplado y que, para la federación, es clave.