Carcaño: el narcisista y “mentiroso compulsivo” ante la obligación de decir la verdad

El asesino confeso testifica en el juicio por falso testimonio de «El Cuco» y su madre, que se enfrentan a entre ocho meses y dos años de cárcel

Traslado de Miguel Carcaño de la cárcel de Morón a Sevilla I con motivo del juicio. Ahora está en Herrera de La Mancha
Traslado de Miguel Carcaño de la cárcel de Morón a Sevilla I con motivo del juicio. Ahora está en Herrera de La Mancha

Francisco Javier García, «El Cuco», y su madre, Rosalía García, serán juzgados entre el 29 de mayo y el 9 de junio de 2022 acusados de urdir un plan para engañar al tribunal que juzgaba la muerte de la joven sevillana Marta del Castillo en enero de 2009. Según informaron a Efe fuentes del TSJA, la vista tendrá lugar en el juzgado de lo Penal 7 de Sevilla los días 26, 27 y 31 de mayo, y 2, 7 y 9 de junio por presuntamente mentir en el juicio celebrado en 2011 contra los cuatro adultos acusados del crimen de Marta del Castillo. Se enfrentan a entre 8 meses y dos años de cárcel. El asesino confeso, Miguel Carcaño, está citado como testigo, por tanto, con la obligación de decir la verdad, aunque los jueces ya no atienden sus versiones al considerarlo un «mentiroso compulsivo».

Carcaño tiene, pues, la oportunidad de nuevo de arrojar luz al «caso Marta del Castillo» tras sus siete versiones judiciales y algunas más no oficializadas ante el magistrado. En su último relato, Carcaño culpa a su hermano del asesinato de Marta. La familia de la víctima se aferra a la séptima versión del crimen ofrecida por el que también ha sido autor confeso del crimen. Los padres de la joven sevillana desaparecida en 2009 llevaron incluso al juzgado de Instrucción 4 de Sevilla nuevas pistas para tratar de reabrir el caso y localizar el cuerpo. Los datos apuntaban a «una trama de estafas y falsedades para la concesión de hipotecas» que, según corroboraron los padres de Marta, pudo desencadenar en la agresión mortal. Los indicios aportan «veracidad» a esta versión. La abogada Inmaculada Torres solicitó entonces que vuelvan a declarar Carcaño el padre de Marta, Francisco Javier García Marín «El Cuco» –que fue condenado a dos años y once meses por encubrimiento por la jurisdicción de menores– y al supuesto infiltrado en la familia del anterior, Pablo B. La Fiscalía pidió el sobreseimiento de esta causa y no le otorgó credibilidad. Sí apostó, aparte de la pieza de la búsqueda del cuerpo, por la clonación del móvil de Carcaño –uno de ellos, porque tenía varios–, que ahora sería posible pese a que ha pasado más de una década del crimen.

«No sé dónde está el cuerpo. Pregúntale a mi hermano», le dijo también el condenado a 21 años de prisión al padre de la joven, según adelantó LA RAZÓN tras la visita de Antonio de Castillo a la cárcel de Herrera de La Mancha. Carcaño insistió en que el responsable de todo es su hermano, que pudo volver a mover el cadáver a otro sitio y que «El Cuco» estuvo con ellos. Carcaño se mantuvo, en parte, en la séptima versión, en la que habló de un paraje de La Rinconada –la finca Majaloba, también rastreada– como lugar donde fue enterrado el cuerpo. En 2013, Carcaño ya acompañó incluso a los agentes para apuntar el lugar exacto del paradero. Esta versión sostenía que Marta medió aquella noche, sobre las 22:00 del 24 de enero de 2009, en una discusión por haberse gastado el dinero de la hipoteca y Francisco Javier le habría propinado un golpe con una pistola a la que tenía acceso como vigilante de seguridad. También se buscó en otra finca de La Rinconada y en Camas, pero el cuerpo nunca apareció. El hermano atribuyó este relato a «una venganza».

Carcaño ha pedido sin éxito una treintena de permisos penitenciarios. Estará fuera de prisión con 41 años en mayo de 2030. La salida para testificar le permitirá también salir un tiempo de la prisión. En alguna ocasión, en un narcisista diagnosticado como él, se barajó incluso que algunas de sus versiones fueran para exponerse ante las cámaras. Cabe recordar que se crearon hasta clubs de fans del asesino confeso.

Al margen del juicio por la jurisdicción del menor, en la causa de Carcaño declararon «El Cuco» y sus padres. Un juzgado imputó a Javier García Marín, a su madre Rosalía y a su padre, Ángel Manuel Romero, ya fallecido, por un presunto delito de falso testimonio, ya que el juez entiende que «todos ellos urdieron un plan que tenía como única finalidad engañar al tribunal acerca de lo realmente acaecido el día 24 de enero de 2009». Recuerda el magistrado que el 25 de octubre de 2011, cuando ya era mayor de edad, «El Cuco» prestó declaración como testigo y aseguró, «de manera falsa», que el día del crimen no había estado en la casa de Miguel. Declaró que ese día había estado con unos amigos «en franjas horarias distintas a las reales», según el auto del juez Mahón. Una de las versiones ante la Policía del propio «Cuco», no ratificada ante el juez, señalaba que vio a Carcaño y su hermano en la casa con el cuerpo de Marta rodeado de mucha sangre en el salón.