Un Parlamento andaluz con mayoría absoluta sin parecerlo

Arranca la XII legislatura en la Cámara con múltiples llamamientos al «diálogo» y la cesión de uno de los puestos del PP en la Mesa a Vox

Jesús Aguirre, Juanma Moreno y Juan Espadas, en la constitución del Parlamento andaluz
Jesús Aguirre, Juanma Moreno y Juan Espadas, en la constitución del Parlamento andaluz FOTO: Joaquin Corchero Europa Press

La XII legislatura arrancó en el Parlamento andaluz con constantes llamamientos al diálogo por parte del presidente en funciones de la Junta, Juanma Moreno, y del nuevo presidente de la Cámara, Jesús Aguirre. El PP-A consiguió una mayoría absoluta de 58 diputados en las elecciones del 19-J, pero Moreno no quiere aplicar el rodillo parlamentario sino llegar a amplios consensos con los partidos de la oposición.

Antes de la constitución de la Cámara, a las puertas del plenario del antiguo hospital de las Cinco Llagas, Moreno hizo esta declaración de intenciones, instando a que «todo sea dialogado», con el objetivo de aprobar iniciativas «con amplio respaldo». Reconoció que afronta la nueva legislatura «con una ilusión desbordante», pero al mismo tiempo con una «enorme responsabilidad» por no defraudar a sus votantes ni a los 8,5 millones de andaluces, a los que garantizó que su Ejecutivo gobernará «con moderación» y de manera «inclusiva».

Un primer reflejo de esta consigna es la cesión de un puesto en la Mesa del Parlamento a Vox. Siguiendo los resultados electorales, al PP le correspondían cinco puestos y al PSOE dos. El secretario general socialista, Juan Espadas, ya confirmó que no cedería ninguno, por lo que Irene García se convirtió en vicepresidenta segunda y Noel López en secretario segundo. Junto a Aguirre, la cuota popular en la Mesa la completan Ana Mestre, como vicepresidenta primera; Manuel Andrés González, como secretario primero; y José Ramón Carmona, como secretario tercero. Otra vicepresidencia la ocupará la diputada de Vox Mercedes Rodríguez. Por acuerdo de los grupos, Por Andalucía tendrá una vocalía con voz pero sin voto, que ostentará Alejandra Durán.

Espadas justificó su negativa a ceder un puesto a Por Andalucía en que «tiene escaso sentido que quien tiene 30 diputados cediera un miembro de la Mesa a quien ahora tiene cinco», por lo que instó a «no tergiversar las cosas». Por lo demás, aseguró que se trataba de «un día importante para Andalucía», por lo que supone el arranque de una nueva legislatura en una «situación compleja» como la que se vive actualmente en España y en el conjunto de Europa. No obstante, señaló que los andaluces deben sentirse «orgullosos de aquellas instituciones que le dan forma y cuerpo» al ejercicio del autogobierno.

La portavoz de Vox, Macarena Olona, aseguró que no ha habido «ningún tipo de mercadeo indigno» por parte de su formación con el PP-A por la cesión de un puesto en la Mesa. Este gesto, tal y como apuntó, «no significa que Vox vaya a dar nada a cambio», de modo que desarrollarán una «oposición leal que no rendida» con el Gobierno andaluz. Junto a ello, consideró que es «imprescindible» estar en este órgano para tener conocimiento directo de las decisiones que se toman, y «no en pocos casos» poder informar de los acuerdos que se alcanzaban «bajo mano» antes de la llegada de Vox o para «reventar todos los que no beneficien a los ciudadanos».

En clave de nombramientos, Moreno también puso nombre y apellidos a un puesto crucial en la Cámara. Toni Martín será el portavoz parlamentario popular, que «deberá llegar a acuerdos» con los restantes grupos durante la legislatura. El presidente andaluz destacó de él su «experiencia política y parlamentaria», además de su «dedicación y capacidad». Una decisión «compleja», decantándose finalmente por una persona fiel desde su desembarco en Andalucía, que lo acompañó en su etapa en la oposición y que continuó en el partido cuando accedió a San Telmo tras las elecciones de 2018.

Tras las votaciones para elegir al presidente de la Cámara y los miembros de la Mesa, comenzó el tedioso acto de juramento o promesa de los 109 diputados. El Parlamento andaluz tiene un total de 77 caras nuevas esta legislatura, un plenario casi paritario con 55 hombres y 54 mujeres. Sin embargo, el gran protagonista fue Aguirre, que presidió la Mesa de edad y luego continuó en el mismo puesto al ser elegido presidente del Parlamento. Moreno aseguró que el hasta ahora consejero de Salud y Familias representa la Andalucía que él quiere, «capaz de llegar a acuerdos, con capacidad de diálogo, que sabe empatizar y que además es simpático», una «frescura» que cree que le vendrá bien a la Cámara.

En su primer discurso ante el Pleno, Aguirre confió en que esta legislatura se pueda calificar «como la del diálogo y el acuerdo» y que cuando pasen cuatro años se pueda determinar que ha sido «tranquila y fructífera» para todos los andaluces. Recordó a los 109 diputados que su responsabilidad «no es ser un problema, sino la solución» y les pidió que, dentro de la «diversidad» política, trabajen siempre en beneficio de los andaluces, ya que son sus «jefes». Junto a ello, defendió que el Parlamento debe caracterizarse «por el diálogo y la escucha activa» entre sus diputados, «desde el respeto y la legitimidad» a todos los grupos. También tuvo un recuerdo para Manuel Clavero, un «símbolo de la dignidad del pueblo andaluz».