Granada

Entrevista

Francis Rodríguez: «La Diputación de Granada era una mera sucursal de reparto»

El presidente de la institución supramunicipal asegura que «en estos cinco meses se han hecho 15 actuaciones para ayudar a los pueblos que se han quedado sin agua»

Francis Rodríguez, presidente de la Diputación de Granada
Francis Rodríguez, presidente de la Diputación de GranadaLa RazónLa Razón

Las políticas sociales, la lucha contra la despoblación y las medidas para combatir la sequía son los pilares del Presupuesto que acaba de aprobar la Diputación de Granada, una institución que ahora comienza a salir de un largo letargo. Su presidente, Francis Rodríguez, desgrana los objetivos de la institución supramunicipal.

Ocho años después, el PP vuelve al gobierno de la Diputación de Granada. ¿Cuáles son sus prioridades?

Seguir trabajando y luchando por crear riqueza y generar oportunidades para que haya calidad de vida en todos los pueblos de Granada. A nivel de proyectos estratégicos vamos a desarrollar diversas acciones para dinamizar las comarcas, contempladas en el Presupuestos. Vamos a hacer un esfuerzo importante en el Consejo Provincial de Turismo y, en cuanto a la sequía, tenemos un diputado delegado para la gestión del agua. Trabajamos con los ayuntamientos para garantizar el suministro en todos los rincones de la provincia.

¿Qué se encontró cuando accedió al cargo? ¿Hubo algún obstáculo?

El que se ha ido ha tenido el castigo electoral. Nosotros hemos visto una Diputación invisible, alejada de la realidad. Era una mera sucursal de reparto, en lugar de asumir sus propias competencias. Se han hecho cambios importantes que ya están funcionando, visibilizando el trabajo de la Diputación.

La institución acaba de aprobar un Presupuesto que supera los 386 millones de euros. ¿Cuáles son las principales inversiones?

Casi un 50% del gasto se destina a políticas sociales. En esta provincia tenemos 164 pueblos con menos de 20.000 habitantes y la Diputación es la que presta el servicio de dependencia. Tenemos la suerte de que la Junta ha aumentado en 15 millones de euros la partida para esta prestación. Algunos proyectos destacados son la senda litoral, en la Costa Tropical, con más de 700.000 euros de inversión. También el proyecto de la piscina climatizada en la ciudad deportiva de Armilla, con 350.000 euros, y medio millón de euros para hacer un circuito perimetral en los municipios que componen la base aérea de Armilla, donde haremos un corredor verde para practicar deporte. Invertimos 350.000 euros para redactar el proyecto de la residencia de turismo tropical de Almuñécar, que ahora está en muy mal estado y cerrada durante más de ocho años. Tenemos una aportación de medio millón para mejorar el Palacio de Niñas Nobles en la ciudad, que será la sede de la Presidencia de la Diputación a efectos institucionales. Las inversiones del Presupuesto alcanzan los 44 millones de euros, que van a generar obras y oportunidades en las comarcas.

Su gobierno cuenta con una delegación específica para abordar el reto demográfico. ¿De qué manera se puede fijar la población al territorio?

Hemos hecho un análisis previo en el que hemos detectado cuáles son los pueblos que más población están perdiendo. En concreto, en la provincia hay 110 que han perdido gente en los últimos años, 71 de ellos con menos de 1.000 habitantes. La Universidad de Granada nos dice que hay que mejorar la movilidad, prestar servicios y tener una buena programación cultural, deportiva y de ocio.

La sequía es un problema que está afectando a toda España y especialmente a Andalucía. Ya hay restricciones en numerosos pueblos, ¿cómo está la situación en Granada?

Tenemos una situación complicada por la ausencia de lluvia. Desde la Diputación hemos invertido 44,5 millones en este ámbito. El objetivo es prestar un servicio que garantice el acceso al agua en todos los rincones de la provincia. Hemos aprobado 40.000 euros para Nigüelas, que tiene problemas con el abastecimiento. En estos cinco meses se han hecho 15 actuaciones para ayudar a los pueblos que se han quedado sin agua. Tenemos una nueva delegación de atención al alcalde que está en sintonía con los regidores en la que se abordan estos problemas también.

¿Habrá restricciones al consumo si persiste esta situación?

Sin duda. Tenemos la suerte de que tenemos Sierra Nevada, que garantiza el agua al cinturón metropolitano a través de varios embalses. Eso no quita que haya comarcas que cada vez tienen más problemas a la hora de abastecer a sus vecinos. Esperamos que acierten los cabañuelistas y sea el año que viene un año de bienes y de lluvia y así recuperemos el nivel de los embalses.

Recientemente la Diputación nombró a Juanma Moreno Hijo Adoptivo de la provincia. ¿Es la Junta una aliada en Granada?

Juanma tiene mucha complicidad con Granada desde que se enamoró de una granadina y se casó con ella. Quiere mucho a Granada y lo demuestra con las inversiones que estamos teniendo. Han sido más de 40 millones de euros los que la Junta está dedicando a la depuración del agua. Puedo hablar del Plan Alhambra, que por primera vez va a destinar 20 millones a transformar el entorno del monumento y Sierra Nevada recibirá la mayor inversión de su historia en cañones artificiales que garantizan la actividad económica y deportiva. Se han abierto nuevos centros de salud, como el de Salobreña, y centros educativos en Maracena, Ogíjares o Alhendín.

¿Qué cuentas pendientes tiene el Gobierno central con la provincia?

Poco a poco se está aclarando el peaje que va a pagar España por tener un presidente que ha perdido las elecciones. Lo hemos visto con la Ley de Amnistía y cómo está blanqueando a los independentistas que dieron el golpe de Estado en Cataluña y con la moción de censura para contentar a Bildu en el Ayuntamiento de Pamplona. Tenemos un problema muy grave de desconexión. La provincia está aislada a nivel ferroviario y el aeropuerto de Granada deja mucho que desear. Estamos esperando las conexiones del embalse de Rules desde hace muchos años. Espero que el nuevo ministro de Transportes atienda a Granada y nos pueda dar pronto una alegría en relación a la carretera que nos une con Córdoba, la A-81, que nos uniría también con Badajoz. Esperamos también más frecuencias de AVE y el impulso de los corredores Atlántico y Mediterráneo.