Andalucía

La llamada al 112 del asesino de una niña de 14 años en Alcalá la Real (Jaén): “Buenas noches, he matado a una chica”

“Yo te había dicho desde siempre que soy un psicópata”, señaló también a un amigo

Agentes de la Guardia Civil y bomberos en los alrededores de la iglesia de Santo Domingo de Silos en Alcalá la Real (Jaén), dondese encontró el cuerpo. EFE/ Miguel Ángel Molina
Agentes de la Guardia Civil y bomberos en los alrededores de la iglesia de Santo Domingo de Silos en Alcalá la Real (Jaén), dondese encontró el cuerpo. EFE/ Miguel Ángel Molina FOTO: MIGUELANGELMOLINA EFE

En febrero de este año, una menor fue encontrada desnuda y con signos de asfixia en el cuello en Alcalá la Real (Jaén). Le dijo a su madre que iba a estudiar a casa de una amiga y que volvería a las ocho. Tenía 14 años y nunca más volvió. Su asesino, Nazzaryn Navarro Nuñez, tuvo la frialdad de llamar a 112: “Buenas noches, he matado a una chica”. Tras su detención, el autor del crimen también agredió a funcionarios de la cárcel.

La llamada se produjo el pasado 15 de febrero. “Quería que viniese la policía, he matado a una chica”, señaló el asesino confeso, indicando la ubicación del cadáver en el Castillo de La Monte de Alcalá La Real. “Que vayan a la entrada y yo iré allí y los llevaré hasta el cuerpo”, añadió. El asesino señaló hasta que llevaba una camiseta roja para que lo reconociesen.

Agentes de la Guardia Civil y bomberos en los alrededores de la iglesia de Santo Domingo de Silos en Alcalá la Real (Jaén), donde ayer se encontró a la menor de 14 años. EFE/ Miguel Ángel Molina
Agentes de la Guardia Civil y bomberos en los alrededores de la iglesia de Santo Domingo de Silos en Alcalá la Real (Jaén), donde ayer se encontró a la menor de 14 años. EFE/ Miguel Ángel Molina FOTO: MIGUELANGELMOLINA EFE

La niña, española de origen marroquí, vivía con sus padres en Alcalá la Real y sus amigas la llamaban Jaula. El arrestado dijo que era “una conocida”. Tenía antecedentes por una agresión sexual con 15 años.

El cuerpo de Jaula estaba desnudo, según confirmó Efe cuando sucedió el crimen, y sin heridas visibles de disparos o arma blanca. Los investigadores creen que la causa de la muerte pudo ser la asfixia, porque al parecer sí presentaba señales en el cuello. El asesino, sin embargo, dio hasta las gracias tras su despedida después de la llamada al 112.

El móvil que llevó a este chico de 22 años, de nacionalidad española y ascendencia dominicana, a perpetrar la muerte de Jaula, de 14, también española pero de familia marroquí, se desconoce. El suceso provocó una gran conmoción en Alcalá la Real.

En otros audios, según recogió A3, el asesino señala a un amigo: “No sé, tío, se me ha ido la puta cabeza”, indica. “Pero si yo te había dicho desde siempre que soy un psicópata, ¿o es que no me habías creído?”, añade.

La llamada al 112 debió producirse debido a que las amigas de la víctima “sabían que se había venido conmigo. Y le he dicho a Carlos que se suba a ver si me puedo echar un último cigarro por lo menos. Los padres de la niña llamarán a la policía dentro de poco, porque hace rato que tenía que haber estado en casa. O sea 0%, es que no paro de pensar en Japón, es lo que más me duele. Todos los esfuerzos truncados, adiós Japón. Es que se me va la puta cabeza. Yo no nací para existir en este mundo ni en ninguno”, señala el detenido en los audios.