• 1

Sin temor ni temblor

Este será un lugar de crítica y análisis de los hechos políticos y sociales que nos afectan y pretendo escribir y hablar de manera libre y autónoma, sin temor ni temblor, con claridad y contundencia pero con el máximo respeto a quienes puedan pensar diferente. Quiero que sea un lugar para la libertad y la decencia, la honestidad y el compromiso público, incluida la necesaria autocrítica que nos hace mejores.

  • Image

Sobre el caso Cifuentes

true

Sobre el autor

Gorka Maneiro

Impulsor y portavoz de la Plataforma Ahora. Comprometido con los asuntos que afectan a España y a los españoles, convencido de que la política debe servir para construir una sociedad mejor para todos. Defiendo más bienestar y más igualdad para todos, lucho contra todas las desigualdades e injusticias, abogo por una regeneración profunda de España y reivindico una política decente que anteponga los intereses de los ciudadanos a los de los partidos políticos. Ofrezco hechos, no simples palabras, soy dialogante y europeísta, defiendo las reformas modernizadoras que el país necesita y me siento cercano a los ciudadanos que peor lo están pasando, consecuencia de la crisis económica y política que seguimos padeciendo. Soy inconformista y creo en las causas justas, crítico pero constructivo, flexible en lo accesorio pero firme en lo esencial.

Durante los últimos días, asistimos entre atónitos y abochornados a las informaciones relativas al caso Cifuentes. Por lo que se ve, la presidenta de la Comunidad de Madrid obtuvo el máster de la URJC de manera tramposa o fraudulenta, por ser vos quien sois y de modo privilegiado. Es decir, de forma diferente a como el común de los ciudadanos logramos nuestros títulos académicos y los propios gobernantes nos exigen que los logremos, a través de la correspondiente implantación de normas, requisitos y exigencias.

Sin embargo, no es por ello por lo que tendrá antes o después que dimitir de su cargo sino, más bien, por haber presuntamente mentido a la opinión pública y, después, no haber sido capaz de demostrar que son falsas las informaciones que se han publicado y hemos conocido con pelos y señales. No es que la carga de la prueba recarga sobre ella o que se vulnere la presunción de inocencia sino que, siendo tantos los datos aportados por determinados medios de comunicación y tantos los hechos contrastados (matriculación tres meses después de iniciado el posgrado, inasistencia a clases o firmas falsificadas, entre otros), si no aporta datos relevantes (y ya no va a aportarlos), quedará definitivamente probado lo sustancial de lo que se le acusa.

No es un juicio sumarísimo sino que se trata de asumir las responsabilidades políticas y de regenerar de ese modo la política. Si Cristina Cifuentes hubiera reaccionado de modo diferente cuando se publicaron las informaciones, es probable que no tuviera a día de hoy la obligación política de dimitir; sin embargo, prefirió negar los hechos, acusar a la izquierda de orquestar una campaña contra su persona (como si pudiera esperarse el favor o el perdón de los contrincantes políticos) y deslizar la idea de que parte de su propio partido estaba detrás de las informaciones publicadas.

Y para el caso que afecta a Cifuentes, da igual, por cierto, que hechos supuestamente parecidos afecten a otros dirigentes o cargos públicos de otros partidos políticos o que decenas de representantes políticos o cargos públicos tengan inflados sus currículum o que se regalaran en su momento títulos universitarios a presos de ETA (yo mismo denuncié el tema en el Parlamento Vasco) o que sea o haya sido habitual el trapicheo y el tráfico de influencias en el mundo universitario; ella deberá asumir de igual forma sus responsabilidades, independientemente de todo lo demás.

Lo cual no obsta, evidentemente, que haya que atajar todo lo demás (y que incluso todo lo demás sea mucho más importante que lo que a Cristina Cifuentes afecta) a través de las correspondientes exigencias de responsabilidades políticas, las medidas de regeneración democrática precisas o las reformas educativas y universitarias que siguen sin ponerse en marcha. De hecho, lo más deseable es que este caso que afecta a una persona en concreto sirva para limpiar nuestras instituciones, corregir comportamientos inadmisibles y tomar las medidas precisas para regenerar España. Aunque sea una evidencia que nada de esto importa a algunos de quienes con más ahínco vienen denunciando los hechos que afectan a la presidenta de la Comunidad de Madrid, nada habremos logrado si nos conformamos con la dimisión de Cifuentes y no hacemos nada frente a todo lo demás.

Por lo demás, sorprende que los representantes políticos aspiren a impresionarnos con la exhibición de sus supuestos títulos académicos, posgrados varios y doctorados. Obviamente, los ciudadanos aspiramos a que nuestros representantes estén preparados para desempeñar correctamente el cargo que ejercen, pero lo que más valoramos es la sensibilidad social, su cercanía a los ciudadanos y su honestidad, cualidades que, además, suelen ayudar a gobernar, si no bien, al menos de modo decente. Y lo que al menos teóricamente más rechazamos son el engaño, la corrupción y el tráfico de influencias... o eso quiero creer. Además, toca que nos comportemos como exigimos a quienes nos representan que se comporten. O incluso mejor.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias