La DGT prevé 2,5 millones de desplazamientos por carretera durante las fechas navideñas

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, pide «prudencia» para evitar accidentes en esta campaña en la que se priorizará la vigilancia en vías convencionales y el control de la velocidad

Tráfico denso en la A-62 a su paso por Simancas (Valladolid
Tráfico denso en la A-62 a su paso por Simancas (ValladolidLeticia Pérez (nombre del dueño)Ical

Hasta 2,5 millones de desplazamientos se esperan en las carreteras de Castilla y León durante las fechas navideñas- Así lo ha estimado la Dirección General de Tráfico (DGT), que puso ayer en marcha el dispositivo especial a las 15 horas y lo mantendrá en activo hasta la medianoche del 6 de enero.

En estos días se prevé un aumento significativo del número de coches en las vías de la Comunidad, tanto en trayectos de corto como de largo recorrido, cuyos destinos principales son zonas de montaña para la práctica de deportes de invierno, lugares de segunda residencia, áreas de grandes centros comerciales y zonas de atracción turística.

Como en años anteriores, la operación especial de Navidad se desarrollará en tres fases coincidiendo con las festividades. La primera dio comienzo en la tarde de ayer y se prolongará hasta el día de Navidad, fechas en las que se prevén 837.000 desplazamientos. La segunda tendrá lugar entre el 27 de diciembre y el 1 de enero, con 771.000 vehículos en las carreteras. La tercera fase, coincidiendo con Reyes, tendrá lugar del 3 al 6 de enero, con una previsión de 537.000 trayectos.

Ante esta situación, la delegada del Gobierno en la Región, Mercedes Martín, pidió a los conductores «prevención y prudencia» para evitar accidentes y aseguró que la DGT pondrá «todos los medios humanos y materiales» para priorizar la vigilancia en vías convencionales, controlar la velocidad a través de radares fijos y móviles y vigilar la circulación gracias a doce helicópteros y once drones.

Del mismo modo, se realizarán controles preventivos de alcoholemia y se vigilará el uso del móvil y del cinturón «con todos los medios disponibles».

Además, y para una mejor gestión del tráfico, se instalarán carriles reversibles y adicionales en los momentos de mayor afluencia; se establecerán itinerarios alternativos; se contará con señalización dinámica a través de 146 paneles de mensaje variable; se paralizarán las obras que afecten a las calzadas; se limitará la celebración de pruebas deportivas y se restringirá la circulación de camiones que transporten mercancías peligrosas.

Para llevar a cabo todo este dispositivo, la DGT en Castilla y León cuenta con más de 90 funcionarios, así como con el servicio de los 1.500 agentes disponibles de Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, y de los más de 13.000 empleados de empresas de conservación de vías así como de servicios de emergencias.