Nuevos retos para el Dakar

La piloto burgalesa Cristina Gutiérrez afronta su cuarta carrera consecutiva en el Rally más emblemático del mundo a bordo de un Mitsubishi donde espera acabar entre los 25 primeros

La piloto burgalesa Cristina Gutiérrez con el vehículo con el que está participando en el Dakar
La piloto burgalesa Cristina Gutiérrez con el vehículo con el que está participando en el Dakar Castilla y León

Con mucho optimismo afronta la piloto burgalesa Cristina Gutiérrez su nueva andadura en el Rally Dakar que acaba de arrancar y que se prolongará hasta el próximo 17 de enero en Arabia Saudí. Gutiérrez hace un hueco a LA RAZÓN, antes de empezar para explicar sus retos e inquietudes sobre esta carrera, una de las más duras, sino la más, que se disputa cada año en el mundo.

Tras convertirse en 2017 en la primera mujer española que consiguió acabar la prueba, y el año pasado alcanzar la vigésimo sexta posición, el objetivo de este año. «además de llegar a la meta, es lograr ubicarse entre los primeros 25 clasificados. Pero hay que ser realista, es muy duro, y a veces tienes que contar también con una pizca de suerte».

Un escenario distinto, ya que se traslada de tierras americanas. Perú, a Oriente Medio, el país árabe, en unas etapas «más ruteras, con numerosas dunas» y con escenarios sorpresivos, ya que la organización no ha querido desvelar todo el recorrido. El Dakar se iniciaba en la jornada de ayer, en Jeddah, contará con una jornada descanso para después encarar la recta final para llegar a Al Qiddiya.

Para esta ocasión llega con un vehículo renovado, el Mitsubishi Eclipse Cross. un coche que ha evolucionado para ofrecer las mejores prestaciones para adaptarlo al nuevo escenario, y estará acompañada por Pablo Huete, como copiloto.

Una de las grandes novedades del Dakar será la presencia por primera vez del campeón del mundo de Fórmula 1, Fernando Alonso, de lo que Cristina Gutiérrez indica que «es una gran noticia para la carrera, por todo lo que rodea al piloto asturiano, y que va a dar a la prueba más empaque», además de que se va a hablar más de ella.

Y otro de los temas polémicos es que el Dakar se celebra en un país donde existe una tremenda desigualdad entre hombre y mujeres. Un ejemplo: hasta el pasado año no se permitía conducir en Arabia Saudí al colectivo femenino. En este punto, Cristina Gutiérrez se muestra «tranquila», ya que desde la organización les ha transmitido a todos los participantes «tranquilidad» en este aspecto, y si «esto sirve para romper barreras, bienvenido sea», indica.