Castilla y León

Francisco Belil: «El final del paro juvenil llegará de la mano de la FP Dual»

El vicepresidente de la Fundación Bertelsmann anima a las empresas de Castilla y León a sumarse a esta modalidad formativa de futuro

Lo tiene claro. El final del paro juvenil llegará de la mano de la FP Dual. Así lo asegura el vicepresidente de la Fundación Bertelsmann, Francisco Belil, uno de los principales impulsores de esta modalidad formativa en España. Tras firmar recientemente un acuerdo con el Círculo Empresarial Leonés para dar un empujón a esta herramienta de futuro, afirma a LA RAZÓN que «las cosas se están haciendo muy bien» en Castilla y León, aunque hace falta mayor implicación de las pequeñas y medianas empresas.

Para ello, destaca la necesidad de dar a conocer la FP Dual como «la modalidad más lógica para aprender», con su origen en los aprendices de la Edad Media. Sin embargo, asegura, «con la llegada de la democracia creímos que todos teníamos que ir a la universidad y ahora nos encontramos con que tenemos que volver a las raíces, como han hecho otros países del centro y norte de Europa con mucho éxito».

Por lo tanto, lo que propuso en León, así como ha hecho en el resto de la Comunidad, fue animar a las pymes a que prueben con esta modalidad «y comprueben de su mano que es un modelo que funciona».

«Cuando alguien quiere aprender a nadar no estudia durante años la teoría, sino que, tras adquirir unos conocimientos, se mete a la piscina. Eso es la FP Dual, la combinación de práctica y teoría a partes iguales entre el centro educativo y la empresa», detalla Belil.

Evolución de la considerada el «patito feo» de la formación, la FP Dual sabe adaptarse a los cambios del mercado laboral. «La aspiración en la escalera social de la postguerra era que los hijos fueran a la Universidad y después de muchos años nos hemos encontrado con una tasa de universitarios muy elevada pero nos faltan personas formadas mediante la FP», añade.

Asimismo, reduce en gran medida uno de los principales problemas con los que se encuentran muchos graduados universitarios, que tras terminar sus estudios no encuentra un empleo, ya que la formación en la empresa de los estudiantes de FP Dual es vista como una «inversión», de tiempo y de dinero, por parte de la compañía que lo acoge, lo que implica una inserción laboral del 70 por ciento.

Remunerar y comprometer

«Las prácticas en FP Dual es trabajo remunerado desde el primer momento porque detrás hay un compromiso. Si el alumno sabe que va a cobrar se esfuerza más y la empresa, si va a pagar al estudiante, quiere que se aprenda mucho y de la mejor forma posible para que el día de mañana pueda servir a la compañía haciéndola más competitiva y a la sociedad», subraya a este diario Francisco Belil.

Además, destaca que «la FP Dual es un concepto muy sencillo en el que todos ganan, pero hay que entenderlo para implementarlo y dejar de ver a la empresa solo como creadora de empleo y valor, sino como formadora de los trabajadores del futuro».

Finalmente, señala que la implantación de la FP Dual en Castilla y León es urgente ya que «todo cambia cada vez más rápido» y «los que mejor saben lo que se necesita ahora y se va a necesitar mañana son las empresas, por lo que enseñarán al estudiante lo último de lo último, garantizando la mejor formación del jóven y su competitividad».