La Junta pone en marcha la primera red de centros de excelencia en FP

La consejera de Educación, Rocío Lucas, destaca el auge de estos estudios y su alta inserción laboral

Que la Formación Profesional (FP) se ha convertido en uno de los grandes retos educativos de Castilla y León es una realidad. Unos estudios que cada curso que pasa cuentan con más alumnos y, lo que es más importante, la alta tasa de inserción laboral que tienen, que llega incluso a superar el 80 por ciento, según recalcaba la consejera de Educación, Rocío Lucas.

Es por ello, que Castilla y León se va a convertir en la primera Comunidad de España en poner en marcha una red autonómica de centros de excelencia profesional, cuya regulación se publicará el próximo lunes en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl). Con ello, según indicaba Lucas, se pretende mejorar el atractivo de la FP en la Comunidad, identificando a aquellos centros que ofrecen determinados servicios a su alumnado y a su entorno económico y social.

De esta manera, los recintos que lo soliciten podrán optar al certificado de excelencia en distintas categorías identificando factores que tengan en cuenta la enseñanza y el aprendizaje, la cooperación o la gobernanza y financiación. La consejera indicaba, que de esta manera se cumplen los cánones marcados desde la UE, que ha reiterado la importancia de buscar la excelencia en la Formación Profesional al alinear políticas en esta materia con estrategias para promover la especialización en cada territorio.

Unas declaraciones que realizaba la consejera de Educación al visitar las instalaciones dedicadas a la FP de Carpintería y Muebles de IES Ribera de Castilla de Valladolid, que cuenta con 366 alumnos matriculados en alguno de los diez ciclos formativos que se imparten allí.

Allí, Lucas destacaba los excelentes resultados de inserción laboral de los titulados de estos estudios en la Comunidad, al señalar que «un 83 por ciento de los estudiantes que acceden al mercado profesional están trabajando un año después de acabar». La FP Básica es la que cuenta con un mayor porcentaje de puestos creados, alcanzado el 85 por ciento de los casos.

Por familias, la mayor tasa de inserción, en torno al 92 por ciento se centra en Electricidad y Electrónica, mientras que otras cuatro titulaciones superan el 90 por ciento como son Transporte y Mantenimiento de Vehículos, Instalación y Fabricación Mecánica y Hostelería y Turismo. Por último, Lucas, destacaba que el 79 por ciento de los titulados se quedan a trabajar en su propia provincia.