La Junta organiza a su personal sanitario para atender la crisis del Covid-19 el Jueves y Viernes Santo

La Administración considera laborales estos días a efectos de servicios esenciales pero mantendrá los derechos retributivos y de compensaciones como festivos que son

Tercera semana del estado de alarma
Personal sanitario del hospital clínico de Salamanca se incorpora a sus puestos de trabajo durante la decimonovena jornada del estado de alarma decretado para frenar la crisis del coronavirusJMGARCIAEFE

Muchas veces las circunstancias obligan a tomar medidas excepcionales y las que estamos viviendo no son para menos. Por ello, se ha decidido que el Jueves y el Viernes Santo sean días laborales para los servicios esenciales de cara a poder hacer frente a la pandemia del coronavirus.

Por ello, la Consejería de la Presidencia ha querido agradecer de antemano “el enorme compromiso de los empleados públicos ante esta difícil situación, dedicando todos sus esfuerzos a combatir la crisis en la Comunidad” y para ellos han dictado las instrucciones para su organización en la que han participado todas las consejerías y las delegaciones territoriales, colaborando en la definición de los puestos que se consideran clave para que estos días se puedan seguir prestando los servicios oportunos.

Ante los días 9 y 10 de abril, festivos a todos los efectos en la administración pública, la Junta considera que no deben suponer un obstáculo para la continuidad de la prestación de los servicios esenciales así como estipula que la organización de la jornada como una ordinaria no impide que se mantengan los derechos retributivos y de compensaciones que corresponden a estos días como festivos.

En virtud de lo que establece el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria, en su artículo 6 aclara que cada Administración conservará las competencias que le otorga la legislación vigente en la gestión ordinaria de sus servicios para adoptar las medidas que estime necesarias en el marco de las órdenes directas de la autoridad competente a los efectos del estado de alarma. En esta misma línea, el Real Decreto faculta a los órganos competentes en las comunidades autónomas para dictar las instrucciones y resoluciones necesarias para regular la prestación de los servicios de los empleados públicos con el objeto de mantener el funcionamiento de los servicios que se consideren esenciales.

Estas instrucciones dictadas para la organización de los días 9 y 10 de abril contemplan los servicios correspondientes a la Administración General, sumándose a la propia planificación elaborada por Sacyl y los servicios sociales para sus profesionales esenciales.