Más de cuatro mil denuncias y una veintena de detenidos por incumplir la cuarentena en Semana Santa

Resistencia a la autoridad, drogas o robo en locales, entre las causas de los que han sido puestos a disposición judicial estos días de Pasión

Miembros de Policía Nacional, realizan un control en el centro de León
Miembros de Policía Nacional, realizan un control en el centro de LeónCAMPILLOIcal

Se temía que durante estos días de Semana Santa y tras un mes de confinamiento en casa, los ciudadanos pudieran relajasen un poco y muchos decidieran arriesgar y saltarse el actual estado de alarma sin motivo alguno para o bien acudir a un pueblo con una segunda residencia y cambiar de aires o bien aprovechar el buen tiempo que ha hecho en la Comunidad desde el Jueves Santo, salvo algunos chaparrones puntuales, para hacer una escapada a la calle y estirar las piernas.

Durante los dos primeros días de este “Puente” ya se se pudo percibir en las calles y plazas de ciudades y pueblos un mayor movimiento. De hecho, desde muchos comercios del medio rural, sobre todo de la alimentación, se dio la voz de alarma ante la llegada de personas que habitualmente no residen en esas localidades a hacer la compra o en las farmacias también. Algo que la propia delegación del Gobierno de España en Castilla y León lo atestiguó con los datos en la mano sobre las denuncias que se habían llevado a cabo en la Región en tan solo dos días, los más grandes de la Semana Santa, el Jueves y el Viernes Santo, al registrarse hasta un total de 1.785 demandas por infracciones del estado de alarma. Una cifra que, además, significaba el 8,8 por ciento del total de demandas realizadas por los agentes policiales y de la Guardia Civil desde el pasado 14 de marzo, fecha de inicio de la cuarentena social.

Las cifras aportadas por la delegación del Gobierno revelan que finalmente han sido 4.400 las denuncias efectuadas y 22 las detenciones que se han llevado a cabo en nuestra Comunidad por incumplir el estado de alarma sin justificación alguna durante los cuatro días y medio de “operación”. Lo cual quiere decir también que el Sábado Santo y el Domingo de Resurrección no han aflojado y que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han tenido también bastante trabajo de vigilancia y control que hacer, sobre todo en vías públicas y carreteras.

Pero el número de denuncias que se han tramitado durante este mes de confinamiento asciende hasta las 22.892 así como a 162 el total de personas detenidas por abandonar sus domicilios sin poder justificar y encontrarse en alguno de los supuestos recogidos en la normativa del Gobierno a raíz de la crisis del Covid-19, además de desobedecer a la autoridad, resistirse o mostrar una conducta reiterativa.

Unas cifras que, pese a todo, sitúan a Castilla y León como la séptima región más infractora en el conjunto del país, un negativo ránking que lideran las Comunidades Autónomas de Andalucía, Cataluña y Aragón, con más de 70.000 denuncias cada una de ellas, el triple de las registradas en nuestra tierra.

La mayoría de estos requerimientos registrados y que los afectados tendrán que hacer frente tarde o temprano, según advierten desde la Delegación del Gobierno, han sido a personas que caminaban por la vía pública y que esgrimían que iban o venían de hacer la compra cuando los agentes pudieron comprobar que no era así. También de conductores que tampoco pudieron demostrar que se dirigían al lugar al que supuestamente iban o del que procedían y las causas legales que así lo permitían.

Como anécdota, cabe señalar la denuncia que le caía al propietario de un caballo que estuvo suelto por la vía pública de Palencia varias horas. También en esta provincia, la Guardia Civil detenía y sancionaba a dos personas que circulaban por la autovía A-67 incumpliendo el confinamiento sanitario, en un vehículo con la ITV caducada y, además, el conductor daba positivo en el test de drogas.

Colaboración ciudadana

En lo que respecta a los detenidos, en Soria este sábado la Guardia Civil tuvo que emplearse a fondo para capturar a un hombre de 49 años como presunto autor de un delito de amenazas, resistencia, atentado a agentes de la autoridad y daños tras saltarse las medidas de confinamiento del estado de alarma por el coronavirus. Al parecer, esta persona llevaba varios días merodeando por las naves agrícolas de la localidad de Hinojosa del Campo, y tras acudir una patrulla de la Benemérita a su búsqueda, al encontrarle e instarle a parar, el ya detenido aceleró su vehículo y huyó por el pueblo dañando en su huída a otros vehículos y agrediendo e hiriendo a varios agentes antes de que finalmente le apresaran.

Y en Palencia de nuevo, tras recibir el aviso de un vecino, agentes de la policía local detuvieron a dos personas que habían sido vistas robando en el interior del Bar Noemar de la capital palentina.

De hecho la colaboración ciudadana ha sido “esencial” para que policías y guardias civiles pudieran ser más eficaces en su trabajo. De hecho, desde la subdelegación del Gobierno en Zamora han destacado que han sido numerosas las llamadas recibidas por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado por parte de ciudadanos que querían dar cuenta de situaciones extrañas y susceptibles de sanción por incumplir la obligatoria cuarentena para todos salvo los servicios esenciales decretados por el Gobierno.