Educación proporciona Internet a casi 4.300 alumnos que no tienen en casa para que puedan seguir estudiando

La Junta apuesta por acabar las clases en junio y seguir avanzando en la adquisición de competencias básicas en función de la edad y materia

Un alumno sigue las clases a distancia
Un alumno sigue las clases a distanciaLa Razón

El Covid no entiende de cobertura digital ni de los diferentes recursos de las familias. Por ello, durante las primeras semanas de confinamiento algunos alumnos de Castilla y León han tenido que mantener el contacto con sus profesores a través de otros mecanismos, el teléfono principalmente, por falta de acceso a Internet.

Aunque el porcentaje es pequeño, por debajo del dos por ciento, la Junta está intentando ponerle solución y llevar la docencia online a todos los hogares, por lo que ya está proporcionando a los alumnos que lo necesitan tarjetas SIM de datos de 60 Gb.

Durante los últimos días ya se han repartido 690 entre alumnos de Bachillerato y Formación Profesional de Grado Medio y Superior. Esa partida de tarjetas, de la compañía Movistar, la facilitó el Ministerio de Educación y Formación Profesional. Además, en las próximas jornadas se entregarán otras 1.000 que Vodafone ha puesto a disposición de la Consejería de Educación a las que hay que sumar otras 2.600 que ya está comprando la Junta para todos aquellos que lo necesiten y “no dejar a nadie atrás”.

Por provincias, en Ávila 259 alumnos tienen dificultades para conectarse a Internet; 243 en Burgos; 343 en León; 790 en Palencia; 786 en Salamanca; 534 en Segovia; 218 en Soria; 647 en Valladolid y 480 en Zamora.

“Hemos detectado no tanta falta de dispositivos como de conectividad. Los dispositivos que en algún caso faltaban se están proporcionando por los centros educativos pero si hay que reforzar este reparto por algún otro medio se hará”, ha incidido la responsable del área, Rocío Lucas.

También ha defendido la necesidad de adaptar este tercer trimestre y su evaluación a la situación excepcional que vive la comunidad educativa. Por ese motivo,ha apostado apuesta por priorizar la consolidación de los contenidos que se impartieron de manera presencial, sin dejar de avanzar en la adquisición de competencias básicas.

“No queremos perder el curso y que el alumnado siga aprendiendo cosas nuevas en función de la materia y la etapa y se priorizará la evaluación a partir de las de los dos trimestres anteriores y las actividades desarrolladas durante este periodo, siempre que ello favorezca al alumno”, añadió la consejera, quien ha apostado por no alargar las clases más allá del mes de junio.

Las oposiciones, para 2021

La consejera de Educación ha anunciado, además, que las oposiciones para profesores de Enseñanza Secundaria, Formación Profesional, Música y Artes Escénicas se celebrarán en el año 2021 sin perder las plazas que ya estaban convocadas y se devolverán las tasas a todos aquellos opositores que ya hubieran registrado la solicitud.

Más opciones en la EBAU para no perjudicar a los estudiantes

Asimismo, ha explicado que la prueba de acceso a la universidad (EBAU) tendrá para los examinados un “mayor grado de optabilidad” que en años anteriores, para evitar que se vean perjudicados por la ausencia de docencia presencial a pesar de que será la próxima semana cuando se reunirán los encargados de organizar la prueba, pero con “nuevos modelos de examen”.