Las enfermeras de residencias: “Vamos a estar a pie de cama para que nuestros mayores superen esta enfermedad”

Los profesionales sanitarios que trabajan en los centros de la Diputación de Valladolid mandan un mensaje de tranquilidad y cariño a las familias

Personal sanitario y de limpieza de una de las residencias de la Diputación de Valladolid
Personal sanitario y de limpieza de una de las residencias de la Diputación de ValladolidDip. Valladolid

Las duras noticias que están llegando de las residencias de mayores están preocupando, y mucho, a la sociedad en general y a aquellos que tienen a alguno de sus seres queridos dentro en particular, dada la prohibición de las visitas y la tasa de contagios en algunos de estos centros.

Por ello, el equipo de enfermeras de las residencias Cardenal Marcelo y Doctor Villacián, dependientes de la Diputación de Valladolid, han querido enviar una carta a los familiares de los residentes en la que les explican, con mucha humanidad, cómo está siendo su trabajo desde la crisis del Covid-19 y en la que destacan su especial dedicación.

La misiva:

Carta de los enfermeros de Diputación a los familiares de nuestros queridos residentes:

Después de todas las noticias que han salido estos días en los medios de comunicación queremos trasmitir a los familiares cómo estamos viviendo esta situación el equipo de enfermeras de los centros Cardenal Marcelo y Doctor Villacián.

Desde que comenzó la crisis sanitaria del COVID19 nosotros comenzamos a trabajar de una forma mucho más cercana a nuestros ancianos porque al comenzar el aislamiento familiar sabíamos que teníamos que suplir en la medida de lo posible el cariño que necesitaban.

Los ancianos que están en plenas facultades nos conocen por nuestros nombres y aunque nos hemos tenido que poner una mascarilla, han mantenido ese contacto diario con nosotras/os y hemos intentado que las risas y bromas hayan seguido estando presentes, y para aquellos que no logran recordarnos cada día hemos acompañado nuestro trabajo con el recuerdo de nuestro nombre y la orientación de su vida personal, a la vez que realizábamos las curas, glucemias, tomas de tensión arterial…

Hay días que podemos decir que ellos nos animaban a nosotras con sus historias de la guerra que habían vivido en el pasado, siempre restando importancia a esta pandemia e incluso lamentándose de no poder ver nuestra sonrisa por culpa de la mascarilla que llevábamos.

Nosotras hemos pasado momentos duros como se ha oído en las noticias, con escasez de equipos de protección individual en el trabajo, pero nada nos ha impedido CUIDAR POR ENCIMA DE TODAS LAS COSAS. Hay marcas en nuestra cara y en otras zonas por aguantar horas nuestros EPIS sin ir al baño ni cambiarlos, pero se buscan soluciones con apósitos y continuamos con más fuerza que nunca.

Cuando ha llegado la época para nosotras más dura, que es ver que comenzaban los síntomas, nuestros cuidados se adaptaban a las necesidades y hemos tenido contacto con las familias en la medida de nuestras posibilidades.

El ánimo ha decaído en muchos momentos pero no se nos podía notar porque somos su “rayo de luz”, así que los cuidados avanzados aumentaban al igual que lo hacía nuestro cariño.

Podéis estar seguros que vamos a estar “a pie de cama” las 24 horas del día los 365 días del año y vamos a seguir prestando los cuidados para que nuestros queridos “abuelos”, permitirnos usar este término cariñoso porque para nosotras/os son parte de nuestra familia, superen esta enfermedad.

Nuestro corazón ha sentido cada pérdida al igual que lo ha sentido el equipo médico y los técnicos auxiliares de enfermería de los centros que están trabajando con nosotras/os de forma coordinada como siempre lo hemos hecho y nos acompañan en este camino que estamos recorriendo por un objetivo común: que nuestros “abuelos” recuperen la salud.

JUNTOS VENCEREMOS.

La situación actual en los centros

A pesar de ello la enfermedad se sigue abriendo paso y, según los datos facilitados por la propia institución provincial, los centros residenciales bajo su tutela han registrado un fallecido más en las últimas horas por coronavirus, en las instalaciones de Doctor Villacián, con lo que son ya nueve los muertos, cinco en este centro y cuatro en el de Cardenal Marcelo.

Por otro lado, el Equipo Técnico de Dirección, de acuerdo con los servicios médicos, ha decidido que pacientes en situación de gravedad sean trasladados a centros hospitalarios, donde pueden recibir una atención más especializada. Así ha sucedido con un residente del la Cardenal Marcelo que fue evacuado al Clínico Universitario de la capital vallisoletana.

A estos datos hay que sumar que 15 residentes afectados por el Covid-19 se encuentran en estado grave. De ellos, siete son usuarios del centro Doctor Villacián y ocho pertenecen al Cardenal Marcelo. Asimismo, 21 residentes presentan sintomatología moderada, de los que 14 están en Doctor Villacián y siete en Cardenal Marcelo.

Por otro lado, una unidad del Mando de Ingenieros del Ejército de Tierra ha sustituido en Cardenal Marcelo a la unidad de Bomberos de la Diputación de Valladolid que, desde el pasado lunes, ha intensificado la desinfección que ya venía realizando.