Destacan “el ejemplo de solidaridad, la entrega y el servicio a la ciudadanía” de la UME durante la pandemia

Su Batallón de Emergencias efectúa más de 800 actuaciones durante el estado de alarma en Castilla y León

“La Unidad Militar de Emergencias (UME) es un ejemplo de solidaridad, entrega y servicio a la ciudadanía, y lo han demostrado, más que nunca, en momentos de grandes dificultades, como las que se han pasado durante la crisis sanitaria provocada por el Covid-19″. Así lo destacó el delegado del Gobierno de España en Castilla y León, Javier Izquierdo, durante una visita a la Base Conde de Gazola, en la localidad leonesa de Ferral del Bernesga, junto a sus homólogos de Asturias, Delia Losa; y Cantabria Ainoa Quiñones.

También resaltó que “el gran trabajo desplegado por la UME durante la pandemia pone en valor a las Fuerzas Armadas en su conjunto”. Izquierdo recordó que el Batallón de Intervención en Emergencias V realizó más de 800 actuaciones en Castilla y León, unas 600 de desinfección de residencias, que fueron “las que han tenido mayor visibilidad, a las que hay que sumar las 80 intervenciones en Asturias y las seis visitas a Cantabria, y “siempre demostrando su valía en los lugares más duros y complejos y atendiendo con total dedicación y sin ningún tipo de impedimento”.

En este sentido, Javier Izquierdo puso de relieve “todos los protocolos que hemos sido capaces de desarrollar con la Junta de Castilla y León, en materia de cómo priorizar las intervenciones en residencias y con medidas que también tienen que ver con la formación”.

El delegado recordó que durante la pandemia ha habido formación a otros servidores públicos como Bomberos, Policías Locales u Organizaciones Profesionales Agrarias “para incrementar la capacidad de desinfección”.

Asimismo, indicó que en estos momentos la UME lleva a cabo una actuación formativa destinada a los gerentes de las residencias de mayores para “en caso de posibles rebrotes saber afrontar mejor la gestión de los espacios y su desinfección y evitar que el virus tenga un efecto como el que ha tenido en la pandemia”.

Sin embargo, Izquierdo subrayó que, “después de que la UME se retirara en las últimas semanas del Covid-19 para dejar entrada a otras unidades de las Fuerzas Armadas, entre ellas el MACA de León”, ahora pone su vista en la campaña de incendios, para la que la Unidad “lleva tiempo preparándose para afrontar uno de los grandes problemas que pone de manifiesto la importancia del sistema de protección civil que tiene el Estado”.

Por su parte, la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, aseguró que “en Asturias no se entiende ya cualquier tipo de actuación relacionada con las emergencias sin la UME”, que “desde que fue creada desarrolla unas funciones imprescindibles para el mantenimiento de la seguridad de España”.

En el caso concreto de la crisis sanitaria, explicó que desarrolló más de 80 actuaciones en espacios públicos y privados, lo que manifiesta “la importancia de lo público y su eficacia desde el momento cero, lo que desmonta el mito de que lo público no funciona”.

En esta misma línea Ainoa Quiñone, afirmó que “nada habría sido igual durante la pandemia sin el esfuerzo, tesón y trabajo incansable de la UME”, de los que aseguró que “más allá de unos meros servidores públicos, en muchas ocasiones han sido garantes de mantener la paz social que la ciudadanía demandaba”.

En el caso concreto de Cantabria, la UME acudió en seis ocasiones durante el estado de alarma, con unos dos días de media, desinfectando punto públicos y privados y “llevando a cabo un trabajo incansable e incalculable”.